El cerebro del niño explicado a los padres

31.10.17 / 3 comentarios

Aún queda mucho para poder enfrascarme durante horas en un libro como lo hacía antes de ser madre. Sin embargo, ya se va notando que mis peques están creciendo y dependen menos de mí. En lo que también se nota que soy madre es que mis lecturas han cambiado. Ahora casi todos los libros que pasan por mis manos son infantiles o dedicados a la maternidad y la crianza. Ojo, que eso no es malo, eh? De hecho podría decirse que es hasta bueno, porque por el camino encuentro joyitas como "Parir sin dolor" de Consuelo Ruiz o libros como del que te quiero hablar hoy: "El cerebro del niño explicado a los padres" del Dr. Álvaro Bilbao de la editorial Plataforma Actual.

El cerebro del niño explicado a los padres - Álvaro Bilbao

La maestra de Miss L nos recomendó este libro basado en la neurociencia en la última reunión escolar. Tenía muy buenas referencias de él -también alguna mala que lo tachaba de irrespetuoso- y ese fue el empujoncito que necesitaba para hacerme con un ejemplar.

¿De qué va "El cerebro del niño explicado a los padres"?

Álvaro Bilbao -doctor en Psicología, neuropsicólogo y padre de tres- está convencido de que unos conocimientos básicos del cerebro del niño pueden ayudar a las familias a que su relación sea más satisfactoria y profunda.

Partiendo de esa base el libro se divide en cuatro bloques: Fundamentos, Herramientas, Inteligencia Emocional y Potenciar el cerebro intelectual. En cada uno de ellos, mediante ejemplos claros y un lenguaje sencillo nos va adentrando en el cerebro de los niños y nos da pautas para hacer de nuestros hijos unos niños felices.

Me gusta haber terminado el libro con la sensación de estar haciéndolo bien no estar haciéndolo del todo mal. De que criar a un hijo tiene mucho de sentido común y que a veces lo más sencillo es lo más efectivo. Pero, sin duda, me quedo con una cita del capítulo 3:

"Con los hijos, el tiempo pasa, y solo pasa una vez. Lo que dejes de hacer ahora no volverá. Lo perderás para siempre"

Y es que es cierto, ellos solo serán niños una vez, pero nosotros seremos sus padres para siempre. Por eso es tan importante disfrutar con ellos cada instante. Y qué mejor forma que poniéndonos a su nivel y ayudándolos en su desarrollo con las herramientas que Álvaro nos regala en el segundo bloque.

Habla de anticiparnos, de evitar el castigo, de límites y de recompensas. Quizás ésta es la parte más controvertida del libro, ya que muchos no estarán de acuerdo con él. Personalmente -y aunque no soy fan de los límites ni de las recompensas- me han gustado el enfoque, los razonamientos y algunos de los ejemplos que da. Me he sentido identificada con situaciones en las que he perdido los nervios y creo que su propuesta puede ayudar. También es cierto que otros ejemplos son desafortunados o pueden ser malinterpretados.

El bloque de inteligencia emocional habla de cómo forjar un vínculo valioso y duradero con nuestros hijos. De la importancia de hacer que se sientan valorados e importantes, de cómo prevenir sus miedos y ayudarles con los que ya tienen y de asertividad.

El libro termina con varios capítulos centrados en cómo potenciar la memoria, la atención, la creatividad o el autocontrol.

Personalmente la lectura de "El cerebro del niño explicado a los padres" me ha resultado enriquecedora. Si bien puede haber puntos con los que no esté totalmente de acuerdo, creo que sirve de base para mejorar la relación entre padres e hijos.

También te puede interesar

3 comentarios

  1. ¡hola! gracias por el post, me ha parecido un libro de lo más interesante que me pienso leer.. si mi hija me lo permite, claro... ;) estoy en fase de retomar la lectura, y haciendo lista de deseos, y éste va directo, ¡besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no te deja leer es que es tan pequeñita que te merece más la pena disfrutar con ella que con el libro ;) Un beso

      Eliminar
  2. Escuché una de sus charlas en Gestionando hijos cuando vino a Barcelona y todo lo que decía parecía tan lógico, tan natural... Intentamos cometer los mínimos errores pero no están de más este tipo de lecturas por si estamos haciendo algo rematadamente mal.

    ResponderEliminar