Consejos para un correcto uso del sacaleches

24.7.17 / No hay comentarios

Cuando una madre amamanta en realidad no necesita mucho más. Es cierto que hay algunos artículos de puericultura que ayudan y que a muchas mamás les resultan imprescindibles como, por ejemplo, los cojines de lactancia. Sin embargo, si tuviese que elegir mis imprescindibles serían los discos de lactancia y un buen sacaleches.

como usar un sacaleches correctamente

Quién más, quién menos ha tenido que recurrir alguna vez a un sacaleches. Pechos ingurgitados, bebé congestionado que apenas puede respirar, banco de leche casero, ausencia puntual de la mamá, vuelta al trabajo e incluso donación de leche materna. Todas estas son razones por las que conviene tener un extractor de leche materna a mano.

La elección de uno u otro modelo dependerá de las necesidades de cada familia y de su presupuesto. ¡No es lo mismo si va a usarse de modo puntual, que si va a darse un uso habitual durante toda la lactancia materna. Lo que sí es común es la sensación de "vaca lechera" y la cara que se nos queda cuando vemos que después de un buen rato apenas hemos sacado unos ml, a todas luces insuficientes para nuestra criatura.

Por suerte, te puedo dar algunos consejos que te ayudarán a utilizar el sacaleches de forma correcta y a acostumbrarte más rápido a la rutina de extracción.


Consejos para un correcto uso del sacaleches

  • Debes elegir un embudo -la pieza cónica que va en contacto con el pecho- del tamaño adecuado para ti. La talla correcta es aquella que rodea el pezón, pero deja suficiente espacio para que se mueva libremente hacia adelante y hacia atrás sin rozar con las paredes.
  • Si tienes intención de dar a tu bebé la leche que extraigas asegúrate de que has limpiado el sacaleches antes de la extracción siguiendo la recomendación del fabricante. ¡No olvides lavarte las manos!
  • No hay un momento ideal para la extracción de leche materna, aunque hacerlo siempre a la misma hora ayuda. Mi truco utilizar el extractor de leche en un pecho mientras el bebé mamá del otro para aprovechar el reflejo de eyección.
  • Busca un lugar en el que no te molesten y evita las distracciones. Cuanto más tranquila estés, más sencillo será el proceso y más cantidad de leche obtendrás.
  • Algunas mujeres masajean el pecho o aplican calor antes de utilizar el sacaleches. Sin embargo, lo que mejor funciona es tener cerca a tu bebé -o al menos una foto suya o su grabado-.
  • El embudo debe mantenerse pegado al pecho sin presionarlo ya que podríamos bloquear algún conducto galactóforo. Lo más sencillo es sujetar el pecho con la palma y utilizar los dedos índice y pulgar para mantener el embudo en la posición correcta.
  • Del mismo modo que la lactancia materna no es dolorosa, la extracción de leche materna tampoco debe serlo. Si te duele algo no va bien. Puede que el embudo no sea de tu talla, que tengas algún problema en el pecho o que el sacaleches que estás utilizando no sea el más adecuado para ti.
  • Tanto si tu sacaleches es eléctrico como si es manual, debes extraer la leche con el máximo vacío que puedas tolerar. Para averiguarlo auméntalo lentamente hasta que empieces a sentir ligeras molestias y, entonces, redúcelo un poco.
  • Si no estás utilizando un extractor de leche materna doble, comienza con un pecho, pasa al segundo y repite de nuevo la operación. Cuando tengas práctica no debería llevarte más de 20 o 30 minutos. Sobre todo, no desesperes. Por experiencia sé que durante los primeros minutos apenas salen unas gotas, pero de repente llega la subida -o bajada- de la leche y comienza a salir a chorro.
  • Y, sobre todo, ten paciencia. Aunque los primeros días te sientas incómoda, recuerda por qué quién lo estás haciendo.


¿Has utilizado alguna vez un extractor de leche materna? ¿El sacaleches es tu amigo o tu enemigo? ¿Tienes algún otro consejo que te gustaría compartir?


*Post Patrocinado

También te puede interesar

No hay comentarios