Trucos de madre: Disfruta limpiando tus azulejos

20.5.16 / No hay comentarios

Para la mayoría de las personas, limpiar la casa es un coñazo no es plato de buen gusto y ya no te digo si tienes que limpiar los azulejos y las ventanas. Si eres una de esas personas que no disfrutan limpiando y no te queda otra o vas a aprovechar el cambio de temporada para hacer una de esas "limpiezas a fondo" que se suelen hacer 2 o tres veces al año, sigue leyendo porque no puedes perderte el #trucodemadre de hoy.

Cómo limpiar baldosas sin esfuerzo


Truco de madre: Limpiar azulejos

Vale, igual me he pasado de optimista con el título y disfrutar, lo que se dice disfrutar no es que vayas a hacerlo, pero al menos no te resultará tan ardua la tarea de limpiar los azulejos de tu cocina y baño. Y, quizás, tampoco debería llamarlo "truco de madre" porque no conozco a ninguna que lo haga y la mía y la de Marido aún me miran sorprendidas y no se animan a probarlo, pero te aseguro que es efectivo y rápido 100%.

¿Qué necesito?

  • Un cubo o dosificador con spray
  • Agua del grifo
  • Amoniaco (o el limpiador que tú prefieras)
  • Una bayeta
  • Papel de cocina o un trapo limpio
  • Un limpiador de cristales -uno de esos chismes con forma de T y una goma a lo largo-
  • Guantes (opcional)

¿Cómo lo hago?

Para limpiar los azulejos empezamos como siempre: mojando la bayeta limpia en el agua con amoniaco que habremos puesto previamente en el cubo, o echando directamente el limpiador en la baldosa y pasando la bayeta por la primera baldosa.

Lo tradicional es que con el trapo vayas limpiando y secando baldosa por baldosa, lo que además de ser cansado hace que, en ocasiones, se vean los refregones, en especial si el alicatado tiene un acabado brillante.

Lo que yo hago para limpiar los azulejos es limpiar con la bayeta toda una columna de balsosas (de arriba abajo) y secarlas del mismo modo con el limpiador de cristales. Después, me limito a secar las juntas con un trapo limpio y seco o directamente con papel de cocina.

Los azulejos quedan perfectos y lo mejor es que se tarda nada y menos en limpiar toda la pared. ¡Y no digamos si tienes baldosas rectificadas sin apenas juntas!


Y de regalo otro truco de madre extra: Si quieres que las juntas se vean impolutas, no pierdas el tiempo con un cepillo de dientes o con pintura blanca y pincel como hacía mi abuela. Venden unos botecitos con un dosificador similar a los del betún líquido para zapatos para esa labor. Tienes que pintar las juntas pasándolo por encima, dejarlo secar un ratito y después limpiar las baldosas. ¡También te sirve para las juntas de las baldosas del suelo!


¿Conocías estos trucos? ¿Te animarás a probarlos? ¡Espero tus comentarios!

También te puede interesar

No hay comentarios