¿Cómo hacer que los niños lean en verano?

16.7.19 / No hay comentarios

Las vacaciones, sobre todo las de los más pequeños, deberían ser para descansar, disfrutar y divertirse. Es verdad que tres meses de parón pueden suponer un retraso significativo al inicio del curso, pero hay muchas formas de repasar y reforzar los hábitos aprendidos a través del juego y las actividades del día a día.

Hay niños a los que les gusta hacer cuadernillos de vacaciones. Mis hijos no son de esos y, obviamente, no les voy a obligar a sentarse a hacerlos. Sin embargo, hay algo que no quiero que Miss L deje de lado y es su hábito lector.

Cómo hacer que los niños lean en verano

Comenzó a leer el curso pasado, en tercero de infantil. Un buen día se dio cuenta de que leer era más que juntar letras y que servía para entender qué ponía en los libros o los carteles. En ese instante "se vino arriba" y empezó a leer todo lo que caía en sus manos por pura curiosidad.

Sinceramente, no me gustaría que perdiese esa curiosidad por saber "qué pone" porque, además de que la lectura ayuda al desarrollo del hemisferio izquierdo del cerebro -dónde se estimula la imaginación, la creatividad y la lógica- es divertido y un buen pasatiempo para las horas de más calor.

6 consejos para que tus hijos lean en verano

Aunque en casa siempre hemos tratado de fomentar la lectura en los niños, reconozco que en verano se hace más complicado. Aún así, hay trucos que nunca fallan para que los niños lean en verano.

Da ejemplo

Este es el truco por excelencia. Los niños hacen lo que los adultos hacemos, no lo que decimos. Así que si queremos que los niños lean en verano, debemos ser los primeros que abramos un libro durante las vacaciones.

Libros accesibles y a la vista

Seguro que has oído mil veces eso de que para que los niños coman sano debemos poner a su alcance alimentos saludables. Pues con los libros pasa igual.

Durante las vacaciones hay muchos ratos muertos en los que los niños no saben qué hacer. Si en pleno aburrimiento encuentran un libro que les llama la atención es muy probable que acaben abriéndolo para pasar el rato.

Lecturas en grupo

La mayoría preferimos leer a solas para evadirnos de la realidad y meternos mejor en la historia. Sin embargo, una buena forma de hacer que los niños lean mientras creamos un vínculo con ellos es hacer lecturas grupales. De este modo podemos comentar después lo que hemos leído e intercambiar opiniones como si de un club de lectura se tratase. Además, leer en voz alta les ayuda a mejorar la comprensión lectora.

Lecturas más ligeras

La lectura debe ser siempre un placer. Los niños deben asociar el hecho de leer a algo divertido con lo que pasar el rato y más aún cuando están de vacaciones. Si llega el momento en que lo ven como una obligación, se acabó.

Por eso, durante el verano debería ser más importante para nosotros mantener el hábito lector que la calidad de la lectura en sí. Comics, revistas, suplementos de periódicos o pasatiempos pueden ser una estupenda opción si nuestros hijos se niegan a coger un libro.

Acerca la lectura a su realidad

¿Os vais a la montaña? ¿a la playa? ¿quizás a otro país? ¿o puede que a un campamento? Una buena forma de hacer que los niños lean en verano es que lo hagan sobre lo que están viviendo en ese momento ya que así les resultará mucho más sencillo identificarse con la historia. Esto aumentará su interés por la lectura y los motivará a seguir leyendo.

Libertad de elección

Y por supuesto, nunca debemos olvidar que deben ser los niños los que elijan qué quieren leer. Podemos ayudar a que encuentren un libro adecuado a su edad y nivel de lectura, pero la última palabra siempre debería ser suya.

También te puede interesar

No hay comentarios