Smoothies: Cómo prepararlos en cinco pasos

29.5.17 / No hay comentarios

Los batidos de frutas o smoothies -como se les llama ahora- son perfectos para el verano. No solo son refrescantes, es que además aportan una gran cantidad de vitaminas y energía.

como preparar un smoothie o batido de frutas


Los batidos de frutas son perfectos para desayunar, merendar o como postre. Aunque tampoco conviene abusar de ellos ya que pueden llegar a ser bastante calóricos en función de su composición.

Sin embargo los smoothies -como los helados caseros y la limonada- son una buena opción para los niños. Entran por los ojos con sus llamativos colores y son un modo estupendo de mantenerlos hidratados y que coman fruta.

Los smoothies ayudan a mantener hidratados a los niños mientras toman fruta sin darse cuenta

Preparar un smoothie es muy sencillo y rápido para la mayoría de los mortales. En mi caso es algo más complicado ya que en casa tenemos varias alergias e intolerancias. Aún así podemos preparar un batido de frutas apto para toda la familia invirtiendo un poquito más de tiempo.

Cómo preparar un smoothie en cinco pasos


  1. Elegir la base líquida: En función de cuanto líquido agregues tu smoothie será más o menos denso. Puedes utilizar agua, leche -de origen animal o vegetal-, té, o jugos como el agua de coco. Si quieres una textura más cremosa una buena idea es utilizar como base de tu batido helado, kéfir o yogur. Truco: si utilizas leche vegetal opta por la de avena que aporta menos sabor y no quita el protagonismo a las frutas del batido.
  2. Elegir el sabor: Elige cómo mínimo dos frutas o verduras diferentes que combinen entre sí. Lávalas, quítales la piel si es necesario y trocéalas. En mi caso hay muchas frutas estupendas que tengo que excluir, como la sandía, el melón o el mango. Sin embargo, mi alergia es a una proteína que se desnaturaliza con el calor, por lo que si cocino la fruta y la verdura si puedo tomarla. Mi solución: Hacer una compota cociendo al vapor las frutas y verduras en vez de preparar un zumo con ellas.
  3. Endulzar: Aunque la mayoría de frutas ya tienen suficiente dulzor a algunas personas les gusta añadir unas cucharaditas de miel, estevia, azúcar o algún sirope.
  4. Aromatizar y aportar nutrientes extra: Y para terminar tu batido puedes añadir frutos secos, pólen, semillas, cereales, alguna especia -como canela-, vainilla, menta o incuso cacao en polvo.
  5. Por último, coloca todos los ingredientes en el vaso de tu batidora y en unos segundos tendrás tu smoothie listo para tomar.


Como ves los smoothies tienen millones de combinaciones en función de tus gustos y de las frutas que tengas disponibles y no te llevarán más de cinco minutos.

Lo ideal es servir los batidos de fruta recién hechos y bien fríos. Se puede añadir hielo, pero al derretirse aguarán la mezcla. Dos buenos trucos son utilizar cubitos de hielo reutilizables y -mi preferido- congelar la fruta troceada. De este modo siempre tendrás tu fruta preferida disponible aunque esté fuera de temporada.


¿Cuál es tu smoothie preferido? ¿Sueles preparar batidos de fruta para tus hijos?

También te puede interesar

No hay comentarios