Consejos para un embarazo feliz: Ejercicio

19.5.17 / No hay comentarios

Hace unos meses te hablaba en este blog de maternidad de los cambios que experimenta tu cuerpo cuando esperas un bebé. Hoy quiero hablarte del ejercicio físico durante el embarazo.

Ejercicio físico durante el embarazo

Si habitualmente has hecho deporte, que tengas un predictor positivo en la mano no significa que debas dejarlo de lado. Salvo contraindicación médica, el embarazo no es un impedimento para continuar con el ejercicio físico. Al menos durante los primeros meses.

A medida que avanzan las semanas el tamaño de la barriga te limitará los movimientos cada vez más, pero aún así puedes continuar con este hábito saludable. Eso sí, es posible que tengas que modificarlo para que sea seguro para ti y tu bebé.

El ejercicio físico ayudará a tu cuerpo a prepararse para el parto y a recuperarse más rápidamente después. Elige ejercicios suaves como el yoga o la natación.


Consejos para hacer ejercicio físico durante el embarazo

Aunque hay mujeres deportistas de élite que incluso han competido estando embarazadas, lo ideal es elegir un ejercicio físico suave de bajo impacto durante el embarazo.

La natación es quizás uno de los mejores ejercicios para esta etapa de la vida de la mujer. Es un deporte muy completo que actúa sobre todo el cuerpo sin dañar al bebé. Por otro lado, el agua hace que nos sintamos más ligeras, dando un respiro a nuestras articulaciones. 

El yoga es otro de los ejercicios preferidos por las mujeres embarazadas. Además de ayudar a reducir el estrés, contribuye a preparar el canal del parto.

En las clases de preparación al parto es posible que hayas descubierto la pelota suiza. Los ejercicios que pueden hacerse sobre esta pelota de gran tamaño ayudan a relajar las caderas durante la espera y a recuperarse mejor después del parto. Estos ejercicios pueden realizarse incluso durante el parto. De hecho, cada vez es más habitual encontrar pelotas suizas en los paritorios ya que ayudan a sobrellevar el dolor de las contracciones. 

Pero el ejercicio físico por excelencia durante el embarazo es sin duda la marcha. Caminar al aire libre hace que se oxigene nuestro cuerpo, se reduzcan las tensiones y se controle el peso más fácilmente. También minimiza la hinchazón y previene la ciática. Paseando a menudo, el cuerpo se tonifica y se fortalece de cara al parto. Por supuesto, al mejorar la forma física, la recuperación postparto es más rápida. 

Seguro que has escuchado que andar las últimas semanas hace que te pongas de parto y ayuda en la dilatación. Efectivamente, en los últimos días el balanceo que se produce durante el paseo ayuda a colocarse al bebé y a borrar el cuello del útero más rápidamente.


En cualquier caso, consulta a tu médico antes de comenzar a realizar ningún tipo de ejercicio físico durante el embarazo. Él te dirá cuál es el mejor en tu caso o si hay alguna contraindicación que te impida hacerlo.

También te puede interesar

No hay comentarios