Puertas para el Ratoncito Pérez

11.6.18 / No hay comentarios

La primera vez que vi una "puerta para el Ratoncito Pérez", me pareció entrañable y muy original. Es de esas pequeñas cosas que para un adulto no tienen importancia, pero para un niño son un mundo. Para nosotros no son más que puertecitas empleadas como elemento decorativo en una habitación infantil. Sin embargo, para un niño, es una puerta mágica, la entrada a un mundo de fantasía, ilusiones y sueños.

Comprar puertas para el ratoncito pérez


Puertecitas para el Ratoncito Pérez

El origen de las puertecitas para el Ratón Pérez no está claro, aunque todo apunta a que está en las puertas para hadas que un papá norteamericano hizo para sus pequeñas. La idea gustó y hoy en día podemos encontrar diversos diseños de estas puertas en todo el mundo.

puertas para el hada de los dientes


No hay que olvidar que no en todos los lugares es el Ratoncito Pérez el que se encarga de recoger los dientes de leche caídos para hacer polvo mágico. En los países anglosajones es el Hada de los Dientes la encargada, Petit Souris en Francia, Fattina Bona en Italia y Ratai Chi en Asia.

accesorios puerta ratoncito pérez personalizada

Los ayudantes del Ratón Pérez tienen un tamaño similar, pero gustos muy distintos, por eso estas puertecitas son personalizables. Pomo, aldaba, buzón, escaleritas y hasta cestitas con queso o leche son algunos de los accesorios disponibles.

puertecita del ratón perez


Podemos encontrar puertas para el Ratoncito Pérez en multitud de lugares y su precio oscila entre los 9 y los 40€ en función de los materiales y la personalización. Otra opción es comprar una puerta de casita de muñecas y personalizarla .También podemos intentar hacer nuestra propia puertecita desde cero con materiales reciclados y un poco de chalkpaint.

La verdad es que no hace falta mucha mañana para personalizar o hacer una de estas puertas para el Ratón y es un buen DIY para pasar la tarde con nuestros pequeños.¿Te atreves?



Imágenes de Oui-Oui Blog

También te puede interesar

No hay comentarios