Trucos de madre: Cómo ahorrar en la compra de ropa infantil

29.11.17 / No hay comentarios

El otro día viví una situación que me recordó que hace mucho que no te cuento ninguno de mis trucos de madre. Por eso hoy quiero compartir contigo estos tips para ahorrar en la compra de ropa para nuestros hijos.

comprar zapatos

Trabajar desde casa cuando se tienen niños pequeños es misión imposible. Sobre todo cuando han hecho piña y decidido que la siesta, si eso, me la eche yo.

Hace unos días los metí en el coche con la intención -no te voy a engañar- de que cayesen rendidos en el trayecto y pudiera sentarme a terminar un par de trabajos pendientes. Mi gozo en un pozo, fueron todo el camino cantando alegremente y acabamos pasando la tarde en un centro comercial. Allí viví la situación que te contaba. Una señora me paró para pedirme ayuda con la talla de una prenda. Buscaba un regalo que viajaría al otro lado del mundo y estaba un poco perdida. Después de algunos minutos de charla y un par de consejos rápidos se decidió sin problema.


Cómo ahorrar en la compra de ropa para niños y bebés


Planifica tus compras

Coge boli y papel y dedica unos minutos a apuntar qué hay en el armario de tu peque. Cuando hayas hecho inventario te será mucho más fácil ver qué es lo que realmente necesita tu hijo y evitar compras innecesarias.

La ropa para niños es muy bonita y muchas veces es difícil controlarse -sobre todo con la de bebé-, pero no merece la pena gastar dinero en prendas que usarán una o dos veces.

Abonate a los packs

Los pijamas, calcetines y la ropa interior son mucho más baratos si los compras en packs. La mayoría de grandes superficies ofrecen estos paquetes a buen precio con un algodón de una calidad bastante razonable.

Esto es extensible a las camisetas y los pantalones de chándal. Los bebés crecen muy rápido y manchan mucho por lo que los packs de prendas te ahorrarán trabajo de lavandería. Al fin y al cabo los desecharás antes por talla que por cualquier otra razón. En el caso de niños un poco más grandes necesitarás prendas de calidad o un mayor número de ellas para que aguanten toda la temporada. ¡Tú decides!

Si a las prendas unisex

A estas alturas ya sabrás que nunca he sido fan del azul para los niños y el rosa para las niñas, pero es que, además, las prendas unisex te ayudan a ahorrar.

Si tus hijos son de distinto sexo -como los míos- te habrás dado cuenta de que heredar de niño a niña es mucho más fácil que en sentido contrario. Si optas por prendas unisex habrá muchas más prendas que el mayor ha dejado como nuevas y que podrán compartir.

Apuesta por prendas comodín

Elije prendas básicas y colores neutros que combinen fácilmente con las demás piezas del armario de los niños. Evita estampados difíciles de combinar, colores muy sucios o personajes de moda en la medida de lo posible.

En cuanto al calzado, deportivos blancos y botas o botines marrones o azul marino suelen ser la mejor opción.

Compra una talla más

Este es mi truco estrella. Siempre compro una talla más, pero no para que puedan usarla durante dos temporadas. Mis hijos son muy delgados y si ya de por si su talla les queda ancha, no quiero ni pensar en vestirlos con una talla de más.

Lo que hago es comprar toda la ropa en rebajas -o al menos el grueso de lo que será el armario de temporada- de la talla que usarán durante el año siguiente. Lo malo de este sistema es que solo vale para niños y niñas de más de dos años y nunca para comprar zapatos.

Con el calzado ocurre como con la ropita de los bebés. Es muy difícil prever el crecimiento por lo que puede que no aciertes con la estación del año y acaben sin estrenar. Sin embargo, a partir de los dos años el crecimiento se ralentiza. De este modo, antes o después le servirá la ropa que has comprado.

Además, es un sistema muy práctico porque el frío -o el calor- no os pillará desprevenidos. También es un modo de comprar prendas de marca o de encontrar a buen precio prendas más costosas como los abrigos.

Busca liquidaciones y outlets

Además de comprar en rebajas, las tiendas en liquidación y los outlets son tus amigos. Otra opción que está muy en auge -aunque aún hay mucha reticencia- es comprar en tiendas de segunda mano.

En cualquiera de estos lugares encontrarás prendas de calidad, sin estrenar y a muy buen precio fuera de los periodos habituales de rebajas.

Imaginación y reciclaje

Como se suele decir: Imaginación al poder.

Los leggins largos de las niñas son unos fantásticos piratas de entretiempo. El vestido de manga larga favorito de tu hija puede pasar a tener manga francesa en un momento dado. Y los shorts del verano pasado le servirán para el próximo con casi total seguridad.

Con los niños la cosa se complica un poco más, pero aún así hay multitud de tutoriales para hacer crecer el largo de los vaqueros o transformarlos en bermudas para el buen tiempo.


y tú, ¿Cómo ahorras en la compra de la ropa de tus hijos? ¿También compras de un año para otro ? ¿Te atreves a comprar calzado con antelación?



*Post patrocinado

También te puede interesar

No hay comentarios