Abuelos, escuela infantil, niñera… ¿Con quién dejar al bebé?

Vuelta al trabajo. Con quién dejar al bebé

Uno de los instantes más difíciles a los que se enfrentan los padres y madres recientes es la vuelta al trabajo después de la baja de paternidad/maternidad. No sólo por la vuelta a la rutina en sí, ni por el hecho de tener que ponerse al día y volver a recuperar el ritmo de trabajo, ni siquiera por tener que separarse durante unas horas del recién nacido. El verdadero problema es decidir con quién dejar al bebé mientras ellos no están.

Se habla mucho de conciliación, pero conciliar no supone tener a los niños atendidos mientras los adultos trabajan, ni alargar los permisos o las horas que están abiertas las guarderías. Al menos no debería ser así. Para una conciliación real debería empezarse por regular las jornadas laborales y dotarlas de la flexibilidad suficiente para que las personas puedan disfrutar de su tiempo de ocio y las familias de estar juntos sin preocupaciones añadidas.

Sería bonito, pero por desgracia sigue siendo una utopía que obliga a todos los progenitores a tomar, antes o después, la decisión de quién se ocupará de cuidar a los niños durante la jornada laboral.

Cuidado de niños, ¿qué opciones tenemos?

¿Durante cuántas horas necesitamos que cuiden del bebé? ¿Lo movemos o hacemos que el cuidador venga a casa? ¿Mejor alguien conocido o un extraño? ¿Con formación o sin ella? ¿Preferimos que el cuidador tenga hijos o no es indispensable? ¿Tendrá que cocinar y dar de comer a nuestro bebé? ¿Buscamos vigilancia únicamente o queremos que además de jugar se forme? La decisión puede ser complicada. Por suerte hay opciones de sobra donde elegir.

Organización propia

çPara empezar podemos tratar de organizarnos internamente. Los tan odiados turnos pueden ser un punto a favor cuando nos convertimos en padres. Si tenemos cierta libertad a la hora de elegirlos podemos hacerlo de forma que no se solapen y así el bebé siempre esté con uno de nosotros.

Otra opción sería trabajar desde casa, pedir una excedencia o incluso que uno de los progenitores deje su trabajo durante un tiempo.

Niñeras a domicilio, Au Pairs o servicio doméstico

Si no queremos sacar al bebé de casa, pero nuestro trabajo no es compatible con la crianza y no podemos o no queremos dejarlo, podemos recurrir a las niñeras a domicilio, a au pairs -normalmente estudiantes extranjeros que quieren aprender el idioma a los que se acoge temporalmente como un miembro más de la familia- o incluso contratar servicio doméstico.

Puede que pienses que lo de tener servicio doméstico no va contigo, pero además de las internas, también puedes encontrar ayuda externa a domicilio. Hay empresas como Seyer Hogar cuidado de niños que se encargan de todo, desde hacer las entrevistas hasta arreglar el papeleo.

Abuelos, familiares o amigos

Lo bueno de esta opción es que el bebé mantendrá sus rutinas sin salir de su zona de confort mientras está bien cuidado por una persona que está disponible 100% para él, prestándole una atención personalizada.
Algo parecido, pero mucho más barato es recurrir a los abuelos o tirar de familiares o amigos para el cuidado del bebé.

En este caso la atención no será al 100% -porque lógicamente esa persona tiene también cosas que hacer- y puede que tengamos que desplazar al bebé a su casa. No obstante, contaremos con una persona de nuestra confianza que ya forma parte de la vida del bebé.

Personalmente no me gusta recurrir a esta opción. Al menos no de forma habitual. Considero que no es su responsabilidad y que la relación que nos une puede complicar una posible negativa. Aún así, si todo el mundo está conforme es probablemente una de las mejores opciones.

Familias para intercambio de cuidados

Puede darse también el caso de que lo que necesitemos sea un cuidado habitual, pero no todos los días. Es decir, que tengamos cierta disponibilidad a lo largo de la semana. En estos casos algunos padres localizan familias cercanas -vecinos, conocidos de grupos de apoyo…- con las mismas necesidades y diferente disponibilidad para cubrirse entre ellas.

Madres de día, Casas de Niños y Escuelas Infantiles

Por otro lado, si no te importa que el bebé pase fuera de casa el tiempo en el que tú no estás siempre puedes recurrir a las madres de día, las Casas de Niños o las Escuelas Infantiles.

Las madres de día -o padres de día- son personas que cuidan de niños y niñas pequeñas en su propia casa. Pueden ser una opción, pero debes saber que esta figura no está regulada en España como tal y no existe ninguna normativa que regule su actividad ni el servicio que prestan a las familias. En otras palabras, no tienen por qué tener una formación concreta para ejercer, no se indica en ningún lugar el número máximo de niños que pueden acoger, ni el de adultos necesario para cuidarlos. Tampoco las características físicas del espacio ni del mobiliario, ni los horarios. Es decir, no hay nada escrito que garantice la seguridad de los niños.

En cuanto a las Casas de Niños y las Escuelas Infantiles, sí que están reguladas por normativa. Tanto el espacio en sí, como los horarios y meses de apertura, la formación del personal o el número máximo de pequeños y su distribución en las aulas.

Aunque prácticamente son iguales, tienen algunas diferencias que debes conocer:

Casas de Niños

Las Casas de Niños son centros educativos públicos destinados a niños de entre 1 y 3 años, es decir, al primer ciclo de Educación Infantil. El número máximo de niños también está definido (en Madrid 14 plazas para 1-2 años y 20 para 2-3), así como la organización del aula por grupos de edad. El proyecto educativo está regulado -aunque lo confecciona cada centro- y se dirige tanto a los niños como a sus padres que deben participar activamente en los proyectos y planes del centro. Si la Educación Infantil la presencia materna/paterna es necesaria, en la casa de niños es imprescindible.

Las Casas de Niños permanecen abiertas de septiembre a junio -con períodos vacacionales en Navidad y Semana Santa-, pero tan solo 24 horas a la semana y únicamente por la mañana. Normalmente atienden a los niños durante 3 ó 4 horas, quedando el resto de horas hasta las 24 destinadas a la organización del centro o la atención a las familias.

Escuelas Infantiles

Por su parte, las Escuelas Infantiles pueden ser privadas o públicas. En ambos casos deben cumplir las mismas normas para asegurar la educación y el bienestar de los niños. Sin embargo, su horario, precio y proyecto educativo normalmente no tienen nada que ver.

La Escuelas Infantiles públicas suelen ser de mayor tamaño e incluso cuentan con cocina propia. Por contra, el plazo de matrícula es más limitado y es complicado entrar fuera de los plazos estipulados. Además, su horario de apertura es más reducido. Eso sí, el coste de las Escuelas Infantiles privadas está muy por encima del de las públicas que en algunos casos -como Madrid- son gratuitas.

Acompañamiento o recogida

Aún así, puede que tu horario de trabajo sea más extenso que el de apertura del lugar en el que se ocupan de tu bebé y necesites apoyo durante la entrada y salida. Debes saber que, además de pedir el favor, también puedes contratar ayuda por horas de forma puntual o a alguien que lleve y recoja al bebé todos los días.

¿Has tenido que pasar ya por esta difícil decisión? ¿Cuál ha sido vuestra mejor opción?

Contenido patrocinado
¿Compartes? No te cuesta nada y nos ayudas un montón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por La agenda de mamá.
Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: responder a los comentarios enviados a través de la web.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: Webempresa Europe S.L., el proveedor de hosting.
Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos desde aquí, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ranking Madresfera