Consejos para elegir calzado de verano para niños

Calzado infantil para el verano: ¿Cómo elegirlo?

Miss L nunca ha usado zapatos hasta que no ha sido capaz de caminar. Si me hubiesen dado un euro cada vez que alguien se escandalizaba por ver a la niña descalza o me decía que nunca se iba a acostumbrar a usarlos, hoy no sé si sería millonaria, pero ya te digo yo que iba a tener unos buenos ahorros para las vacaciones.

Desde el primer momento ha entendido que los zapatos son para caminar y que si quería hacerlo fuera de casa tenía que llevarlos puestos. Así, en contra de lo que pensaban muchos que haría, nunca se los ha quitado, cosa que si hacía con los calcetines 😉

El calzado le encanta, le da igual que sean zapatos infantiles o tacones de aguja. Cuando pasa por el escaparate de una zapatería se queda embobada mirando y, lo peor, es que tiene muy claro lo que quiere y lo que no. ¡Miedo me da cuando crezca!

Cómo elegir el calzado de verano para los niños

A finales de mayo me fui con la peque y mi señor marido a la busca y captura de zapatos nuevos, no sin antes estudiarme a fondo los consejos para elegir calzado de verano para niños. A saber:

  • Suela flexible y antideslizante
  • Transpirables, fabricados con materiales naturales como el cuero
  • Con las mínimas costuras o irregularidades posibles para evitar rozaduras
  • Que se ajusten bien al pie para que el bebé/niño solo tenga que preocuparse de caminar
  • De la talla correcta. Tiene que sobrar aproximadamente 1cm para permitir el crecimiento del pie y hay que tener en cuenta si se van a usar con o sin calcetines.
  • Adecuados a la actividad que se vaya a realizar. No es lo mismo un zapato infantil de verano para ir a la piscina o la playa que para pasear por la ciudad o jugar en el parque.
  • Fresquitos 
  • Sobre los calcetines. Recuerda que si le pones calcetines a tu peque, estos deben ser de fibras naturales y de la talla exacta. Si son más pequeños pueden comprimir los dedos y sin son demasiado grandes provocar rozaduras al arrugarse.

Con estos consejos en mi mente mi vista se fijó en primer lugar en unas sandalias de piel ajustables con velcro que cumplían todos mis requisitos. Busco la talla, pongo el zapato en el pie de la peque y veo como su cara va cambiando y se echa a llorar

 ¿?¿?¿? 

Verifico que la sandalia no le hace daño y sin saber muy bien qué pasa decido quitársela y ponerle otro modelo. Misma reacción. Pruebo con un tercero y lo mismo. Al final salimos sin comprar nada, ya lo intentaremos en otro momento.

Seguimos paseando por el centro comercial y llegamos a otra zapatería infantil. Esta vez me fijo en unas «bambas» de lona exactamente iguales que las que ella lleva puestas, pero de otro color. Busco su talla, le pongo una en el pie y una gran sonrisa ilumina su cara.

Aprovechado que ya está tranquila le pregunto: «cariño, ¿Estos zapatos te gustan más?«. Su respuesta me dejó sin palabras. «Si, mamá. Los otros (qué tenían troquelados en la piel) ¡están rotos!«.

Nunca dejará de sorprenderme la inocencia y las ocurrencia que pueden llegar a rondar por la cabeza de un niño 🙂


¿En qué te fijas tú cuando compras calzado de verano para tus peques? ¿Tienes alguna anécdota? ¡Cuéntanosla!

*Post patrocinado
¿Compartes? No te cuesta nada y nos ayudas un montón

0 comentarios en “Consejos para elegir calzado de verano para niños”

  1. Marta - La agenda de mamá

    jajajajaj. qué crack! por lo que veo Miss L no es la única… Si es que tienen muy claro lo que quieren y lo que no. Lógicamente hay cosas que no le vas a dar en el gusto por la razó que sea, pero oye, que si a ti te cuadra y a él le gustan verdes ¡pues verdes! XD.

  2. Jajajaja yo me meo!! Me has hecho pensar en mi Ninja y el verano que tenía dos años. Pasé un mes entrando con él a todas las zapaterías, en la de al lado de casa íbamos muy a menudo a ver si encontrábamos algo. Y siempre salíamos con las manos vacías y los pies \»descalzos\». No había un solo zapato que al señor le acabara de ir bien. Siempre decía fa mal. (Hace daño). Total… que por más que le pregunté no me decía nada que no fuera que le dolían. Un domingo nos levantamos temprano y nos fuimos al mercaillo con mi madre. Y decidimos buscar y provar y buscar y provar no fuera caso que encontraramos algo… bien, pues todos los zapatos pasaba lo mismo. Hacía calor y el pobre Ninja estaba hasta el moño y pedía irse a casa.Pero le dije lo siento cariño, pero es que necesitas unos zapatos de verano, ya. Hace calor y tenemos que quitar las bambas. Y no nos vamos sin zapatos. Entonces el señorito… se acercó a la chica de la parada del mercaillo y le pregunta: tienes zapatos verdes?? (mi cara y la de mi madre un poema) Entonces caí en la cuenta! El verano anterior había llevado unas crocks (que no eran crocks. Unas que me habían costado 3 euros y que me costó hasta octubre quitarselas!!) tu imaginate!!! un mes buscando zapatos!! Desde ese día, y se que era pequeño, pero… los zapatos los escoge él, y después miramos si cumplen requisitos tipo, dolor, transpiración, tamaño, precio… el problema es que casi nunca me gustan los zapatos, pero a él si, y se los pone. ala… me podía servir de entrada que hace mucho que no actualizo. jajajaa un besazo guapa!!

  3. Le preguntaré mañana x la mañana jeje. Ella lo tiene pequeño y rechoncho, nosotros se las compramos en el factory de Chicco, una tiene doble velero y vale para pies estrechos…

  4. Marta - La agenda de mamá

    Me encanta la inocencia de los niños y de los abuelitos 🙂 Son geniales!!!La verdad es que en calzado no conviene escatimar. El modelo que te guste, pero cómodos, flexibles, y de material natural!

  5. Marta - La agenda de mamá

    Pues pregúntale a la emperatriz porque igual van por ahí los tiros!! De todos modos, yo no he conseguido encontrar una sandalia que le quede bien! tiene el pie largo y estrechito y todas le bailaban un montón!

  6. Es que ya le vale a la mamá tratar de comprar unos zapatos rotos jejeje. No tiene nada que ver, pero me recordó a mi abuela el día que trajimos un queso a casa y ella preguntando que por qué el queso tenía tantos agujeros jejeje.Yo he aprendido que no merece la pena ahorrar comprando calzado regulero porque es malísimo para los pies y más en niños, ya que el pie está en pleno crecimiento.

  7. Anda pues a la emperatriz le pasa lo mismo con las sandalias, no le gustan nada prefiere las playeras..pero claro con estos calores cualquiera la pone zapato cerrado..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por La agenda de mamá.
Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: responder a los comentarios enviados a través de la web.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: Webempresa Europe S.L., el proveedor de hosting.
Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos desde aquí, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ranking Madresfera