Bebés arcoíris, la luz tras la tormenta

9.9.19 / No hay comentarios

Si eres madres casi seguro que en un momento dado has oído hablar de los bebés arcoíris y los bebés estrella, pero ¿sabes a qué bebés se les coloca esos adjetivos?

bebé-estrella-arcoiris


¿Qué es un bebé arcoíris?¿y un bebé estrella?

No podemos hablar de bebés arcoíris sin hablar de los bebés estrella. Son dos términos que están íntimamente unidos ya que llamamos bebé arcoíris al que llega justo después de un bebé estrella. Y llamamos bebés estrella a los que ya no están con nosotros como consecuencia de una pérdida gestacional o una perinatal -la que va desde la semana 22 hasta las primeras semanas de vida del bebé-.

¿Por qué se les llama bebé arcoíris?

A estos bebés se les denomina "bebé arcoíris" como metáfora. El nombre hace referencia a la luz que ilumina el cielo y lo llena de color justo después de la tormenta. Del mismo modo estos bebés aparecen en la vida de sus padres como un rayo de alegría y esperanza justo después de la difícil situación que tuvieron que pasar.

El peso de ser un "bebé arcoíris"

Dar a luz un bebé acoíris puede ser una experiencia difícil de vivir que por desgracia es más común de lo que pensamos.

Según la SEGO entre el 10 y el 20% de los embarazos no llegan a término. Cuando esto ocurre las parejas deben atravesar un período de duelo ante la pérdida y no siempre es fácil. Por eso los bebés arcoíris nacen en una situación complicada.

Aunque los padres están felices por su nacimiento, es posible que aún les embargue la tristeza de la perdida. Además, en muchos casos, el miedo y la angustia de que algo no vaya bien de nuevo se suma la culpa al sentirse ilusionados por el nuevo bebé. Muchos sienten que "traicionan" al hijo que perdieron.

Todos estos sentimientos encontrados hacen que la percepción de la maternidad sea diferente lo que en ocasiones se refleja en los cuidados y el trato que se dan al nuevo miembro de la familia.

Sin embargo, el bebé arcoíris debe verse como una puerta a la esperanza, no como un reemplazo. Nada ni nadie podrá llenar nunca el hueco que dejó el bebé que se fue. De hecho, muchos psicólogos recomiendan no intentar negar la existencia del bebé estrella e incluirlo como parte de la historia familia. Aunque nunca llegase a nacer, para los padres siempre será su hijo.

El nacimiento del nuevo bebé nunca debe ser motivo de angustia o culpa. Debería ser un motivo de alegría del mismo modo que lo hubiera sido el de su hermano o hermana. También es tu hijo y es igual de importante. Además los bebés arcoíris son "mágicos" porque ayudan a cerrar heridas, a reconciliarse con la vida y alcanzar el equilibrio.


También te puede interesar

No hay comentarios