DIM Protect, las braguitas menstruales de DIM

bragas menstruales DIM Protect - opinión

A raíz del post que publiqué hace algunas semanas sobre las bragas menstruales muchas lectoras me escribieron para preguntarme si ya las había probado y, en tal caso, si tenía pensado compartir mis impresiones. La respuesta a ambas preguntas es sí: Sí las había probado y estaba esperando a completar un segundo ciclo para escribir este post.

Si a ti también te interesa mi experiencia usando braguitas para la menstruación te diré a modo resumen que así como te conté que la copa menstrual no era para mi –aunque no descarto darle próximamente una segunda oportunidad- las bragas para la regla han llegado a mi cajón de ropa interior para quedarse. ¡Menudo descubrimiento!

Dim Protect, un nuevo modelo para usar durante el período

Existen en el mercado muchas firmas que fabrican ropa interior para la menstruación, pero de las que te voy a hablar hoy son las DIM Protect. Me decanté por ellas porque DIM es una marca que me da mucha confianza. Lleva entre nosotras desde mediados del siglo pasado, tiene un precio asequible, es fácil de encontrar y sus prendas son sencillas, funcionales y, sobre todo, cómodas. Además, es posible adquirir sujetadores a juego.

DIM Protect son la nueva incorporación al catálogo de la firma. Son unas braguitas de protección, transpirables, hidrófugas y antibacterianas que no huelen y están preparadas para absorber la menstruación tanto si tus reglas son moderadas como si son abundantes.

Por supuesto, son lavables y reutilizables, lo que las convierte en una alternativa sostenible y más económica que los productos para la menstruación tradicionales.

¿Cómo son las nuevas DIM Protect?

bragas para la menstruación

Como puedes ver, las bragas menstruales de DIM siguen la línea habitual de la marca: braguitas tipo bikini y shorty, con costuras planas, colores neutros y logo en la cinturilla. Por ahora solo están disponibles en color negro, pero eso sí, en tres tallas y dos niveles de absorción diferentes.

Aunque a simple vista parecen unas braguitas normales y corrientes, al tacto si se nota que en la zona reforzada son algo más gruesas. Las de flujo medio solo llevan refuerzo en la zona inferior, mientras que las otras llevan también protección en la parte trasera. Sin embargo, ni unas ni otras resultan molestas al llevarlas puestas. Quizás los primeros tres minutos las notes “diferentes”, pero luego te olvidarás completamente de ellas.

No se sienten como un pañal grueso y tampoco se marcan más en el pantalón que otro tipo de braguitas. La sensación es muchísimo cómoda que la que proporciona el tándem braga+compresa (o braga+salvaslip).

composición bragas menstruales DIM

La mayoría de bragas para la menstruación se componen de tres capas. Sin embargo, el tejido de las DIM Protect se compone de cuatro. La que está en contacto con la piel es 100% algodón orgánico y la exterior de algodón y elastano. Por su parte, las que están entre medias son de poliamida y poliéster una y otra de poliéster y poliuretano. Aunque te pueda parecer que hay mucho material sintético, en realidad el 93% de su composición es algodón de origen natural cultivado sin químicos.

DIM Protect, mi experiencia

Como según indican en la web se pueden llevar sin problema entre 8 y 12 horas ya que el modelo de flujo medio absorbe el equivalente a dos tampones (unos 15 ml) y el de flujo abundante tres (20 ml aprox) me lancé a la piscina directamente a ver si las braguitas me seguían el ritmo.

Primer ciclo

Primer día

No las tenía todas conmigo y además dudaba de poder hacer el experimento ya que únicamente tenía una braguita de flujo medio y una de flujo abundante. Sin embargo, no perdí la esperanza porque con tres niños raro es el día que no se pone una lavadora en casa y a las puertas del verano la colada seca rápido.

bragas para la regla

Me vino la regla sin preaviso y sin dudar estrené mis nuevas braguitas sobre las 8:30 de la tarde. Estuve muy pendiente por si calaban, pero ante mi sorpresa llegó la noche y están secas. Lo mejor era que yo también me sentía seca. Así que me fui a dormir.

¡A la mañana siguiente seguían igual! Así que las aguanté hasta las 11.30 que me metí en la ducha para salir. 11 horas y en aquél momento me dio la impresión de que una de las costuras empezaba a humedecerse, pero estoy convencida de que hubieran aguantado fácilmente y sin fugas un par de horas más.

Segundo día

Iba a pasar el día fuera por lo que tenía pensado utilizar mi método habitual. Sin embargo, después de la primera experiencia decidí que tras ducharme probaría las de flujo abundante. Serían ya las 12 de la mañana. Lavé y tendí las que acababa de quitarme y me puse las limpias.

A eso de las 4 y media la cambié por unas braguitas normales. Como era la primera vez que las utilizaba estaba muy pendiente de ellas y no de disfrutar de mi día, así que pensé que era la mejor opción. Descubrí dos cosas:

  • En cuatro horas y media de nuevo una costura parecía empezar a humedecerse, por lo que no habrían aguantado hasta mi vuelta a casa. Sin embargo, sí podría haberlas llevado un par de horas más sin problema. 5-6 horas no está nada mal.
  • Lo segundo fue el primer “pero” y es que no resulta práctico tener que cambiarse fuera de casa la ropa interior y guardar la usada en el bolso.

Tercer día

El tercer día para mí es de flujo abundante e iba a parar poco en casa por lo que preferí no hacer experimentos, aunque estoy segura que hubiera podido, al menos, pasar la noche con cualquiera de las dos braguitas sin problema.

Cuarto y quinto día

parte interior DIM Protect
Detalle de la parte absorbente de las braguitas menstruales DIM Protect

En el cuarto día mi flujo se reduce considerablemente por lo que volví a utilizar las braguitas de flujo abundante que me aguantaron sin problema hasta la mañana siguiente. Las de flujo medio también habrían soportado todo el día, pero preferí dejarlas para el quinto y último día en el que sabía que el flujo sería aún menor.

Segundo ciclo menstrual

En el segundo ciclo repetí el proceso prácticamente igual. Las diferencias fueron que los días intermedios preferí emplear directamente otros sistemas por comodidad fuera de casa, y que aposté por utilizar todas las noches mis nuevas braguitas menstruales. De nuevo buenísimos resultados y cero fugas.

Mi Opinión

Personalmente me ha gustado mucho la experiencia y como te decía al principio las DIM Protect han llegado a mi vida para quedarse. La sensación fue de haber reducido mi menstruación de 5 días a 3. Tres días en los que me sentí cómoda, fresca y seca.

Son bonitas y cómodas. Podrían pasar por ropa interior normal. No se hinchan y absorben bien. Me sorprendió gratamente que no se siente sensación de humedad y si pasas un papel por encima, por muy cargadas que estén, tampoco manchan.

Además no huelen. Y con esto me refiero a que no huele a NADA. Siempre pensé que el olor característico de la menstruación se debía a la oxidación de la sangre al contacto con el aire. Pero ahora tengo la sensación de que se debe al contacto con los químicos y blanqueantes de los métodos desechables tradicionales y de ahí su empeño en colocar sistemas antiolor. Si eres usuaria de copa menstrual habrás notado algo parecido.

parte trasera dim protect

Las de flujo medio me resultaron muy útiles para esos días en los que tienes sensación de menstruación inminente, pero tarda en llegar. Con ellas puedes estar tranquila sin tener que estar pendiente de si realmente aparece o no. También son fantásticas tanto para el primer día como para los últimos del período.

Para dormir, sin duda te recomiendo las de flujo abundante por su refuerzo trasero. Es cierto que en mi caso por la noche el sangrado disminuye, pero aún así los días centrales del ciclo es abundante y la braguita aguantó sin problema. Amanecí sin manchas, lo que no era habitual cuando utilizaba compresas por la noche.

Por supuesto, también tienen sus inconvenientes. El principal para mi es que pueden existir muchas variaciones de una menstruación a otra lo que puede hacer difícil calcular durante cuánto tiempo aguantará la braguita sin problema si la usas como protección principal. Al menos las primeras veces. Esto me lleva al segundo inconveniente: Cambiarlas fuera de casa.

Cambiar una compresa, un tampón o una copa fuera de casa puede ser más o menos fácil, pero cambiar una braguita es más engorroso.  A algunas mujeres les puede resultar molesto tener que cambiar varias veces al día su ropa interior, pero aunque no sea tu caso, si el cambio te pilla fuera de casa tendrás que cargar con la braguita sucia y, además, si la sangre se seca será mucho más difícil limpiarla después.

Por último, y esto ya va en función de gustos, otro inconveniente es que solo estén disponibles en color negro. Mientras que para algunas mujeres que las DIM Protect sean de color negro es un gran punto a favor, para otras puede ser un problema si quieren poder ver su sangre menstrual al aportarles esta mucha información sobre su salud.

En conclusión: ¿Las recomiendo?

Sí. Sin duda.

como lavar bragas menstruales

Son prácticas, cómodas y respetuosas con el medio ambiente. Además, si las lavas siguiendo la recomendación te durarán mucho tiempo.

Si tus reglas no son muy abundantes o eres de esas mujeres que cuando utiliza un tampón o una copa menstrual siempre coloca un salvaslip “por si acaso” te diría que no lo dudes y te hagas con unas cuantas ya. También son buena opción para días con flujo (no menstrual) abundante o para pérdidas leves de orina.

Si tus reglas son abundantes también puedes utilizarlas como protección principal, pero en este caso debes tener en cuenta que tendrás que cambiarlas con más frecuencia o limitarlas únicamente a los días con un flujo menor.

¿Compartes? No te cuesta nada y nos ayudas un montón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por La agenda de mamá.
Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: responder a los comentarios enviados a través de la web.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: Webempresa Europe S.L., el proveedor de hosting.
Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos desde aquí, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.