Niños, ¿y si hablamos de finanzas con ellos?

15.10.18 / No hay comentarios

Hace un par de semanas asistí a través de Madresfera a la presentación del primer vídeo de la campaña #DeTúaTú que CaixaBank ha creado con la intención de fomentar la educación financiera en diferentes sectores de la sociedad. En su día ya compartí el vídeo a través de las redes, pero te lo dejo aquí por si aún no lo has visto


Como ves, se trata de un vídeo orientado a los padres en el que se tratan temas como la paga y el ahorro. Es un vídeo que pretende ayudarnos a afrontar el tema del dinero con los hijos y que mediante un lenguaje sencillo y situaciones cotidianas -con las que seguro te identificas si tienes peques en casa- nos invita a reflexionar.

De la mano Jordi Martinez, director de educación financiera del IEF, pudimos desgranar el vídeo punto por punto y llegar a conclusiones tan interesantes como las que te cuento a continuación.

¿Debemos hablar de dinero con los niños?

Quizás tu tengas otra percepción, pero en mi casa -como en la del protagonista del vídeo- no se hablaba mucho de dinero. Al menos no con los niños. Parece que el dinero fuese algo "sucio", un tema tabú.

Sin embargo, el dinero es algo que nos acompaña en el día a día y que antes o después todos debemos aprender a utilizar. Entonces, ¿por qué no hablamos de él a los niños? Nunca es tarde para comenzar a hacerlo, y cuanto antes lo hagamos mejor.

Debemos enseñarles que el dinero es una herramienta para dar valor a los intercambios.Las cosas cuestan dinero. Y ganar el dinero que necesitamos para intercambiarlo por esas cosas que necesitamos o deseamos cuesta esfuerzo. Por eso es importante saber gestionarlo y aprender cuanto antes el concepto del ahorro. Para enseñárselo podemos aprovechar multitud de actividades cotidianas, como comparar ofertas, dejarles que paguen ellos o que comprueben el cambio.

Por otro lado, no debemos olvidar dejarles claro que no todo puede comprarse con dinero y que, dinero, no es sinónimo de felicidad.

¿Paga sí o paga no?

¿Cómo, cuánto y cuándo debo dar la paga a los niños?

De esos dos conceptos, gestión del dinero y ahorro, surge la famosa "paga". Hay familias que prefieren dar dinero a sus hijos cada vez que lo necesitan. Otras prefieren darles una asignación para que aprendan a administrarla.

Obviamente la paga no puede ser la misma en un niño de 7 u 8 años que en uno de 16. Diferentes edades implican necesidades distintas. Por ejemplo, para los primeros es mejor la paga semanal, mientras que para los segundos es mucho más recomendable dársela mensualmente para que aprendan a administrarse e interioricen el concepto "llegar a fin de mes".

Jordi Martinez nos aconsejó tratar la paga como una transferencia de responsabilidad y no ligarla a tareas concretas como hacer la cama o recoger su habitación. Esas tareas deberían hacerse igualmente porque somos responsables y no vivimos solos, no porque nos vayan a dar una asignación económica. Es distinto que nuestros hijos espontáneamente un día nos sorprendan lavando el coche o cortando el césped -actividades que nos suponen un ahorro- y queramos premiarles por ello.

La paga debe ser suficiente para que nuestros hijos puedan ahorrar, pero no tan grande que no requiera ningún esfuerzo para hacerlo. Es decir, debe permitirles gestionarla de modo que puedan priorizar y pensar en qué gastarla y en qué no.

En cualquier caso, debemos establecer unas normas claras desde el principio como en qué se puede o no gastar la paga y si habrá incentivos -por ejemplo al ahorro: si consigues ahorrar 5 € te damos 1 € más-.

¿Qué es el ahorro?

¿cómo hablar de finanzas con los niños?

Cómo se cuenta en el vídeo, ahorrar es guardar dinero para gastarlo más adelante. Sin embargo, como te contaba la semana pasada, los niños muy pequeños no son capaces de comprender el concepto del tiempo, por lo que hablarles de ahorro puede ser complicado.

Cuando son muy pequeños, nuestros hijos preferirán tener poco ya que esperar para conseguir mucho más tarde. Sin embargo, a medida que crecen aprenden a esperar y es cuando debemos enseñarles que ahorrar es beneficioso.

Algunas familias instan a sus hijos a dividir su paga en varias partidas, por ejemplo, la de gasto, la de ahorro y la solidaria. Sin embargo, la forma más sencilla de incentivar el ahorro es saber para qué estamos ahorrando creando objetivos. Igual que para ti es más sencillo ahorrar si sabes que es para esa escapada que tanto deseas, para tu peque es más sencillo no malgastar su dinero si visualiza -por ejemplo- el videojuego de moda.

Una hucha es siempre una buena idea, más si es conjunta para planes en familia. Aunque a medio plazo, quizás la mejor opción de ahorro sea abrir una cuenta a nuestros hijos gestionada y supervisada por nosotros mismos.

No importa si tus hijos te escuchen, siempre te están mirando

Si queremos que nuestros hijos sean responsables -financieramente hablando- debemos dar buen ejemplo.

Crear un presupuesto familiar haciéndoles partícipes es un buen comienzo. Por supuesto, debemos ceñirnos a él. Aprovechar las ofertas, no comprar impulsivamente, hacer un consumo responsable de los recursos -apagar la luz, no malgastar agua- y planificar los objetivos son otras buenas prácticas que servirán de ejemplo a nuestros hijos.


¿Qué te ha parecido el resumen? Personalmente, me pareció una jornada muy productiva de la que saqué varias conclusiones que estoy poniendo en práctica en casa. Y en la tuya, ¿se habla de finanzas con los niños?


*Artículo patrocinado

También te puede interesar

No hay comentarios