¿Debo llevar a mi hijo al logopeda?

14.11.19 / 1 comentario

Cuando acudir a un logopeda

¿Cuándo llevar al niño al logopeda? Es una de las preguntas que como madres y padres pueden llegar a atormentarnos con más frecuencia. Si es tu caso no te preocupes porque hoy tenemos a Silvia Romanillos, logopeda, maestra de Educación Especial, Educadora de Disciplina Positiva para Familias, asesora de lactancia y madre, para aclararnos la duda.


Cuándo llevar al niño al logopeda

Las y los logopedas no nos encargamos solo de tratar la erre. Abarcamos más campos y en todas las etapas de la vida: Desde los bebés prematuros hasta los ancianos. Sin embargo, en esta ocasión vamos a centrarnos en los niños.

Hitos de la comunicación y el lenguaje

Saber cuándo llevar al niño al logopeda implica conocer qué es normal que haga el niño o la niña y qué debe alertarnos en su lenguaje y comunicación. Lo más fácil es ver qué deben hacer según la edad:

  • Desde recién nacido a 2 meses: Se asusta cuando oye un ruido fuerte. Llora y hace ruiditos sin significado.
  • De 2 a 3 meses: Aparece la sonrisa social, es decir, el bebé sonríe cuando está con personas conocidas, normalmente con la madre o el padre. Hace sonidos de risas.
  • De 4 a 7 meses: Comienza a hacer e imitar distintos sonidos. Empieza a comprender el no y algunas de las palabras más frecuentes.
  • Desde los 7 meses: Le llaman la atención los objetos del ambiente. Anticipa acciones, por ejemplo, cuando la madre va a cogerle en brazos y tiende los suyos. Comienza a repetir sílabas, como ta-ta o pa-pa, aunque aún sin significado.
  • De los 8 a los 12 meses: Reclama la atención del adulto. También pide cosas señalando lo que quiere.
  • Desde los 12 a los 18 meses: dice hola o adiós con la mano. Utiliza algunos sonidos para comunicarse como, por ejemplo, «aummm» para expresar comida. Empieza a balbucear imitando la entonación del idioma de su entorno y a enlazar sílabas sin repetir, pero aún sin significado, como a-ti-ma-mo. Comprende unas 100 palabras.
  • Desde los 18 a los 24 meses: Aparecen las primeras palabras con significado. Comprende órdenes sencillas como «dame la pelota» y atienden a su nombre. Utiliza alrededor de unas 25 palabras. Responde a los juegos de los adultos.
  • Desde los 2 a los 3 años: Hace frases con 2 y 3 palabras. Comprende 2 órdenes seguidas como «coge la pelota y guárdala en el cajón». 
  • Desde los 4 años: Es capaz de hacer frases de 4 palabras. Comienza a  preguntar ¿por qué? Su habla es bastante clara y comprenden lo que dice personas que no son de su
  • entorno próximo.
  • De 5 a 6 años: Puede contar algo que le ha pasado respetando el orden de qué paso primero, luego y al final. Comprende cuentos y conversaciones más complejas.
Por tanto, debemos alertarnos si:

signos alarma lenguaje - logopeda

Si tu hija o tu hijo no hacen aún lo correspondiente a su edad según lo anterior, quizá sea conveniente que consultes con un logopeda.

Cuándo llevar al niño al logopeda: Problemas de alimentación

¿Sabías que hay problemas de alimentación que puede tratar un logopeda?

Con problemas de alimentación no nos referimos a alergias o intolerancias alimentarias. Para eso, debes acudir a tu pediatra que te derivará al especialista correspondiente. Nos referimos, por ejemplo, al rechazo de ciertos alimentos o texturas.

Si piensas que tu bebé no come lo que debería, lee detenidamente la siguiente lista. Es probable que un logopeda te pueda ayudar si tu hijo o tu hija:

  • Es mal comedor o mala comedora.
  • Quiere siempre los alimentos triturados y no quiere comer nada sólido.
  • Tiene arcadas al comer.
  • Se le sale la comida por la nariz.
  • Se atraganta mucho.
  • Casi cualquier comida se le hace bola.
  • Come siempre con la boca abierta.
  • Saca la lengua al comer.
  • Con 18 meses no sabe beber en vaso.
  • Traga sin masticar y tiene digestiones pesadas.
  • Se le sale la comida de la boca o el agua al tomarla.
De nuevo, es importante no conformarse ante cualquiera de estos signos y buscar una opinión profesional. A veces, será necesario que vean al niño otros especialistas.

Otras razones para llevar al niño al logopeda

Existen otros motivos para consultar a un logopeda, como que el niño no diga los sonidos que tiene que decir a su edad.

A veces pensamos que pronuncia palabras mal cuando aún es pronto o dudamos, por ejemplo, de si es normal que aún no pronuncie la erre. Aquí te dejo una tabla para que puedas comprobarlo:

sonidos que deben pronunciar los niños por edad

Otras veces, al comenzar la etapa de Primaria, vemos que le cuesta muchísimo leer, seguir razonamientos matemáticos o hacer cálculos acordes a su edad. En estos casos, puede que solo necesite un pequeño apoyo. Pero también podemos hablar de detectar una posible dislexia u otros trastornos del aprendizaje de manera temprana. Por supuesto, debemos asegurarnos de que el niño ve y oye bien para descartar que estas sean las causas de que no tenga el rendimiento esperado.

Puede ocurrir, por ejemplo, que tu hijo o hija acabe prácticamente sin voz o con una voz ronca y susurrada habitualmente. Es lo que llamamos afonía -si se queda sin voz totalmente- o disfonía -cuando puede susurrar o tiene una voz rota-. En este caso, es conveniente que acuda a una primera valoración a un otorrino y  después al logopeda.

Es posible también que tu hijo tenga algún retraso del desarrollo y/o diversidad funcional. En tal caso la Logopedia puede darle herramientas para mejorar su comunicación y aquellos aspectos del lenguaje que sean precisos y funcionales según sus características, habilidades y necesidades.

Por supuesto, si tu hijo o hija tiene algún tipo de déficit auditivo, también debería acudir al logopeda en cuanto se detecte. En este caso, el niño podrá aprender a escuchar e interpretar lo que le llega a través de su prótesis auditiva o el implante coclear si tiene. Además, podrá enseñarle lectura labial para comunicarse con las personas oyentes.

Conclusiones

Como hemos visto, el logopeda puede intervenir en bastantes más campos de los que imaginamos en un principio.

Es importante estar alerta durante el desarrollo de nuestro hijo o hija y no dudar en consultar ante la más mínima sospecha. Si realmente existe un problema y es necesario que el logopeda intervenga, detectarlo cuanto antes va a ser muy beneficioso para aprovechar la plasticidad que tienen los niños e intentar que afecte mínimamente a su autonomía y a su relación con el entorno.

Espero que este artículo te haya orientado y aclarado las posibles dudas sobre cuándo consultar a un logopeda. Recuerda que, si no, siempre puedes consultarme a través de mi web desde la comodidad de tu casa.

Referencias

Aguado, Gerardo (2000). El desarrollo del lenguaje de 0 a 3 años.
Madrid:CEPE.




Silvia Romanillos es logopeda, maestra de Educación Especial, Educadora de Disciplina Positiva para Familias, asesora de lactancia y madre. Todas estas vocaciones se unen para dar forma a https://mihijonohabla.com y ayudar a aquellas familias que crean en una intervención profesional, respetuosa e individualizada.

También te puede interesar

1 comentario

  1. Muy buen articulo! Silvia es genial, me asesoró muy bien con algunos problemillas de mi hijo pequeño.

    ResponderEliminar