10 Consejos para sobrellevar el embarazo en verano

9.8.16 / No hay comentarios

Aunque algunas piensen que estar embarazada en verano es mejor que estarlo en invierno, se mire como se mire, el verano es la peor época del año para las premamás. El calor se convierte en nuestro peor enemigo y da igual en qué trimestre nos encontremos, te deja baldada.

embarazada en verano

En el periodo estival, las mujeres embarazadas deben tomar precauciones extra para asegurar la seguridad del feto y la suya propia ya que son más propensas a sufrir las consecuencias derivadas del calor y la exposición solar.


Consejos para sobrellevar el embarazo en verano

Salvo que exista alguna contraindicación médica, las embarazadas deberían practicar algún ejercicio ligero. El mejor probablemente sea la natación y es justo el ideal para esta época del año. Además de saludable y relajante, el agua fresquita aliviará la pesadez.

Habrás escuchado que no se recomienda bañarse en la piscina o el mar las últimas semanas de embarazo. Bañarse en sí no supone ningún problema, salvo que haya comenzado a desprenderse el tapón mucoso o la bolsa esté fisurada, lo que suele ocurrir hacia el final del embarazo aunque, en ocasiones, la futura mamá no se de cuenta.

Combate la hinchazón de pies y piernas con duchas de agua fría o poniendo los pies en alto. Pasear por la playa también ayuda.

Si no tienes aire acondicionado en casa, apuesta por un ventilador o aprovecha para salir al cine o a algún centro comercial. Además de pasar un trato entretenido estarás fresquita.

Evita pasear en las horas de más calor y la exposición directa al sol durante periodos prolongados. La tensión en las embarazadas suele ser baja y el calor hace que baje todavía más por lo que podrías sufrir mareos.

Si es importante proteger la piel sin importar la edad, en caso de las embarazadas cobra aún mayor importancia porque durante esta etapa las mujeres somos más propensas a padecer manchas en rostro y cuello -cloasma- por los cambios hormonales.

Opta por prendas ligeras y vaporosas de tejidos naturales como el algodón y el lino. Si son de colores claros y no se ciñen a tu cuerpo sentirás menos calor.

Hidrátate. Bebé agua a menudo aunque no sientas sed. Además de prevenir una posible deshidratación te ayudará a combatir la retención de líquidos.

Descansa todo lo que puedas. Para favorecer el sueño evita las cenas pesadas y copiosas. Si el embarazo está avanzado estarás mucho más cómoda tumbada del lado izquierdo y con un cojín o almohada entre las rodillas.

Y recuerda que, si quieres salir de vacaciones embarazada, es probable que te pidan un certificado médico para subir a un barco o un avión. Si viajas por carretera, utiliza un cinturón premamá y haz una parada cada dos horas como máximo para estirar las piernas.

También te puede interesar

No hay comentarios