Cuarentena por Coronavirus, ¿cómo lo llevas?

23.3.20 / No hay comentarios

11 de marzo de 2020. Ese día cerraron los colegios en Madrid y comenzamos una cuarentena forzosa en casa mis peques y yo. Desde entonces una de las preguntas que más me han hecho amigos y familiares por Whatsapp es qué tal lo estábamos llevando.

cuarentena en casa por coronavirus

En estas casi dos semanas de encierro ha habido de todo, pero me mantengo firme en mi respuesta inicial: Lo estamos llevando bien. Mejor de lo esperado dadas las circunstancias.

Cuarentena por Coronavirus con niños

¿Cómo lo estamos llevando?

En realidad para nosotros hay "poco" cambio respecto de nuestro día a día. Habitualmente los dos mayores van al cole mientras yo me quedo con la pequeña en casa. Hago las tareas domésticas, teletrabajo mientras la bebé duerme y recojo a los niños a las 2 de la tarde. Durante los meses más fríos apenas salimos de casa entre semana y pasamos las tardes entre tareas escolares, juguetes y TV. Las siestas en mi casa brillan por su ausencia y mi marido no llega hasta las 19.30 o las 20.00 hora a la que los niños se bañan, cenan y se acuestan. Vamos que estoy prácticamente todo el día sola con los tres de forma habitual.

En cuanto a las rutinas, la principal diferencia entre la rutina "normal" y la de cuarentena es que nos ahorramos el madrugón y los dos paseos al cole. Podría decir que para nosotros la cuarentena por coronavirus está siendo muy parecida al inicio de las vacaciones de Navidad o de Semana Santa. Hace frío y mientras papá trabaja no hacemos grandes cosas. Ahora papá tampoco está en casa porque su empresa no le ha permitido teletrabajar. Lo bueno es que ahora las mañanas pasan rápido haciendo homeschooling, que mola mucho porque lo dice la seño. Si fuese mamá la que dijese qué hay que hacer otro gallo cantaría...

Por supuesto también hemos tenido nuestros momentos de bajón. Es complicado compartir 80 metros cuadrados con 4 personas más -día, tras día, tras día- sin poder salir para desconectar y volver con energía renovada. Sin embargo, creo que estamos saliendo reforzados de esta situación.


¿Qué hacemos en casa tantas horas?

"Quién tiene un amigo, tiene un tesoro"

A mis hijos siempre les digo que los hermanos son un regalo porque son unos amigos que están siempre a tu lado y no te fallarán nunca. La familia es para siempre.

Es algo que tienen muy interiorizado y aunque se pelean cada dos por tres, se adoran. Los dos mayores se pasan el día juntos y la pequeña empieza a tratar de llamar su atención para que le hagan monerías o le acerquen algún juguete.

Durante estos días, están teniendo entre ellos más paciencia que de costumbre. Comparten sus juegos, aprenden otros de cuando yo era niña o se inventan los suyos propios. Hacen puzzles, colorean, leen, juegan con plastilina, se disfrazan... Entre todos hemos pintado varios mandalas gigantes para decorar nuestras ventanas y sumarnos así a la iniciativa #desdemiventana.

Por supuesto, también piden ver la televisión -en casa los móviles y las tablets no están a su alcance- y aunque la están viendo más de lo que me gustaría hemos conseguido que no se pasen el día sentados delante de ella. Reconozco que el hecho de que algunos canales de TV Digital hayan abierto sus plataformas durante estos días nos está facilitando la vida en ciertos momentos de caos.

De qué me he dado cuenta

Me he dado cuenta de muchas cosa que, si bien siempre han estado delante de mis narices, con la velocidad del día a día me habían pasado totalmente desapercibidas:
  • Los niños son más razonables que muchos adultos y tienen una capacidad de adaptación increíble. Mr G. cumplió 4 el día 13. Teníamos planeado salir a comer por ahí, ir al parque de bolas y celebrar una pequeña fiesta con la familia cercana. Obviamente suspendimos todo. Cualquiera hubiera estado enfadado y refunfuñando todo el día, pero él no. Nos dijo que no quería que nadie se contagiase y que no pasaba nada por no celebrarlo. Tendrías que haber visto su cara cuando le dije que improvisaríamos algo los cinco: Decoración de otros años, gusanitos, una peli, y tarta de chocolate casera que él mismo ayudó a hacer. 
  • La gran mayoría de las rabietas, gritos y situaciones incómodas se deben a que reclaman atención. Como ahora estamos prácticamente todo el día con ellos y haciendo cosas para y por ellos, se han reducido bastante a pesar de la clausura.
  • Son mucho más autónomos y responsables de lo que podríamos imaginar. Se levantan, se asean, adecentan un poco su cuarto y ayudan con algunas tareas domésticas. Habitualmente no lo hacen o debo perseguirles para que lo hagan. ¡Si hasta mi mediano ha aprendido a hacer solito su cama!
  • Las verdaderas víctimas del encierro son ellos y aún así nos tienen que aguantar. Por su edad no entienden la magnitud de lo que está ocurriendo y a pesar de ellos muchas veces nos comportamos como si las víctimas fuésemos nosotros y ellos los que "se portan mal". Ellos también están encerrados y probablemente cambiarían muchas cosas de nuestro comportamiento. Pensémoslo.
  •  En resumen, que estoy muy orgullosa de mis hijos y de las personitas en las que se están convirtiendo y eso me hace sentirme mejor conmigo misma. Siempre tengo la sensación de ir como pollo sin cabeza y de no llegar a nada, pero visto lo visto, no lo estoy haciendo tan mal...¿no?

Lo que peor estoy llevando

La verdad es que los niños lo están llevando sorprendentemente bien y si hay algo -más bien alguien- a quién echan de menos es a los abuelos. Sin embargo, me he dado cuenta de que a pesar de que tengo una gran capacidad de adaptación y no soy de necesitar grandes cosas hay algunas que si estoy echando de menos:

  • El sol.¡Muero de envidia cada vez que veo alguna imagen de esos afortunados que tenéis terraza o jardín!¡o perro!
  • La falta de información.Tengo la sensación de que nos faltan datos y de que muchos de los que tenemos son contradictorios. Eso no ayuda -al menos no a mi- a sobrellevar estos días tan extraños. A veces tengo la sensación de estar encerrada mientras para otros muchos la vida sigue como si nada.
  • La laxitud a la hora de decidir que trabajos abren y cuáles cierran. Hay muchos que apriori no son imprescindibles ahora mismo, o que podrían hacerse desde casa. No entiendo por qué muchas familias permanecen en cuarentena forzosa mientras uno o varios de sus miembros están obligados a entrar y salir a diario de su hogar. ¡No tiene sentido!
  • La vorágine del día a día. Soy una persona muy activa a la que le cuesta estar un segundo parada. Llevaba tiempo prometiéndome a mi misma que bajaría el ritmo, pero ahora tengo la sensación de que el tiempo pasa demasiado lento y de que me paso el día comiendo
  • No poder ir a nadar. Llevaba meses postponiendo la idea de volver a la piscina. Ahora no se cuándo podré volver :(
  • Tener un instante de soledad

¿Qué tal lo estás llevando tú? ¿Cómo matáis la horas tus peques y tú? ¿De qué te has dado cuenta? ¿Qué echas en falta?

También te puede interesar

No hay comentarios