Retoma el espíritu familiar de las cenas

16.9.16 / 1 comentario

Me encantan las campañas que lanza IKEA con las familias como protagonistas. La última, en defensa de la cenología, pretende ayudarnos a retomar el espíritu familiar durante la cena y eso me ha hecho darme cuenta de que nunca apenas te he hablado de nuestras cenas.

cenología ikea


Cuando me independicé con Marido antes de casarnos, la cena y su sobremesa eran el mejor momento del día. Después de largas y agotadoras jornadas por fin podíamos relajarnos, preparar algo para comer, charlar, recoger juntos entre risas y acurrucarnos en el sofá a ver alguna serie.

Desde que somos padres las cenas son un poco más caóticas. A pesar de que siempre hemos incluido a Miss L en las comidas familiares desde que con seis meses empezase con los sólidos, sin darnos cuenta las habíamos ido convirtiendo en una batalla campal. Lo que nunca dejamos de lado son nuestras cenas temáticas de los viernes por la noche.

Nos hemos propuesto volver a convertir las cenas en el mejor momento del día

Ahora que queda poquito para incluir al pequeño G como comensal hemos hecho un paréntesis y nos hemos propuesto volver a convertir las cenas en el mejor momento del día ya que será la única comida que podamos compartir los cuatro juntos:

  • Nada de improvisar, comida sana para toda la familia previamente programada y adecuada para que el peque pueda agarrarla con sus manitas.
  • Apagar la tele, aparcar los móviles, lavarse las manos y sentarse a cenar. Esta es la parte más complicada para algunos.
  • Convertir el poner y quitar la mesa una fiesta y hacerlo entre todos. Involucrar a los niños les plantea nuevos retos y responsabilidades para ellos que se traducen en una actitud responsable y colaborativa ante la vida ;)
  • La cena no es solo para enseñar modales y no es obligatorio comérselo todo. Cada uno sabe qué le apetece y cuanto apetito tiene. Esto es algo que parece que se nos olvida más a menudo de lo que nos gustaría, pero que tengo que volverme a grabar a fuego de cara a la introducción de sólidos del peque. Lo único obligatorio durante la cena en familia es elegir un tema de conversación y charlar de cómo ha sido nuestro día, qué ha sido lo que más nos ha gustado ¡o lo que menos!

La pena es que durante la semana vamos demasiado justos como para cocinar en familia, pero nuestras cenas temáticas de los viernes son la ocasión perfecta. Para peques a los que les cuesta un poco probar ciertos alimentos es un aliciente porque les encanta comer lo que ellos mismos han cocinado.

Preparar cada semana comida de diferentes países no solo es un modo de hacer algo divertido y distinto en familia sin gastar demasiado, además es una buena forma de hacer que los niños se interesen por otros países y aprendan su cultura, tradiciones o curiosidades de forma sencilla y entretenida.


¿Cómo son vuestras cenas? ¿Te apuntas a nuestro reto de volver a retomar el espíritu familiar durante las cenas?


También te puede interesar

1 comentario

  1. Me recuerda a las cenas que tenía de niña. Soy de origen polaco, y allí mi madre preparaba siempre una cena exquisita para toda la familia, incluido mi padre que volvía de trabajar. Se hablaba, se reía y a veces se cantaban canciones de la época (años 80).
    Las cenas eran el mejor momento de la familia sin duda. :)

    ResponderEliminar