"> Acoso escolar, ¿qué es? ¿cómo prevenirlo? ¿y detectarlo? - La agenda de mamá

Acoso escolar, ¿qué es? ¿cómo prevenirlo? ¿y detectarlo?

prevenir y detectar el bulying escolar

Hoy se celebra el Día escolar de la Paz. En la mayoría de centros se vivirá hoy una jornada muy especial con actividades programadas para educar en la paz y la no violencia. Sin embargo, igual que cuando se intenta explicar a un niño pequeño el concepto del tiempo, eso de la Paz y la no violencia les puede sonar a algunos demasiado abstracto.

Para que los niños no vean la Paz como algo lejano que solo se necesita cuando hablamos de guerras y sean conscientes de que muchas personas a nuestro alrededor sufren por culpa de la violencia necesitamos celebrar el Día de la Paz cada día. ¿Cómo? No normalizando el acoso y la violencia, haciendo conscientes a nuestros niños y niñas de su existencia y dándoles herramientas para destaparlo y erradicarlo juntos.

Acoso escolar, ¿cómo prevenirlo?

No hace falta irse muy lejos de las aulas. Según el informe PISA 2018, presentado a finales de 2019- el 17% de los estudiantes de nuestro país ha sufrido acoso escolar en algún momento. Probablemente el porcentaje sea mayor, pero muchos de los menores acosados no saben poner nombre a lo que sufren a diario en el colegio o no se atreven a decirlo por miedo a represalias.

¿Qué es el acoso escolar o bullying?

Para poder detectar el acoso escolar debemos empezar por saber qué es acoso y qué no lo es.

El acoso escolar -o bullying- no es nada nuevo. Cuando yo estaba en edad escolar se pasaba por alto diciendo eso de «son cosas de niños», pero no, no lo son. El abuso escolar es y ha sido siempre una realidad para muchos menores y debemos tener tolerancia cero.

Un apodo denigrante, un insulto cada vez que le toca hablar o salir a la pizarra, un empujón que se repite, cosas que desaparecen continuamente de su mochila, risas, burlas, golpes día sí y día también… Eso es bullying escolar. Violencia física o psicológica que ejercen los propios compañeros de clase del menor. A menudo, esta violencia en la vida real comienza detrás de una pantalla, lo que se conoce como ciberbullying o ciberacoso.

Los problemas de convivencia en las aulas o las agresiones puntuales no son bullying, aunque habrá que tratar de solucionarlos igualmente para que no deriven en un abuso continuado.

Por ello es importante que los adultos, maestros y padres, sepamos detectar cualquier tipo de acoso lo antes posible. Igual de importante es que sepan hacerlo los niños y que tengan claro que no es su culpa y que pueden contar siempre con nosotros.

Cualquier niño o niña puede sufrir acoso escolar

Cualquier persona puede sufrir acoso en un momento dado. Aunque es cierto que algunos alumnos son más vulnerables que otros; no existe un «alumno tipo».

Hay niños que, por distintas razones, sufren maltrato físico o psicológico por parte de otros niños a través de actitudes como la represión, la discriminación, la homofobia, la violencia sexual o el castigo corporal. El diferente siempre es más susceptible de ser acosado. Por eso hay que prestar especial atención a la prevención cuando en el aula hay alumnos con discapacidad, altas capacidades, TDHA, Asperger, una orientación sexual diferente a la nuestra o de otra nacionalidad, entre otros.

El acoso escolar siempre tiene consecuencias

El acoso escolar siempre tiene consecuencias en el desarrollo, especialmente si la violencia se repite durante un tiempo prolongado o es severa.

La mayoría de menores afectados acaban sufriendo problemas a nivel personal -escolares, médicos y emocionales- y a nivel social -les cuesta más relacionarse y confiar en los demás-. Pero no solo ellos, los acosadores también acabarán sufriendo algunas de las consecuencias.

Este enorme coste, sobre todo emocional, que supone el acoso escolar para los niños podría ahorrarse con programas de prevención bien estructurados.

Muchos de los programas de prevención del abuso que se han utilizado durante años -y aún hoy se siguen usando- están cojos. Algunos de ellos se centraban en «castigar» o «reeducar» al acosador olvidándose de recomponer a la víctima. Otros trataban de paliar los efectos en la víctima olvidándose del abusador, que -sin duda- acabaría por repetir su conducta en otro contexto.

Hay que intervenir a todos los niveles

Tan importante es intervenir con el acosado como con el acosador. Pero tampoco debemos olvidar a los demás implicados: los que apoyan al acosador, los que tratan de defender a la víctima, los que observan de forma pasiva y, por supuesto, los adultos cercanos. La actitud de todos ellos es la que hará que el acoso escolar se consolide o desaparezca.

En la escuela o en el instituto, existen muchas formas de ejercer y sufrir violencia entre iguales y muchas formas de tratar de acabar con ella. Es una responsabilidad conjunta de la comunidad educativa, los padres y los compañeros evitar que el acoso escolar siga existiendo.

Consejos para prevenir y detectar el acoso escolar

La fundación ANAR (Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo) comparte a través de su página web varios consejos para prevenir y detectar el acoso escolar a tiempo. Algunos de ellos son:

  • Estar atento a las señales de alerta. El niño o niña acosado no quiere ir al colegio, está nervioso, su rendimiento baja e incluso presenta síntomas psicosomáticos como dolor de cabeza o de tripa.
  • Escuchar con calma y sin juzgar. Es importante que hablemos con los niños con calma sobre su día a día. Si no estamos calmados o los juzgamos no nos contarán lo que ocurre por miedo a nuestra reacción.
  • Enseñar a los niños y niñas a resolver problemas. Todos tenemos problemas. Hablar abiertamente de ello con los niños les ayuda a aprender tres importantes lecciones: Que es normal, que no están solos y que con ayuda casi todo se resuelve más fácilmente.
  • Fomentar su autoestima. Ser diferente no es malo, al contrario. Ser distinto es algo muy valioso que te hace único. Es importante que tu hijo se sienta querido y valorado y tenga una visión sana de sí mismo, aceptando tanto sus virtudes como sus defectos.
  • Contactar con el centro escolar si pensamos que existe un caso de acoso escolar para informar de la situación. Solicita una reunión con su tutor para exponer el caso. Ellos pondrán en marcha el protocolo de acoso del centro para proteger a tu hijo y trabajar con el alumno acosador. Están obligados a tomar medidas y actuar también en casos de ciberacoso aunque el acoso ocurra fuera del centro. 
  • Trabajar las emociones. Ayuda a tu hijo o hija a poner palabras a sus emociones y a gestionarlas.
  • Marcar límites. Nuestra libertad termina donde empieza la del que tenemos al lado. Asegúrate de que tu hijo o hija entiende que hay límites que no se pueden traspasar jamás y que la violencia siempre tiene consecuencias.
  • Empatizar. Hay que ayudar a los peques a ponerse en la piel del otro. ¿Cómo te sentirías si tú fueras la víctima? También es importante que tengan claro que si se callan ante el acoso, se convierten en cómplices y acosadores pasivo. El grupo de compañeros es clave para dar la vuelta a las situaciones de acoso.
  • Corregir a los niños. En ocasiones los niños y niñas muestran actitudes violentas para conseguir lo que quieren. En estos casos los mejor es mostrar que las metas pueden alcanzarse sin echar mano de la violencia. Como adultos, nosotros somos sus modelos. Los niños aprenden más, de nuestras acciones que de nuestras palabras.

Más información: Guía Unicef para prevenir el acoso escolar

¿Compartes? No te cuesta nada y nos ayudas un montón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Marta Garbajosa como responsable de esta web.
Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: responder a los comentarios enviados a través de la web.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: Webempresa Europe S.L., el proveedor de hosting.
Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos desde aquí, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ranking Madresfera