Flotadores, manguitos, burbujas... ¿cuál es la mejor opción?

20.6.19 / No hay comentarios

Con la llegada del verano aumenta la compra de sistemas de flotación para niños y bebés. Padres y madres nos aventuramos a comprar un flotador, un par de manguitos o alguna burbuja, chaleco o cinturón con la creencia de que así protegemos a nuestros hijos en el agua, pero esto no siempre es así.

flotadores, manguitos, burbujas, chalecos y cinturones para piscina

No todos los sistemas de flotación infantiles son igual de seguros. Depende del material con el que están fabricados, de su diseño y , por supuesto, de la edad y tamaño del niño o niña que los va a usar.

¿Estás pensando en comprar un sistema de seguridad para disfrutar en el agua con los peques este verano? Pues sigue leyendo.


Elementos de seguridad para el agua, ¿cuál es el más seguro?

La recomendación actual es huir en la medida de lo posible de los artículos para la seguridad en el agua hinchables ya que podrían pincharse y resultar peligrosos.

Flotadores

Los flotadores que se colocan alrededor del cuerpo son los elementos se seguridad para el agua más conocidos. Durante mucho tiempo también fueron los únicos.

A día de hoy son los que más detractores tienen ya que son un arma de doble filo. No es complicado que los niños se volteen y acaben con la cabeza dentro del agua y los pies fuera con el riesgo que eso supone. Además, es importante tener en cuenta el tamaño del flotador ya que, si la circunferencia es muy grande, el peque puede hundirse al levantar los brazos.

Flotadores de seguridad para bebés

Para solventar algunos de estos problemas aparecieron los flotadores infantiles con braguita. El uso de este tipo de flotadores es muy habitual en los bebés, pero solo son recomendables a partir de los ocho o nueve meses cuando ya son capaces de mantenerse sentados y sujetan perfectamente la cabeza. Por supuesto, no deben usarse sin supervisión de un adulto.

Los flotadores con asiento para bebés están pensados para evitar los riesgos de los flotadores clásicos, ya que impiden que el bebé se cuele por el agujero y están diseñados de tal forma que es muy dificil que se den la vuelta.

Manguitos

¿Quién no ha utilizado alguna vez unos manguitos? Yo los odiaba porque aunque te mantienen a flote limitan mucho la movilidad dentro del agua.

manguitos evolutivos antipinchazos delphin

Los manguitos y brazaletes para el agua están recomendados a partir de los dos y medio o tres años. Los clásicos son hinchables, pero a día de hoy podemos encontrar mejores alternativas como los manguitos de disco que no se pinchan y además son evolutivos.

Chalecos

Algunos bañadores infantiles llevan chalecos incorporados, pero no es difícil encontrar este tipo de elementos de flotación en tiendas especializas.

chalecos de natacion para niños

Son quizás el sistema más seguro y el único apto para todas las edades -puedes encontrar chalecos para bebés desde los 6 meses-, aunque no es de los más cómodos. Algunos niños se sienten agobiados con los chalecos de natación, aunque los hay con muchos diseños distintos para solventar este problema.

Cinturones y Burbujas

Burbujas y cinturones de natacion para niños

Las burbujas y cinturones se colocan alrededor de la cintura del peque y son estupendos porque facilitan el desplazamiento dentro del agua. Sin embargo, no son aptas para niños y niñas que no estén familiarizados con el medio acuático ya que requieren algo de destreza y no se recomiendan hasta los 3 ó 4 años.

Aunque hay burbujas con unos diseños muy divertidos que encantan a los más pequeños -como la de aleta de tiburón de la imagen-, son menos versátiles que los cinturones. Por su parte, algunos cinturones permiten añadir o eliminar elementos de forma que se adaptan muy bien a las necesidades individuales de cada nadador.



En cualquier caso, los sistemas de flotación son una herramienta estupenda para que nuestros peques disfruten del agua en verano. Bien elegidos son seguros y pueden evitar ahogamientos. Sin embargo, el hecho de usarlos no debe hacer que nos descuidemos.

Recuerda que jamás debe dejarse sin supervisión en el agua a un menor. Bajo ninguna circunstancia. Tampoco si está utilizando algún elemento de seguridad, hace pie o sabe nadar.

También te puede interesar

No hay comentarios