Cómo limpiar la nariz del bebé

limpiar la nariz del bebé

La higiene del bebé en general y cómo limpiar la nariz del bebé en particular son temas que preocupan a todas las mamás primerizas, sobre todo cuando se trata de un recién nacido. Pero en realidad, quitar los moquitos al bebé no es tan necesario cómo nos hacen creer ni tan complicado como parece.

Aunque los bebés respiran por la nariz, no es necesario limpiarla a menudo. Los bebés, también los recién nacidos, son capaces de movilizar las mucosidades de las vías aéreas superiores mediante estornudos. Por eso, sólo es necesario ayudarles a eliminarlas cuando la congestión les impida tomar aire o mamar con normalidad. Pero, ¿cómo lo hacemos?

¿Cómo le limpiamos la nariz al bebé?

Existen muchas formas de limpiar las vías respiratorias del bebé. Al final todas consiguen el objetivo, pero algunas son menos molestas para el bebé.

Humedad ambiental

Un baño caliente hace que los mocos se fluidifiquen y sea más sencillo movilizarlos mediante estornudos o tragándolos. Lo mismo ocurre con un ambiente húmedo como el que se consigue con un humidificador o paseando a la orilla del mar.

Suero fisiológico

Es el método menos molesto para el bebé y el que usamos nosotros.

Lo más cómodo es utilizar suero en monodosis. Para limpiar la nariz al bebé atemperamos primero el suero, en un bolsillo por ejemplo, para que sea menos molesto y colocamos al bebé en posición de seguridad. Una vez que lo tenemos tumbado de lado, echamos un chorrito de suero en el orificio que queda arriba para evitar que se vaya al oído. Seguidamente, giramos la cabeza hacia el otro lado y repetimos la operación con el otro orificio. Por último incorporamos al bebé.

Los mocos se hacen más líquidos y el bebé o los expulsa estornudando o se los traga y los defeca. Cualquiera de las opciones es correcta.

También pueden echarse gotitas en vez de un chorrito, aunque es menos efectivo. En ese caso se puede tener al bebé boca arriba y después ponerle de lado. Lo que debemos evitar es introducir el suero a presión con una jeringa, por ejemplo.

Aerosoles de suero fisiológico

Los hay con diferentes presiones en función de la edad para la que son apropiados. Muchas familias los prefieren porque dicen que limpian mejor la nariz que las gotitas de suero.

Probablemente tengan razón, pero a mi se me acaban caducando y me parece mucho menos higiénico al tener una boquilla reutilizable. Por mucho que se pueda lavar.  Eso sí, si te decides por este tipo de suero ten cuidado al elegir ya que un exceso de presión podría hacer que se vayan los mocos al oído.

Sacamocos.

La pediatra nos recomendó no usarlo hasta que el bebé tuviese, por lo menos, tres meses y nunca de forma habitual. Formando pareja con el suero fisiológico es el método más efectivo pero también el más molesto, por lo que yo sólo lo usaría si después de usar el suero aún existe congestión. Para ello, hay que tumbar de nuevo al bebé y colocar el aspirador en uno de los orificios nasales del bebé. Se debe aspirar por el otro extremo suavemente y de forma regular. Después se repite la operación con el otro orificio.

A día de hoy podemos encontrarlos en forma de pera o de tubo para aspirar. Incluso hay algunos modelos que se conectan al aspirador del hogar. El de pera parece más práctico y da menos «repelús» usarlo, pero el de tubo es el más efectivo ya que el primero a veces no hace el vacío necesario para eliminar la mucosidad.

Pinzas nasales

Son pequeñitas y tienen un tope de seguridad para no hacer daño al bebé. Se utilizan para retirar los mocos secos.

Pañuelo, servilleta, muselina, manga o similar

Cuándo los «moquetes» no están resecos no hace falta humectarlos, suele ser suficiente con arrastrarlos con ayuda de algún pañuelo para quitarlos sin problemas. A algunos bebés quitarle los mocos con un pañuelito les puede resultar realmente gracioso.

En cualquier caso, quitar los mocos del bebé, salvo que sean los «líquidos» fácilmente eliminables con pañuelos, no es plato de buen gusto. Ni para el bebé, que llorara con un 99% de probabilidad, ni para el que tiene que quitarlos, que, si no acaba pringado de mocos, acabará acongojado por haber hecho llorar a su bebé.

y tú, ¿cómo limpias la nariz de tu bebé? ¿tienes algún truco para que no llore?

¿Compartes? No te cuesta nada y nos ayudas un montón

0 comentarios en “Cómo limpiar la nariz del bebé”

  1. Muchas familias usan la jeringuilla. Entra más suero que con las monodosis, pero hay que tener mucho cuidado para no aplicar demasiada presión y que ser vaya el suero al oído!Besos

  2. Preparando la llegada del bebé

    Nosotros utilizamos una jeringuilla de 10 ml con suero para cada orificio. El pobre ya se ha acostumbrado y ni llora. Eso sí, quejarse, se queja bastante pero al final se deja.

  3. yo les hago limpieza con suero y jeringuilla pero no la tumbo, sino q se lo hagp con ella sentada… la verdad es q se lo hice desde los 6 meses y ya tiene año y medio y no se queja… al mayor en cambio nunca lo consegui, lo pongo el nebulizafor o mascarilla y q los vaya soltando…

  4. A nosotros nos han prohibido los aspiradores nasales y nos han recomendado el suero hipertónico. Eso sí, en cada aplicación la bichilla llora a lágrima viva y da una penita… Pero después los expulsa todos en el pañal. ¡Yo no sé cómo generan tanta mucosidad sin estar resfriados!

  5. Mamá Pichón [Aún eres joven Blog]

    Pues esto me viene genial, por que para recien nacido no tenía muy claro qué método usar. En principio suero, lo que sí es que por el momento no lo he usado por que solo tiene moquitos secos y se los puedo sacar bien sin usar nada. No me he comprdo ningún aspirador por que la idea era usar solo suero, pero ya te irá contando cuando haya que lidiar con el asunto en serio!

  6. Yo la verdad es que sólo he tenido que limpiarle los mocos en \»plan serio\» con suero y demás dos o tres veces, pero si caliento el suero un buen rato ni lo nota ;)besotes!

  7. A ciruelilla limpiarle los mocos con suero no le molesta nada, y eso que se traga la mitad del suero la pobre, pero pone cara rara y sonríe. el sacamocos no le gusta tanto pero cuando es un moco grande que le impide respirar se queja algo menos porque ya va reconociendo que al final se siente mucho mejor. Eso sí, una cosa importante que añadiría en el tema sacamocos… nos dijo el pediatra que solo lo usáramos para los mocos \»visibles\» y que nunca insistiéramos \»a ver si saco un poco más\» es decir para los mocos que se \»oyen\» pero no se \»ven\» no es bueno usarlo….De todas formas como comentaba en un post al respecto… es dificil ganarle la batalla a los mocos.. jejeje. Besos!!!

  8. Pillarles a traición, luchar contra sus rápidos brazos que están por todas partes, con los dedos, bajo el grifo del lavabo aprovechando que le das a beber agua: ¡zas! le lavas toda la cara, mocos incluidos.Otros casos requieren técnicas de karate avanzadas… verás cuando tenga 2 años!!!Un beso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por La agenda de mamá.
Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: responder a los comentarios enviados a través de la web.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: Webempresa Europe S.L., el proveedor de hosting.
Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos desde aquí, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ranking Madresfera