Termómetro digital, ¿Cuál elegir?

11.1.18 / No hay comentarios

Un termómetro es un instrumento que sirve para medir la temperatura ambiental, de un objeto o un fluido. Lo inventó Galileo Galilei en 1592 y, desde entonces, ha experimentado grandes avances hasta llegar a ser el objeto cotidiano que conocemos hoy en día.

Cuando somos padres nos damos cuenta de que nuestro termómetro de toda la vida "no sirve" y empezamos la búsqueda del termómetro perfecto para tomar la temperatura del bebé.

Termómetros digitales, cuál elegir

Los termómetros puede emplearse con distintas finalidades y dar el resultado en diversas escalas. Los termómetros que empleamos en nuestras casas para medir la temperatura corporal se denominan termómetros clínicos y suelen estar reglados entre los 35 y los 42 grados Celsius (ºC) -el rango en el que se encuentra la temperatura corporal humana-, aunque también es posible que den el valor en grados Farenheit (ºF).

Termómetros digitales, ¿cuál elegir?

El termómetro es un artículo habitual en el botiquín de cualquier hogar, pero ¿qué sabes de él?

Los termómetros habituales en todos los hogares eran los llamados termómetros de vidrio o termómetros líquidos. Estos termómetros permitían la medición en unos minutos de la temperatura oral, axilar y rectal gracias a la columna de mercurio que contenían en su interior y que se dilataba o contraía en función de la temperatura medida. El resultado de la medición se obtenía mirando a contraluz su correspondencia en una escala graduada en el vidrio. Sin embargo, desde que en 2009 la CEE prohibió su fabricación por la toxicidad del mercurio en caso de rotura, hoy en día están prácticamente en desuso. En los últimos años se ha sustituido el mercurio de su interior por alcohol teñido.

Existen multitud de alternativas a los termómetros de mercurio

Actualmente podemos encontrar en el mercado muchas alternativas a los tradicionales termómetros de mercurio: termómetros digitales estándar, de tira plástica, de oído, sin contacto y hasta con forma de chupete. Algunos termómetros clínicos -como este de Miniland- incluso son capaces de conectarse con tu tablet o tu smartphone y llevar un registro gráfico de todas las temperaturas medidas que puedes guardar o compartir. Demasiados tipos para quedarse solo con uno, pero, ¿sabes cuál es el termómetro digital que más se adapta a tus necesidades?


Termómetro digital estándar

termómetro digital para niños

La apariencia de los termómetros digitales recuerda a la de los termómetros tradicionales de mercurio. Están formados por un bulbo -en el que se encuentra la sonda de medición- y una parte más ancha que contiene la pantalla digital y el botón de encendido/apagado. Permiten la medición de la temperatura corporal oral, axilar y rectal en unos minutos y son muy fiables.

En función del fabricante son capaces de medir temperaturas entre 32 y 43ºC y dar el resultado en grados Celsius o Farenheit. Además, casi todos los modelos incluyen una alarma de temperatura alta y otra que indica cuando ha finalizado la medición.


Termómetro de chupete

termómetro digital de chupete

El termómetro de chupete es el termómetro clínico perfecto para los bebés acostumbrados a usar chupete ya que no notarán que se trata de un termómetro. Su apariencia es la de un chupete típico con la diferencia de que en el frontal incorpora una pantalla digital en la que aparecerá el resultado de la medición de la temperatura oral del bebé.

Normalmente incorporan una tetina de silicona médica suave y blandita para que el bebé esté lo más cómodo posible durante su uso y una alarma de temperatura alta. Lo habitual es que sean capaces de medir en un rango de entre 32 y 42.9ºC, aunque depende del fabricante.


Termómetro de tira plástica

Estos termómetros ofrecen una medición orientativa y no exacta de la temperatura corporal. Los termómetros de tira plástica son una tira de plástico adhesivo que se coloca en la frente del bebé y, después de un minuto aproximadamente, indican mediante una escala de color si tiene fiebre o no.

Termómetro de contacto por infrarrojos

termómetro digital de infrarrojos por contacto

Este tipo de termómetro clínico se conoce coloquialmente como termómetro de oído aunque en muchos casos también permite la medición de la temperatura en la frente. Los termómetros de contacto por infrarrojos son capaces de ofrecer una medida fiable de la temperatura en tan solo un segundo por lo que son perfectos para usar con niños pequeños que son incapaces de mantenerse inmóviles durante los minutos que requiere una medición con un termómetro digital estándar. Son muy usados en hospitales por su rapidez y por poseer capuchones desechables.

Sin embargo, los termómetros de contacto también son objeto de crítica -la mayoría de las ocasiones por un mal uso-. Para obtener un resultado fiable con los termómetros de contacto por infrarrojos deben tenerse en cuenta ciertos factores como que la temperatura timpánica (del oído) es algo más elevada que la de otras partes del cuerpo, que no deben emplearse con oídos con mucho cerumen o que es importante no presionar la oreja con el sensor del termómetro para no falsear los resultados. Algunos de los modelos más modernos son capaces de medir también el pulso y la gran mayoría incorporan alarmas de batería baja y de fiebre.

Termómetro sin contacto

termómetro digital sin contacto

Los termómetros sin contacto son el siguiente paso a los termómetros de contacto. También funcionan por infrarrojos, pero no es necesario que el sensor del termómetro entre en contacto con la piel.

Los termómetros sin contacto por infrarrojos son capaces de medir la temperatura corporal, la ambiental y la de sólidos y líquidos en apenas dos segundos. La mayoría incorporan alarmas de batería baja y fiebre y los últimos modelos son capaces de conectarse con dispositivos electrónicos portátiles como un pc, una tablet o un smartphone para hacer un seguimiento de las temperaturas a lo largo del tiempo.

Para obtener unas medidas fiables es importante leer detenidamente las instrucciones del fabricante y tener en cuenta algunos puntos como dejar el termómetro en reposo durante unos minutos en la habitación en la que se realizará la medición y tener la precaución de no tomar la temperatura de un bebé recién salido del baño, que haya estado expuesto al sol o justo después de mamar ya que la temperatura de la frente variará enormemente dando un resultado erróneo.


¿Conocías todos estos tipos de termómetros digitales? ¿Cuál elegirías para tomar la temperatura de tu bebé?

También te puede interesar

No hay comentarios