¿Qué puedo tomar estas fiestas si estoy dando el pecho?

Qué puedes comer y qué no si estás dando el pecho

Personalmente adoro la Navidad y más desde que soy madre. Celebrar las fiestas navideñas con niños es muy especial y más si son las primeras desde que te convertiste en mamá. En mi caso ésta será la séptima, pero la primera en la que siento que la familia ya está completa.

También es la séptima vez que me «enfrento» a las cenas y comidas navideñas como madre lactante. Si es tu primera navidad como madre, también es posible que sea la primera vez que te encuentras en esa tesitura. No te preocupes, puedes sobrevivir a las fiestas aunque estés dando el pecho.
En realidad prácticamente no existe ninguna limitación en la alimentación de las madres lactantes. Y la mayoría, se deben a causas secundarías, no al hecho de amamantar en sí.

Dar el pecho no es lo mismo que estar embarazada. Durante el embarazo sí hay ciertas restricciones a la hora de la comida. Básicamente porque lo que ingerimos pasa directamente al feto por vía placentaria. En el caso de la lactancia, el traspaso es mínimo y la gran mayoría de lo que tomamos no afecta negativamente a nuestro bebé. Obviamente el sabor de la leche materna variará en función de lo que hayamos tomado, pero ésto es algo positivo que ayuda al bebé a familiarizarse con los sabores de la dieta familiar.

¿Qué podemos comer si damos el pecho?

Solo hay un caso en el que debes tener especial cuidado con lo que comes o bebes durante la lactancia: si tu bebé tiene alguna alergia alimentaria. Si no es tu caso, los consejos de alimentación para una madre lactante son básicamente los mismos que para la población general:

¡Ojo con los excesos!

Las celebraciones de Navidad son muy dadas a los excesos. Por un día no pasa nada, pero recuerda que ni durante el embarazo ni durante la lactancia es necesario «comer por dos». Es cierto que durante la lactancia la ingesta calórica debe aumentar -se dice que en torno a 500 calorías- y que dar el pecho da mucha hambre, pero intenta controlarte si no quieres acabar con una indigestión.

Come de forma saludable

Intenta no desviarte demasiado de tus hábitos evitando calorías vacías y precocinados. Si aún así te resulta imposible, trata de compensar con las demás comidas del día.

Fuera culpas

Un día es un día. La mayoría de nosotras empezamos a cuidar (aun más) nuestra alimentación en el momento en que descubrimos que esperamos un hijo. Si es tu caso puede que te sientas mal si la descuidas durante las fiestas. No te martirices. La calidad de tu leche siempre será la ideal para las necesidades de tu bebé.

Ni una gota de alcohol

El alcohol es prácticamente la única limitación real con la que te vas a encontrar en estas fechas. ¿Puedo tomar alcohol si doy el pecho?

Personalmente no me gusta el sabor de las bebidas alcohólicas, así que para mí no supone un problema llevar más de 7 años sin probar una gota de alcohol. Beber alcohol no aporta ningún beneficio al cuerpo, por lo que lo ideal, tanto si amamantas como si no, es que no lo consumas. ¡y mucho menos si vas a conducir!

Por supuesto, durante el embarazo el alcohol está totalmente prohibido. Sin embargo, durante la lactancia no hay datos precisos acerca de qué cantidad de alcohol puede ser dañina para el bebé. Por este motivo la recomendación es evitar la ingesta de alcohol si das el pecho.

No obstante, algunas madres prefieren disfrutar de una copa en las fiestas por lo que deciden destetar, siendo «peor el remedio que la enfermedad». En tal caso, y aunque el consumo de bebidas alcohólicas nunca es recomendable, podría ser mejor limitarse al brindis y distanciarlo lo máximo posible de la siguiente toma. Obviamente prima el sentido común. Si estamos hablando de un bebé prematuro, muy pequeño o que está malito, mejor será dejar el brindis para otro año.

En cuanto a la teína y la cafeína, lo recomendable es no abusar. Es preferible tomar un descafeinado o un té sin teína, pero una taza tampoco afectará al bebé. Si te excedes, notarás que tu peque estará algo más irritable de lo habitual en las horas siguientes, aunque también podría deberse al cambio de rutina.

Respecto a los zumos y bebidas carbonatadas, muy saludables no son, pero no suponen un problema. El mito de que las bebidas con gas provocan gases al bebé es solo eso, un mito.

ooooooOOOoooooo

Como ves, ser madre lactante no supone un impedimento a la hora de disfrutar de las comidas y cenas navideñas. Otro tema será encontrar el vestido de lactancia perfecto para la ocasión.

Por supuesto, si tienes cualquier duda sobre lo que puedes o no tomar durante el periodo de lactancia, e-lactancia te puede ser muy útil.

¡Felices fiestas!

¿Compartes? No te cuesta nada y nos ayudas un montón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por La agenda de mamá.
Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: responder a los comentarios enviados a través de la web.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: Webempresa Europe S.L., el proveedor de hosting.
Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos desde aquí, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ranking Madresfera