Tercer parto: ¿Qué se suele decir? ¿Cuál fue mi experiencia?

10.6.20 / No hay comentarios

La semana pasada te conté cómo transcurrió mi tercer embarazo y prometía contarte cómo fue el parto de mi tercer bebé. Siento mucho haberte hecho esperar, pero debía ponerte en antecedentes y no quería aburrirte con un post demasiado largo.

Qué se dice del tercer parto

Como lo prometido es deuda, hoy te voy a contar qué se dice sobre el tercer embarazo y cómo fue la primera parte del mío. Desde el inicio de los pródromos, hasta que entré por la puerta de urgencias del hospital.


¿Qué se dice sobre el tercer parto?

El tercer parto se adelanta

Se suele decir que el tercer parto se adelanta, pero en realidad no hay nada de científico en esta afirmación. De hecho, a casi todas las madres de familia numerosa que conozco el tercer parto se les retrasó.

Sin embargo, tampoco podríamos afirmar que el tercer parto se retrasa siempre. En mi caso llegó puntual. Apenas unas horas antes de la fecha prevista de parto que yo había estimado y qué por supuesto no coincidía con la fpp oficial que predijeron en la ecografía de las 12 semanas.

El tercer parto es más rápido que los anteriores

También se suele decir que el tercer parto es más rápido que los anteriores porque "el cuerpo tiene memoria" y "está el camino hecho". Sin embargo, algunas matronas comentan que el segundo suele ser el más rápido de los tres y que los terceros -siendo más rápidos que el primero- son más lentos.

En realidad tener o no un parto rápido depende de muchos factores. Lo que sí parece cumplirse siempre, según me dijo mi matrona, es que a los terceros les cuesta arrancar. Hay mucho espacio y se encajan y desencajan del canal de parto continuamente. Sin embargo, una vez se desencadena el tercer parto, si no aparece ninguna complicación, suele tener un desenlace bastante rápido. En mi caso fue así.


¿Cómo fue mi tercer parto?

Tercer parto: Pérdida del tapón mucoso

Como en los dos partos anteriores comencé con pródromos varios días antes. A lo largo del viernes 3 de mayo comencé a soltar el tapón mucoso. Según mi experiencia eso significaba que en las siguientes 24-48 horas tendría a mi bebé en brazos. Y no me equivoqué.

Sabía que no estaba de parto, pero me daba miedo que se acelerase todo y que no pudiera llegar nadie a tiempo para quedarse con mis hijos mayores. Por eso decidimos llamar a mis padres.

Llegaron a media mañana y me encontraron con contracciones muy llevaderas. Aunque espaciadas, eran bastante rítmicas y parecía que se iban animado. Sin embargo, en cuanto alguien me daba conversación o mis pequeños empezaban a pelearse o alzar la voz, yo salía del "planeta parto". Me desconcentraba y todo se paraba de repente. 

A media tarde estaba tan agobiada que las contracciones desaparecieron por completo. En ese momento mis padres decidieron que mi padre volvería a su casa para que estuviésemos más tranquilos y mi madre haría noche con nosotros. Por lo que pudiera pasar.

Tercer parto: Azúcar

La noche transcurrió bastante tranquila, pero al despertar las contracciones volvieron a activarse de nuevo. Me sentía bien y por no escuchar a mi madre y mi marido salí a dar un paseo. Aproveché para comprar chocolate con churros. Fue el desayuno de mi segundo parto y me pareció divertido repetir la rutina esta vez.

A media mañana di otro paseo junto a mi marido. Había alguna contracción más fuerte que otra, pero seguían siendo cada 10-12 minutos. Llevaba con esas contracciones dos días, pero no subían en intensidad, ni en duración, ni se acortaban en el tiempo. No tenía hambre, pero el cuerpo me seguía pidiendo azúcar. Me comí unos bollitos de chocolate que me supieron a gloria.


A la hora de comer parecía que habían parado de nuevo, así que aproveché para disfrutar con mis hijos y hacernos fotos juntos.

Tercer parto: "Planeta parto"

Después de comer decidí encerrarme en mi dormitorio con luz tenue. Estuve tumbada bastante tiempo con música relajante -la misma que preparé para mi primer parto y que no usé hasta mi segundo-. Las contracciones iban y venían, pero no terminaban de arrancar. Me levante, me balanceé, me senté, me tumbé, me volví a levantar... Hacia las 6.30 de la tarde empezaron a crecer en intensidad, aunque ni en duración, ni en ritmo. Eran llevaderas aún, pero si me pillaban sentada me obligaban a levantarme.

Mi madre y mi marido me decían de ir al hospital y yo les decía una y otra vez que quedaba mucho, que no estaba aún de parto. Sin embargo, pasadas las 7 algo cambió.

A esas alturas de la tarde empezaba a resultarme prácticamente imposible levantarme sin ayuda cuando llegaba la siguiente contracción. Aún estaban muy distanciadas, pero eran más fuertes y parecían durar más. Mi madre se había llevado al parque a los niños así que empezamos a pensar en ir al hospital, aunque en el fondo pensaba que se trataba de una falsa alarma. Mis dos primeros partos comenzaron con una rotura de bolsa y eso me desconcertaba porque aquí seguía intacta.

Tercer parto: Salimos hacia el hospital

Salimos de casa sobre las 7.30 y al llegar al portal nos encontramos con una vecina. La misma vecina con la que nos cruzamos el día que nació mi segundo. Bromeamos con ella recordando aquél día y diciendo que era la señal de que seguro que nuestro tercer bebé estaba a punto de llegar. Ella nos deseó mucha suerte y nos confesó que no me veía "tan apurada" como en la otra ocasión. Efectivamente, tenía razón. Yo también tenía la sensación de que aún no era la hora.

El coche estaba a apenas 200 metros y llegué a él sin problemas, pero nada más abrir la puerta llegó "la primera contracción". Era diferente a las que había tenido hasta ese momento y me tuvo totalmente inmovilizada durante prácticamente un minuto y medio.

Me senté y en apenas medio minuto apareció otra contracción igual. Y otra, Y otra... De mi casa a la maternidad hay algo menos de 4km, ocho minutos según Google Maps. Ocho minutos eternos.

Contracciones cada dos minutos de minuto y medio de duración. ¡Se había acelerado de repente! Y yo empezaba a ser consciente de que ya no había vuelta atrás.


Para el desenlace tendrás que esperar a la próxima semana, pero, si quieres leer más relatos de partos aquí tienes mis dos primeros:

También te puede interesar

No hay comentarios