Buscando mi estilo tras ser madre

7.8.17 / 2 comentarios

Reconozco que nunca he sido muy coqueta. Para mí siempre ha primado la comodidad y la funcionalidad y eso de "antes muerta que sencilla" o de "para presumir hay que sufrir" son frases que no van conmigo. Nunca he sido muy cremas y el pelo sigue siendo mi asignatura pendiente, pero eso no quita que -como a todos- me guste verme bien.


Dermocosmética Martiderm

La verdad es que desde que soy bimadre apenas tengo tiempo de mirarme en el espejo, pero de un tiempo a esta parte lo que veía no me atraía demasiado. Como no me gusta lamentarme he decidido ponerme manos a la obra. Te pongo en antecedentes:


Varios cambios de peso

Hace años tenía un estilo propio con el que me sentía cómoda y adecuada según la ocasión. Ahora, varios cambios de peso y embarazos mediante, mi armario es un caos de prendas con las que no me identifico y que no me ayudan a sentir bien.

En la universidad engordé bastante. Algunos años después el endocrino me puso a dieta por sobrepeso y perdí unos 9-11 Kg. En aquél momento yo no sabía si habría algún efecto rebote, así que fui comprando ropa sobre la marcha. No invertí demasiado en ella porque era una necesidad al cambiar de talla y me lo tomé como algo "provisional".

Cuando por fin me convencí de que no habría efecto rebote me quedé embarazada por primera vez y engordé unos 21kg. Sin dieta y sin ejercicio tardé algo más de nueve meses en perderlos y de nuevo fui comprando sobre la marcha para capear el temporal.

Un año después de volver a mi peso me quedé embarazada de nuevo. Mi intención era no coger demasiado peso en el segundo embarazo, pero mi doctora me dijo que si la primera vez lo había perdido igual que lo había ganado era porque mi cuerpo es así y seguramente engordaría lo mismo. No se equivocó, por más que intenté controlar la alimentación subí 22kg exactos.

En esta segunda maternidad he tardado un poquito más en recuperar mi peso, pero de nuevo estoy igual que antes de los embarazos sin haber hecho nada especial. La diferencia es que estoy menos joven, más cansada y más blandita.

---------- o o o O o o o ----------

Con dos peques a mi cargo no me sobra mucho tiempo para arreglarme tranquilamente y mi armario tampoco colabora, así que -como te decía- he decidido pedir ayuda profesional.

Asesoría de imagen personal

Hace unas semanas me cité con una asesora de imagen y personal shopper que me hizo un estudio morfológico y de color y me dio algunos consejillos para mejorar la percepción de mi misma y mi proyección hacia los demás.

Me habló de colores, de cortes que me favorecen y de prendas que es mejor evitar. También estuvimos hablando de pelo -corte y color-, de formas de gafas y de productos de maquillaje y de cuidado de la piel.

Me habló de maquillajes con tratamiento y de productos de dermocosmética de farmacia y parafarmacia. En concreto mencionó la marca Martiderm, muy conocida por sus sus ampollas de proteoglicanos.

¿No sabes lo que son los proteoglicanos? 

Yo la verdad es que hasta hace poco tampoco tenía ni idea, pero están muy de moda últimamente. Parece que de un tiempo a esta parte todo el mundo hablase de ellos, y me llamó la atención que la asesora mencionara la marca. Pincha aquí para ver productos Martiderm.

A grandes rasgos, estás ampollas de los laboratorios Marti Tor refuerzan la estructura de la piel aportando hidratación, flexibilidad, luminosidad, firmeza y minimizando la aparición de arrugas.

Existen tres tipos de ampollas de proteoglicanos Martiderm: para pieles secas, mixtas y grasas. Se utilizan diariamente por la mañana o por la noche -una ampolla puede durar varios días- y, por lo que he leído en varios foros, el efecto es inmediato.


¿Has acudido alguna vez a un asesor de imagen o a un personal shopper? ¿Estás contenta con tu estilo? ¿Has tenido muchos cambios de peso? ¿Conocías las ampollas de proteoglicanos de Martiderm? ¿Las has probado ya? Si es así, por favor, déjame un comentario con tu opinión ;)


*Post patrocinado

También te puede interesar

2 comentarios