Churros, ¿qué sabes de ellos? + Receta

7.5.18 / No hay comentarios

El mes pasado estuvimos pasando un fin de semana en familia en Málaga. Uno de los días desayunamos en una cafetería y yo pedí una ración de churros con chocolate. Al ver lo que nos pusieron mis hijos dijeron entre sorprendidos y divertidos que aquello no eran churros, que eran porras.

receta churros madrileños

Y sí, para nosotros aquello eran porras, pero para gran parte de la geografía española era una ración de churros. Esta vez yo sabía lo que estaba pidiendo, pero reconozco que hace años a mi también me pilló por sorpresa y pensé que se habían equivocado al tomar la comanda. Y es que, como te digo, un "churro" no es lo mismo para todo el mundo.


¿Cómo son los churros en Madrid?

En Madrid -de dónde yo soy- los churros son delgados y con forma de lazo aunque en algunas grandes cadenas se empeñen en venderlos en forma de palitos. Fuera de la provincia, de existir, los llaman churros -o churritos- madrileños. En Málaga podríamos decir que hay algo parecido los "tejeringos", aunque no son exactamente lo mismo. Y en muchos otros lugares piensan directamente que les estás tomando el pelo.

Como te decía, lo que ellos llaman churros para mi son porras y porras es mejor no pedirlo en según que sitios...

En cualquier caso, te invito a que pruebes unos churros madrileños. Con chocolate están de muerte, aunque por ahí hay quien los toma con azúcar, canela, a palo seco o incluso acompañados con una cerveza. Esto último sin comentarios...

Receta de churros madrileños

La receta para hacer churros madrileños es muy sencilla. Solo necesitas agua, harina, aceite, media cucharadita de sal y una máquina para hacer churros también llamada churrera. Normalmente se utiliza la misma cantidad de agua que de harina, pero como es una masa muy dura hay quién prefiere añadir algo más de agua. Una buena proporción serían 250gr de agua por cada 150gr de harina.

Para preparar la masa tamiza en un bol la harina con la sal. Mientras pon a hervir el agua en un cazo. Cuando entre en ebullición echar el agua de golpe sobre la harina y remover hasta que la mezcla sea homogénea. Después meter en la churrera y freír en abundante aceite caliente, preferiblemente de oliva. Mucho cuidado a la hora de hacer la forma del churro porque si entra aire en la masa estallan al freírlos.

Como ves la receta es muy fácil, pero no siempre quedan bien a la primera. Más que la receta o el hecho de usar una churrera automática o una manual, aquí lo importante es la maña del churrero para que los churros no queden ni huecos, ni crudos, ni muy duros, ni grasientos.

En cuanto a las máquinas de hacer churros, son bastante fáciles de encontrar. Suelen tener en ferreterías, tiendas especializadas en cocina y repostería como Inblan, grandes almacenes e incluso algunos bazares. Por supuesto, también puedes comprar una churrera online. Las hay de plástico y metálicas. Si crees que la usarás más de una vez yo apostaría por las segundas. Otra opción es utilizar una manga pastelera con boquilla de estrella, pero yo no lo recomiendo porque la masa es muy dura y no salen igual.


¿Tú como llamas a los churros madrileños? ¿los has probado alguna vez? Si tienes tu propia receta, ¿la compartes con nosotros?


*Contenido patrocinado

También te puede interesar

No hay comentarios