Semana 20 de embarazo: Ecografía morfológica

ecografía

En nuestro país se llevan a cabo por protocolo tres ecografías de control gestacional: La del primer trimestre en la semana 12, la ecografía morfológica en torno a la semana 20 y una última en el tercer trimestre cerca de la semana 32. Posiblemente la primera ecografía sea la que más ilusión nos hace cuando esperamos un bebé. Sin embargo, la ecografía de la semana 20 o ecografía morfológica es la más importante de las tres. Es de ella de la que te quiero hablar hoy.

¿Qué es la ecografía morfológica? ¿Para qué sirve?

Como te decía la ecografía de las 20 semanas es una prueba diagnóstica rutinaria que se practica a todas las embarazadas en nuestro país. Es tan importante porque en ella se hace un estudio detallado de la morfología del bebé con la intención de detectar posibles anomalías, tanto internas como externas.

Para ello se observan el sistema esquelético, el nervioso central, la cara, el tórax, el tracto gastrointestinal y el aparato genitourinario. También se evalúan durante la prueba las medidas, los movimientos y el flujo sanguíneo del feto, la placenta, el cordón, el líquido amniótico e incluso el útero y los ovarios de la futura mamá.

Es una técnica sencilla e indolora que no supone ningún riesgo para la madre ni para el feto.

¿Qué puede detectar esta prueba y qué no?

La ecografía de la semana 20 puede detectar anomalías físicas y algunos problemas como la espina bífida o la anencefalia. Sin embargo, no tiene capacidad para detectar otro tipo de defectos como alteraciones cromosómicas o enfermedades heredadas. Es decir, solo podrá detectar las enfermedades o deficiencias que podrían verse a simple vista.

Hay que tener en cuenta, además, que la media de detección de anomalías está en el 60-80% y que algunas malformaciones no pueden verse durante el embarazo. Mientras que otros problemas, como las obstrucciones, se verán más adelante. Por supuesto, cuánto más experto sea el ecografista y mayor la resolución del ecógrafo, mayor será la tasa de detección de anomalías.

Este punto debemos tenerlo muy claro, ya que nuestro bebé podría presentar algún problema al nacer a pesar de que la ecografía de las 20 semanas se haya considerado normal.

¿Por qué se realiza en la semana 20 de embarazo?

Aunque popularmente se conozca como ecografía de la semana 20, en realidad se puede realizar entre la semana 18 y la 22. Es importante hacerla en esta franja por diversos motivos:

  • La mayor parte de los órganos y sistemas del feto ya se han desarrollado y tienen un tamaño adecuado para estudiarlos mediante el ultrasonido
  • El feto es suficientemente grande para poder observar fácilmente sus estructuras, pero aún dispone de espacio para moverse con libertad en el útero
  • La cantidad de líquido amniótico ayuda a la correcta visualización feto.
  • Los huesos absorben el ultrasonido y en un embarazo más avanzado dificultarían enormemente el estudio.
  • Por último, la legislación española permite la interrupción del embarazo hasta la semana 22 por salud materna y patología fetal. En algunos casos no hay plazo con la nueva ampliación.

¿Cómo se realiza la eco de las 20 semanas?

La de la semana 20 es una ecografía externa que se realiza en el abdomen con la embarazada tumbada en una camilla. Para llevarla a cabo el médico hará uso de un ecógrafo que previamente habrá recubierto con un gel para facilitar la transmisión de las ondas.

Aunque la realización de la ecografía morfológica por vía abdominal suele ser suficiente, en algunos casos puede ser necesario completarla por vía vaginal para ver algún detalle debido a la posición del feto. También es posible que tu obstetra decida hacerlo por las dos vías si considera necesario medir el cuello del útero o comprobar la ubicación de la placenta en casos de placenta previa.

Esta ecografía suele realizarse en dos dimensiones (2D), sobre todo en los hospitales públicos. En alguna ocasión puede acompañarse de alguna imagen o vídeo en 3D o 4D como “obsequio” para los futuros papás o si quieren ver algo con mayor detalle. No obstante, la evidencia parece indicar que el hacer la prueba en más dimensiones no influye en la detección de anomalías.

¿Es necesaria alguna preparación para la ecografía morfológica?

No. Para la realización de esta ecografía no es necesario ningún tipo de preparación. No hace falta beber líquidos antes de la prueba ni acudir a la consulta con la vejiga llena. Sin embargo, si sería recomendable prescindir de cremas hidratantes en la zona abdominal para que no interfiera con el ultrasonido y se vea con mayor claridad.

¿Cuánto tiempo dura la prueba?

Esta ecografía es la más larga de todas las que se realizan durante el embarazo ya que hay que observar minuciosamente  todo el feto. Si todas las condiciones son óptimas y la posición del feto lo permite puede realizarse en unos 10 minutos, aunque puede durar hasta tres veces más. Lo habitual es que tenga una duración de aproximadamente 20 minutos.

Tengo que repetir la prueba, ¿Debería preocuparme?

En ocasiones será necesario repetir la prueba, pero esto no debe ser motivo de alarma. Las mayoría de patologías que puede detectar se ven de forma clara y sin problemas. Sin embargo, algunas variantes de la normalidad pueden necesitar un segundo diagnostico para confirmar que está todo en orden.

Además, hay que tener en cuenta que la escasez de líquido amniótico, la posición fetal, la grasa materna, los gases intestinales o la presencia de miomas u otras tumoraciones en el abdomen pueden interferir negativamente en la visualización. En estos casos también puede ser necesario repetir la prueba si no se han podido observar correctamente todos los puntos que marca el protocolo.

Mi consejo para afrontar la ecografía de las 20 semanas

Te diría que vayas a la consulta tranquila y relajada. Sin embargo, como madre que ha pasado por la ecografía morfológica en sus tres embarazos entiendo que estés nerviosa y no respires hasta que no veas a tu bebé en la pantalla y a su corazoncito latir con fuerza.

Solo decirte que esta ecografía se hace un poco larga ya que son muchos los parámetros que el obstetra debe estudiar, medir y apuntar. Además, por lo general, permanecerá más callado que de costumbre hasta el final de la misma para no dejar escapar ningún detalle. No intentes interpretar su cara, sus gestos o sus suspiros. Probablemente todo sea normal y simplemente necesite concentrarse en lo que ve. Es probable que incluso se moleste si le interrumpes con alguna pregunta. Ten paciencia y espera a que termine. Después os explicará todo a ti y a tu pareja, os dejará preguntar dudas e incluso puede que os muestre a vuestro bebé en la pantalla más relajadamente.

¿Compartes? No te cuesta nada y nos ayudas un montón

0 comentarios en “Semana 20 de embarazo: Ecografía morfológica”

  1. Seguro que todo está genial. Es normal que te sientas nerviosa, a mí me pasó en mi eco de las 20 semanas. Para mí fue como un antes y un después en el embarazo.Besos.

  2. Pues mucha suerte y que salga todo bien! Yo aún no la he pasado pero sí que es verdad que me pone un poco nerviosa, y eso que lo ví hace poco! Aún así la tengo el 12 de Febrero, y tengo ganas de ir ya… No quiero bajar de mi nube, así que espero que todo vaya bien.Suerte guapa, ya nos contarás!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por La agenda de mamá.
Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: responder a los comentarios enviados a través de la web.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: Webempresa Europe S.L., el proveedor de hosting.
Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos desde aquí, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ranking Madresfera