8 diferencias entre un parto natural y uno con epidural

14.6.16 / 7 comentarios

Mis dos partos fueron vaginales, pero solo el segundo fue parto natural. En el primero pedí analgesia epidural y hubo que poner oxitocina sintética y buscapina.


Diferencias entre un parto con epidural y un parto sin epidural

Quiero aclarar que mi intención en ambos partos era tener a mis hijos con la menor ayuda externa posible, pero que tenía claro que la medicina está para usarla y que tampoco quería "sufrir" de más. En los dos acabé pidiendo epidural, en el primero porque fue muy largo y no podía ya con mi alma y en el segundo por la intensidad y duración de las contracciones. Sin embargo, en esta segunda ocasión, el anestesista no llegó a tiempo y, sinceramente, me alegro de que así fuera porque de otro modo no me hubiese atrevido a vivir la experiencia. Si repitiera: parto natural, sin epidural, sin duda.

El anestesista no llegó y sinceramente me alegro de que así fuera porque de otro modo no me hubiese atrevido a vivir la experiencia.

Parto natural vs parto con epidural. Mi experiencia

  1. Cuando piensas que no puedes más, te sorprendes a ti misma sacando una fuerza increíble. El cuerpo es sabio.
  2. La conexión con tu bebé es distinta. Recorres con él el camino sintiéndolo a cada paso.
  3. Sin embargo, la conexión con el medio es nula. Recuerdo flashes de ese día, es como si yo no hubiera estado allí.
  4. Con epidural tu llevas el control del parto -si te deja el personal sanitario-, sin epidural el control del parto lo lleva tu bebé.
  5. Recuerdo el esfuerzo para ayudar a salir a mi hija con los pujos, y las agujetas del día después. En mi segundo parto, juro que era mi cuerpo el que empujaba "solo". Si acaso yo lo acompañaba en cada contracción.
  6. Nos "engañan". Duele más la dilatación -que la vives en carnes propias antes de que llegue el anestesista- que el expulsivo. Hay un momento de transición entre ellos un poco "chungo", pero muy breve. Cuando la cabeza corona sientes quemazón, cuando ha salido una enorme paz. El resto del cuerpo prácticamente sale disparado.
  7. Sentir como nacía mi hijo ha sido la experiencia más animal y placentera que he sentido nunca. Con mi primera hija no lo sentí así.
  8. Las hormonas naturales son la mejor droga del mundo. Con tu bebé en brazos y antes incluso del alumbramiento te inunda una sensación de euforia indescriptible, que te dura días y hace que el postparto sea mucho más sencillo y la tasa de depresiones muy baja. ¡Todo el mundo coincidió en la buenísima cara y lo relajada que se me veía horas después del parto! y yo me sentía descansada y feliz, como si no hubiese pasado nada.

Como te decía, si repitiese elegiría sin duda parto natural. Doler duele, pero las hormonas hacen su función estupendamente y, además de que se te olvida todo, la vivir la experiencia compensa.


¿Cómo fue tu parto? ¿Te atreverías a dar a luz sin epidural? ¿Tuviste un parto natural? ¡Cuéntanos tu experiencia!

También te puede interesar

7 comentarios

  1. aay que bien me vienes!

    En mi primer parto hace casi 4 años fui con la mente abierta. Aguanté mucho tiempo sin epidural, aunque me la intentaron poner nada más ingresar, pero empezó el dolor y me acojoné, así que la pedí y me fue bien.

    En este segundo embarazo veo el parto de manera diferente. Se que puedo parir y quiero hacerlo sin epidural. Sigo con la mente abierta y no se como terminaré, pero estoy más convencida que la vez anterior para no pedirla! jeje!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda, no sabía que ibas a ser mamá de nuevo! Enhorabuena!
      Como dices, el segundo parto te lo tomas de un modo diferente. Sabes a lo que vas, más o menos cómo transcurre y tienes la certeza de que puedes hacerlo porque ya has pasado por ello. Yo estaba convencidísima de no pedirla esta vez -más por la curiosidad que por otra cosa- pero al final el dolor o más bien el miedo al dolor me hizo cambiar de opinión. Ahora me alegro que todo fuese tan rápido porque es una experiencia que merece la pena sentir.

      Eliminar
  2. A mí me pidió la epidural el papa de mi bichilla. 3 veces me la pusieron y no noté la relajación. Total, que sí viví ese parto que dices en forma de flashes y semi inconsciente (al ser inducido, entre contracción y contracción a veces solo pasaba un minuto y a mí me daba la sensación de que había estado durmiendo mucho rato entre una y otra). Para el siguiente, intentaré hacerlo todo sin epidural, porque para lo que me sirvió...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobre! dicen que la oxitocina sintética sin analgesia es lo peor del mundo... Para la próxima si todo va bien y no te la pones, seguro que la experiencia es genial ;)
      Ya me contarás

      Eliminar
  3. Yo con el primero tuve un parto sin epidural y muy bueno, así que con este, no imagino un parto medicado, pero no se puede tener un parto idealizado y planeado, porque luego las cosas salen como salen. Pero a priori, quiero de nuevo sentir esa fuerza animal, esa conexión con tu ser más profundo, con tu bebé, con tu propia naturaleza. Es el mayor chute de felicidad y satisfacción que he sentido nunca, una droga, y estoy deseando sentirlo otra vez! Y sí, doler duele, tela, pero estamos preparadas y nuestros cuerpos llegan hasta límites que no podemos ni imaginar! Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me quedo con tus palabras "sentir esa fuerza animal, esa conexión con tu ser más profundo, con tu bebé, con tu propia naturaleza. Es el mayor chute de felicidad y satisfacción que he sentido nunca, una droga, y estoy deseando sentirlo otra vez!". Es una sensación tan extraña que te lo pueden contar, pero no tiene nada que ver con vivirlo en carnes propias. Un saludo!

      Eliminar
  4. Mis dos partos anteriores fueron sin epidural (y el tercero, para el que faltan días sólo, seguramente será igual), así que no puedo comparar entre ambas experiencias. Y si bien me parece perfecto que cada mujer decida como vivir su parto, no cambiaría la experiencia de sentir cada segundo del nacimiento de mis hijos. Mi experiencia con los pujos es tal como lo describís, no era mi decisión, era mi cuerpo y por mucha voluntad que pusiera era indetenible, una compuerta abierta que ya no podía cerrarse (que casi no llegamos a la sala de parto, jeje). Coincido en que lo doloroso es la dilatación, de hecho en cuanto comenzaron los pujos mis partos fueron totalmente indoloros, sólo tenía una sensación muy fuerte de presión, pero ya nada de dolor.
    El cuerpo es increíble, acabar de parir luego de horas de esfuerzo y, dos minutos después, poder pararte y salir caminando como si nada...
    Bárbara

    ResponderEliminar