Te queda tanto por aprender...

8.11.16 / 2 comentarios

Te queda tanto por aprender... y no paras de enseñarme cosas. No recuerdo la primera vez que leí esta frase ni quién será el autor o autora, pero sí que desde ese momento la hice mía. No hay día en que no resuene de nuevo en mi cabeza... "y no paras de enseñarme cosas".

lecciones que dan los hijos

La última gran lección que me ha dado mi hija ha sido hace muy poco. Te pongo en situación:

El año pasado te contaba que nos habíamos sumado al Boxing Christmas Day y cada uno de nosotros habíamos donado algo que ya no utilizábamos. Este año hemos ido un paso más allá y aprovechando el cambio de temporada hemos hecho limpieza general de la casa donando varias bolsas de artículos que aún pueden tener otra vida.

Me gustaría transmitirle a mis hijos que lo importante no es el tener, sino el ser. Que no se es más feliz por tener más cosas, por acumular. Que se es mucho más feliz cuando consigues sentir que, aún con poco, tienes todo cuanto necesitas. Y, sobre todo, me gustaría enseñarles a valorar lo que tienen, a valorar el esfuerzo y el cariño que hay detrás de un regalo, no el regalo en sí. En definitiva, a ser agradecidos.

Se es mucho más feliz cuando consigues sentir que, aún con poco, tienes todo cuanto necesitas.

Dicho esto, le propuse hacer limpieza en el cuarto de los juguetes. La idea era hacer espacio a lo nuevo de cara a Navidad teniendo en cuenta que debe compartir la habitación con su hermanito.

Al principio no estaba muy convencida con la idea, pero al final era yo la que tenía que disuadirla para que se quedase con algún juguete o peluche concreto. Si por ella hubiera sido lo hubiera donado todo "porque hay niños que no tienen ningún juguete y yo tengo muchos, mamá". Aún así, ha decidido deshacerse de muchos de sus peluches preferidos. Yo me he callado y le he dejado hacer porque la idea de hacer limpieza fue mía, pero la decisión final es suya.

Al final la habitación se ha quedado tiritando hemos hecho hueco, que era de lo que se trataba inicialmente y todos hemos aprendido. Miss L a valorar lo que tiene y a compartir, y yo con ella entendiendo el verdadero sentido de la palabra generosidad al ver como regalaba con una sonrisa algunos de sus juguetes favoritos y no solo los que "le sobraban".


En resumen, que "te queda tanto por aprender... Y no paras de enseñarme cosas" y yo ahora mismo soy una de las mamás más felices y más orgullosas por todo lo que aprendo de mis hijos cada día.

También te puede interesar

2 comentarios

  1. Ay que mayor!! Que pronto aprenden ciertos valores además que con toda la naturalidad del mundo. No ha querido donar ninguno del hermano?? 😉

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja. No, de hecho cuando mira catálogos para ver qué pide por Navidad siempre se acuerda de pedir algo para él. Además salvo un par de cosas, todas las del hermano eran de ella cuando era bebé ;)

      Eliminar