11 consejos para viajar con niños pequeños

4.4.17 / No hay comentarios

Yo era de esas que pensaba que un bebé me cambiaría la vida y había muchas cosas que tendría que dejar de hacer. Y si, no te voy a engañar, ser madre te cambia la vida y hay muchas cosas que tendrás que dejar de hacer, pero entre ellas no está dejar de viajar porque resulta que ¡viajar con niños es posible!. Solo hay que tener en cuenta unos cuantos consejos si viajas con niños pequeños.

Consejos para viajar con niños pequeños

¡11 Consejos para viajar con niños!

La edad influye

Aunque pueda parecer lo contrario, viajar con bebés es mucho más sencillo que viajar con niños pequeños. A partir de su primer cumpleaños se vuelven mucho más inquietos y se mueven más por lo que será complicado pretender que aguanten tranquilos todo el trayecto o que no se aburran sin moverse visitando lugares de aquí para allá. Además, ¡hasta los dos años no pagan billete de avión!

Planifica

No hace falta que te pares a planificar cada detalle del viaje con meses de antelación, pero cuando se viaja con niños tampoco puedes dejarlo a última hora. Se acabó eso de salir "a la aventura" y llegar al destino sin saber dónde vas a dormir.

Cuenta con ellos

Es recomendable que busques alternativas kindfriendly adaptadas a la edad de tus peques donde puedan encontrarse a gusto. No se trata de convertir el viaje en familia en un parque de atracciones infantil, pero tampoco de martirizar a los niños con visitas y más visitas para adultos. Es importante encontrar el punto medio y hacerles sentir que son parte de la familia y que cuentas con ellos. ¡Quizás podrías darles la posibilidad ayudar en la elección del destino! Al fin y al cabo se trata de vacaciones en familia y acaso ¿los niños no son parte importante dentro de ella?

Realiza trayectos cortos o haz muchas paradas

Cuando se trata de viajar con niños es impensable pretender hacer todo el trayecto "del tirón". Lo ideal es hacer trayectos cortos o realizar muchas paradas para que no se les haga pesado el viaje y aguanten lo más tranquilos y relajados posible hasta el destino. ¡Échale imaginación y convierte el camino en una experiencia más del viaje!

Si ya has llegado al destino vacacional y quieres hacer una ruta por varios lugares, lo ideal es que elijas una "estación base" lo más equidistante posible de todos los puntos que quieras recorrer y hagas pequeñas excursiones desde allí. Es el mejor modo de no cansar en exceso a los niños y poder conocer la zona sin tener que mover todo el equipaje.

Viaja de noche

Por mucho que pongan de su parte, los niños acaban cansados y aburridos durante los trayectos lo que repercute negativamente en el ánimo de los adultos. En la medida de lo posible aprovecha sus horas de sueño para moverte. Todos lo agradeceréis.

Destierra los "por si acaso"

Te vas de vacaciones no al fin del mundo. Además, si vas a viajar con niños y estás leyendo estos consejos posiblemente sea una de las primeras veces que vas a hacerlo y te habrás decantado por un destino poco exótico, así que, si realmente necesitas algo que has dejado en casa podrás comprarlo en cualquier tienda.

Si vas en avión intenta no facturar y si lo haces deja una bolsa de mano con todo lo que puedas necesitar durante el trayecto: pañales, toallitas, cambiador, un arrullo, ropa de cambio y algún juguete para tu bebé, algo de comer, agua, documentación personal, direcciones y teléfonos del alojamiento y la embajada, algo de dinero y un botiquín básico. ¡Recuerda las limitaciones con los líquidos y los aerosoles a la hora de embarcar!

El truco para preparar el equipaje del bebé está en meter 3 mudas para cada dos días de media. Será mucho más sencillo si piensas los conjuntos con antelación y metes prendas combinables entre si. Si además viajas con más de un niño, te ahorrará mucho tiempo y espacio vestirlos iguales o combinados. Solo tendrás que pensar el "modelito" una vez, si se te olvida algo para uno al preparar la siguiente maleta es probable que te des cuenta y puedas subsanar el error y si comparten complementos -en el caso de las niñas los accesorios para el pelo, por ejemplo- ahorraras espacio en el equipaje.

Olvídate de las agendas

Por supuesto que puedes preparar una ruta o hacer un esquema aproximado de lo que queréis visitar, pero olvídate de planificar todo al milímetro. Viajar con niños implica que hay que estar pendiente de sus necesidades por lo que es posible que tengas que cambiar de plan a última hora. Si lo llevas sobreplanificado y no puedes cumplirlo se traducirá en frustración y ¡recuerda que estás de vacaciones!

Se flexible. Adáptate

Las paradas, las comidas, los descansos y los tiempos los marca tu bebé. Intenta respectar los horarios de tu hijo y asegúrate de llevar agua y algún aperitivo saludable para ofrecerle si en ese instante no podéis parar. Si crees que tu bebé no se atreverá con la comida de la zona lleva la tuya en un recipiente hermético adecuado como un termo que además de que no se rompe fácilmente mantiene la temperatura del alimento

¿Lo bueno? En la mayor parte del mundo los horarios de comidas y descanso de los adultos son muy similares a los de los bebés en España ;)

Educa mientras viajas

Quizás pienses que no puedes enseñar mucho a un niño muy pequeño cuando viajas con él, pero eso es porque no te has parado a pensarlo. Puede probar nuevos sabores, conocer nuevos olores y si, por ejemplo, le dejas jugar en un parque con niños del lugar que visitas ya estará descubriendo nuevas costumbres y juegos. Puede que le resulte complicado comunicarse por la diferencia de idioma lo que le enseñará la importancia de estudiarlos. Será consciente de la diversidad.

Si tu peque ya es "mayor" le resultará muy divertido y enriquecedor reforzar lo que ha aprendido en el cole y verlo desde otro punto de vista más práctico y palpable. La geografía, la historia, el clima, incluso las matemáticas -con los cambios de moneda, por ejemplo- se aprenden mejor si se viven en primera persona

No los pierdas de vista e identifícalos

Cuando salimos de viaje es importante llevar todos los documentos necesarios -DNI, Pasaporte, tarjeta sanitaria, seguros de viaje, etc.- y aún más cuando hacemos un viaje con niños pequeños. Jamás, pierdas de vista a tu hijo, pero, como todos somos humanos, si ya tiene cierta movilidad no está de más que le coloques algún tipo de identificación por si se despista y se separa de ti.

Hoy en día es fácil encontrar pulseras de caucho en las que se puede grabar el nombre y el teléfono de los papás. Hay otras en las que mediante un código QR se pueden incluir más datos como posibles alergias, enfermedades, dirección del hotel, etc.

 y nunca olvides llevar un buen portabebés

Este consejo podrá parecerte una tontería, pero para mi es indispensable cuando se trata de viajar con niños pequeños. Reconozco que el carrito de bebé es estupendo en muchas ocasiones -como la hora de la siesta-, pero el portabebés es muchísimo más práctico.

Un portabebés puedes usarlo en el aeropuerto hasta el mismo asiento del avión y no tendrás que dejarlo en ninguna consigna. El carrito tendrás que facturarlo o arriesgarte a que llegue echo trizas si lo dejas en la puerta de embarque y será necesario que lo dejes en la consigna -o en el patio, o zona de acceso- de muchos monumentos. Un portabebés te permite moverte libremente por el campo o la ciudad, utilizar el transporte público sin barreras arquitectónicas o problemas de espacio e incluso subir una empinada escalera de caracol con tu bebé encima mientras te sujetas con ambas manos. Sin embargo, si no porteas asiduamente no es buena idea que viajes únicamente con un portabebés por muy ergonómico y cómodo que sea tanto para el bebé como para el porteador. Llevar los kg de tu bebé encima durante todo el día todos los días del viaje te resultará muy cansado y te complicará mantener el ritmo.



¿Se te ocurre algún consejo más para viajar con niños? ¿Te atreverás a viajar con tu bebé estas vacaciones?

También pueden interesarte:

También te puede interesar

No hay comentarios