Vuelta al cole + nuevo bebé, ¿caos asegurado?

4.9.17 / No hay comentarios

Hace nada estaba aquí contándote que no sabía si parar las publicaciones durante el verano y hoy ya es septiembre y en cuatro días toca volver a la rutina. Justo de la vuelta al cole quiero hablar hoy, pero no de una cualquiera.

Vuelta al cole y nuevo bebé

Aunque quizás estés deseando volver a la normalidad después del verano, en el fondo pensar en retomar el día a día da pereza. Solo de pensar en los madrugones, en las prisas para llegar al cole a tiempo, desayunados y limpios, y empezar a correr durante todo el día para seguir corriendo hasta que los niños caen rendidos -extraescolares mediante- hace hiperventilar a cualquiera. Pero, ¿qué pasa si la vuelta al cole además coincide con la llegada del hermanito?


Vuelta al cole + nuevo bebé, ¿caos asegurado?

Si ya de por sí es complicada la vuelta al cole cuando se tiene un bebé pequeño en casa, cuando el bebé acaba de llegar "es de locos" me comenta una amiga.

Para escribir este post, que una lectora me pidió en las redes, busqué varios testimonios de familias que ya habían pasado por ello. La mayoría coincidieron que el problema no fue tanto la reacción de los hermanos mayores como de la logística.

Seguramente lo que más preocupa a los padres es cómo se lo tomará el hermano mayor. Sara me dice que "no queríamos que el mayor se sintiese desplazado". Lourdes va más allá " llegó a decirnos que no le importaba ir al cole, pero no quería que el bebé se quedase con nosotros si no estaba él".

Por suerte, la mayoría de los hermanos mayores estaban emocionados con su nuevo rol dentro de la familia y no tuvieron problema con volver al cole y ver a sus amiguitos dejando en casa al recién llegado. Otros eran tan pequeños que apenas fueron conscientes de la situación.

El problema llegó después cuando los bebés crecieron y empezaron a acaparar todas las atenciones. " Digamos que la peque dio un pasito atrás en su independencia. Volvió a pedir que le diéramos de comer nosotros, por ejemplo", cuenta Nuria.

Ese retroceso en su independencia es normal y todos los hermanos mayores lo sufren en un momento u otro. "Ten en cuenta que en nuestro caso pasó de ser la reina de los mares de la familia a compartir su reinado con una hermana y un primo que nació 20 días antes" continúa diciendo.

Pero como te decía, la mayoría hablan de caos logístico. Si todavía está papá en casa él seá un punto clave en la organización familiar. Mientras él se encarga del mayor, la mamá puede hacerlo del pequeño -o viceversa-. Si ya se ha incorporado al trabajo siempre podemos contar con los abuelos que están más que dispuestos a ayudar, pero ¡ay si la mamá está sola!.

Preparar a uno es complicado, pero tener listos a dos -o tres- a tiempo cuando uno es un recién nacido es casi misión imposible. Cambios de pañal de última hora, bebé que llora porque tiene hambre justo al salir... Cristina tenía mellizos cuando nació su hija pequeña que tuvo que pasar varios días en la incubadora: "Era su primer año, todavía tenían dos añitos y coincidió con el período de adaptación. Sin los abuelos no habría sido posible".

Laura va más allá "el fular (portabebés) se convirtió en una prolongación de mi cuerpo para poder atender a los dos a la vez". Lo bueno es que según nos cuentan "el estrés inicial solo dura unas semanas hasta que todos nos adaptamos a la nueva situación".

Al final todos coinciden en que son momentos que recuerdan con cariño y que como todos las etapas en la maternidad "los momentos de caos acaban pasando". Porque sí, como bien dicen por ahí: "los días son largos, pero los años son cortos"

También te puede interesar

No hay comentarios