Acabemos con el Dream Gap con Barbie

8.3.19 / No hay comentarios

Hoy se celebra el Día Internacional de la Mujer y por eso lo he elegido para descubrirte el proyecto "Dream Gap" de Barbie a cuya presentación me invitaron hace unos días.

Proyecto Dream Gap de Barbie

Mañana hará 60 años que nació Barbie, la muñeca de plástico que permitía dar un paso más y jugar saliéndose del rol de madre habitual hasta la fecha. Su creadora, Ruth Handler, quería que las niñas pudieran elegir y por eso, a día de hoy, la marca sigue luchando para hacer realidad ese sueño.

#AcabemosconelDreamGap

¿Sabés qué es el Dream Gap?

El Dream Gap es la brecha que existe entre los sueños de los niños y el desarrollo de su potencial. Podríamos traducirlo como "la brecha de los sueños" y según los estudios llevados a cabo por las universidades de Princeton, Illinois o Nueva York comienza a partir de los cinco años.

A partir de los 5 años las niñas empiezan a confiar en sí mismas y a pensar que no podrán alcanzar sus sueños

Es a partir de esta edad cuando -sobre todo- las niñas comienzan a perder la confianza en sí mismas y a pensar que no serán capaces de alcanzar sus ilusiones. Así, dejan de visualizarse como doctoras, ingenieras, astronautas o científicas, por ejemplo. Empiezan a pensar que son peores que los niños y que por eso no podrán ejercer ciertas profesiones. Algunas incluso se sienten mal solo con intentarlo o si cuando llegan a adultas han conseguido lograrlo.



El Dream Gap ocurre por la educación que hemos recibido y siguen recibiendo los niños y niñas de hoy y por la sociedad en la que vivimos dónde faltan referentes femeninos en los que las niñas se puedan ver reflejadas.

A día de hoy, solo el 7.5% de los referentes históricos de los libros de texto de nuestros escolares son mujeres. Tan solo un 11.8% de los cargos de responsabilidad están ocupados por nosotras y el porcentaje en profesiones relacionadas con las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y la Ingeniería sigue siendo ridículo.

Y aquí es donde entra en juego la campaña contra el "Dream Gap" de Barbie y su proyecto escolar "Yo Puedo Ser", para concienciar a los adultos del mañana desde las aulas.

¿Cómo lucha Barbie contra el Dream Gap?

Barbie ha puesto en marcha diferentes líneas de actuación, como la financiación de trabajos de postdoctorado en la Universidad de New york, el lanzamiento de una nueva línea de producto ideado para empoderar a las niñas o la utilización de la influencia de su muñeca -que en sus 60 años ha ejercido más de 180 profesiones distintas- como ejemplo inspirador.

Luchemos contra el Dream Gap

Además, sigue apostando un año más por su proyecto escolar "Yo quiero ser" con el que busca fomentar la igualdad y eliminar los estereotipos de género. Para conseguirlo se ha propuesto dar a conocer y poner en valor el papel de mujeres que han hecho historia en ámbitos como la ciencia, la política, la cultura o el deporte.

Para ello desde Barbie crearon material didáctico dirigido al alumnado de Educación Primaria. Por su parte, los escolares realizaron dinámicas grupales y retos de investigación pensados para incentivarles a alcanzar sus sueños.

Laia Sanz, presenta junto con Barbie el programa "Yo Puedo Ser"

Los resultados de este ambicioso programa se presentaron a los medios el pasado 27 de febrero con una anfitriona de excepción, la piloto Laia Sanz, una de las mujeres inspiradoras en el mundo del deporte que los pequeños participantes en el programa han seleccionado en esta primera fase.

Laia Sanz se une a la lucha de Barbie contra el Dream Gap

Laia, entre otras cosas, es piloto de Dakar, trece veces campeona del mundo de trial y cinco de enduro, pero sobre todo es una mujer increíble y realmente inspiradora. Nos contó cómo el camino hasta llegar dónde está ahora no fue nada fácil.

Tuvo que soportar comentarios de otros niños -y sobre todo de sus padres- y aprender con el tiempo a transformar la frustración y la rabia que le provocaban en motivación. Lloró y tuvo ganas de abandonar cientos de veces, pero siguió luchando porque "quién tiene la voluntad, tiene la fuerza". También nos explicó cómo su entorno familiar fue un apoyo muy importante y cómo a día de hoy se siente orgullosa e ilusionada de servir de ejemplo a cientos de niñas. Porque sus obstáculos han servido para abrir barreras y que hoy ellas lo tengan un poquito más fácil.

Alguien del público le preguntó qué les diría a los niños y su respuesta fue tajante: "La misma que a las niñas" y es que, aunque en menor medida, también se da el caso contrario. Niños que quieren jugar con muñecas o pintarse las uñas, que sueñan con ser bailarines, patinadores artísticos, enfermeros o modistos y que tienen que enfrentarse a los mismos prejuicios.

Por suerte, la primera fase del proyecto "Yo Puedo Ser" de Barbie ha sido todo un éxito con la participación de más de 100.000 alumnos de escuelas de primaria dispuestos a cambiar el mundo.



*Contenido patrocinado

También te puede interesar

No hay comentarios