Toxoplasmosis durante el embarazo

8.2.18 / No hay comentarios

Es importante cuidar la alimentación, pero aún mucho más durante el embarazo. En la primera consulta con la matrona te contarán que hay ciertos alimentos prohibidos durante el embarazo  y otros que es mejor evitar hasta que nazca tu bebé. Pero, ¿a qué se deben estas restricciones?

toxoplasmosis durante el embarazo

Algunas de ellas son para evitar que te contagies de toxoplasmosis o de listeriosis, dos enfermedades que pueden ser muy perjudiciales para el feto e incluso llegar a provocar un aborto.


Toxoplasmosis durante el embarazo

¿Qué es la toxoplasmosis?

La toxoplasmosis es una enfermedad infecciosa muy poco frecuente ocasionada por el protozoo Toxoplasma gondii. Este parásito puede vivir en las células humanas y en los gatos o en algunos animales de granja.

Muchas de las personas que contraen toxoplasmosis no se dan cuenta ya que los síntomas son similares a los de una gripe. Normalmente no supone un riesgo por lo que no es necesario tratamiento. Sin embargo, los ancianos, las personas inmunodeprimidas y las embarazadas si pueden tener problemas si contraen toxoplasmosis y en estos casos si puede ser necesaria medicación.

Si la futura madre ha tenido contacto con el parásito antes del embarazo las posibilidades de tener algún problema disminuyen radicalmente.Aún así, si contrajeses toxoplasmosis durante el embarazo, solo hay un 40% de posibilidades de que contagie al feto. Es lo que se llama toxoplasmosis congénita.

¿Cómo se contrae la toxoplasmosis?

Las vías de contagio más comunes de la toxoplasmosis son:

  • Excrementos de un gato infectado. Los gatos pueden contraer la enfermedad al comer animales infectados de pequeño tamaño y la propagan a través de sus heces. Si el gato está sano, no come carne cruda ni sale de casa, en principio no debería suponer un peligro para las embarazadas.
  • Comer carne cruda o poco cocinada de animales infectados como cerdo o cordero
  • Utilizar tablas de cortar o utensilios que hayan estado con carne cruda infectada
  • Beber agua contaminada
  • Ingerir hortalizas, frutas o verduras crudas que o se hayan lavado a conciencia ya que la tierra podría estar contaminada con los huevos del toxoplasma.
  • A través de las manos. Es importante lavarse las manos después de tocar tierra, animales, alimentos o aguas que hayan podido estar en contacto con el parásito
  • Por transmisión materno-fetal
  • Al recibir una transfusión o un trasplante de órganos de una persona que padecía toxoplasmosis y a la que no se le había diagnosticado. Esto es algo sumamente raro ya que tanto la sangre como los órganos pasan por controles muy estrictos
De intentar prevenir la toxoplasmosis viene la "prohibición" de no comer embutidos (y la desesperación de muchas al no poder comer jamón serrano) y la mayoría de las recomendaciones de la matrona durante el embarazo. La realidad es que se pueden comer si se cocinan previamente, por ejemplo chorizo frito o jamón serrano como relleno de un asado junto al que se ha cocinado.

Muchas personas piensan que el riesgo desaparece con la congelación. Sin embargo, para que el parásito muriera se necesitaría unas temperaturas que no podemos alcanzar con los congeladores que tenemos en casa por lo que si tienes mucho antojo de comer algún alimento es mejor que lo cocines a conciencia.

Toxoplasmosis congénita, ¿por qué es peligrosa?

Se llama toxoplasmosis congénita a la que adquiere el feto a través de la placenta de su madre que padece la enfermedad. Casi siempre la infección en la madre es tan leve que le pasa desapercibida, pero para el bebé puede ser mortal.

La toxoplasmosis puede ocasionar graves problemas en el feto, desde nacimiento prematuro hasta ceguera o daños en el sistema nervioso. Cuanto menos avanzado esté el embarazo más peligroso será para el bebé contraer toxoplasmosis.

Algunos bebés infectados ya presentan signos claros al nacer, pero es posible que los que padecen infecciones más leves no tengan aparentemente problemas hasta muchos meses o años después. Sin tratamiento casi todos desarrollaran problemas en la adolescencia.

Los más comunes son los oculares, pero también pueden tener problemas de audición, piel amarillenta, inflamación del bazo o el hígado e incluso daño cerebral que puede ir desde ligeras convulsiones hasta discapacidad intelectual.

Aún así no debes preocuparte. Si tomas las medidas adecuadas es muy difícil que contraigas toxoplasmosis durante el embarazo. ¿Si no lo has hecho hasta ahora por qué ibas a hacerlo en los próximos nueve meses? Y mucho más difícil que contagies a tu bebé

En cualquier caso, si estás embarazada y tienes sospechas de que padeces la enfermedad existen pruebas que puedes hacerte para descartarla. También es posible hacérselas al feto y al recién nacido. Si diesen positivo hay tratamiento, tanto para ti como par tu bebé.



¿Habías oído hablar de la toxoplasmosis? ¿Sabías que muchas de las recomendaciones de alimentación durante el embarazo están destinadas a prevenirla?

También te puede interesar

No hay comentarios


Responsable » Marta Garbajosa
Finalidad » moderar y publicar tu comentario
Legitimación » tu consentimiento
Destinatarios » tus datos no se cederán a terceros
Derechos » puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, portabilidad y oposición, o si procede, a la limitación y/o cancelación del tratamiento, comunicándolo por escrito a blog@agendademama.com