¿Cómo reconozco las verdaderas contracciones de parto?

12.4.16 / 2 comentarios

¿Cómo reconozco las verdaderas contracciones de parto? Esta pregunta nos la hemos hecho todas las embarazadas en algún momento según se aproximaba la fecha prevista de parto (fpp) y quién diga que no, miente, sobre todo si es su primera vez.

En el primer embarazo, uno de los grandes miedos es no saber identificar cuándo ha llegado el momento. Tranquila, que te darás cuenta cuando llegue.


En mi primer parto, tras varias visitas infructuosas a urgencias con diagnóstico de "pródromos de parto", acabé ingresando por rotura de bolsa, pero según avanzaron las horas las contracciones fueron a más en número e intensidad y adquirieron una regularidad pasmosa. Segundo parto mediante, ya no tengo dudas de cómo diferenciar las verdaderas contracciones de parto de las de "entrenamiento".


¿Cómo identificar las contracciones de parto?

Una contracción es reconocible porque se pone la tripa dura durante unos segundos y después se relaja. Durante todo el embarazo sentimos contracciones, aunque no suelen ser dolorosas y muchas veces -sobre todo los primeros meses- pasan desapercibidas. Son las llamadas de Braxton Hicks.

A medida que el momento del parto se acerca estas contracciones empiezan a adquirir una cierta regularidad y, en ocasiones, a hacerse más dolorosas. Digo en ocasiones porque no todas tenemos la misma resistencia al dolor y, además, existen numerosos partos documentados de mujeres que no sintieron ningún tipo de dolor durante el mismo.

Entonces, la primera señal del parto es una regularidad en las contracciones. Pero que sean regulares no implica que estemos de parto. No sería la primera vez que una futura mamá va a urgencias con contracciones regulares cada poco tiempo y al llegar allí paran. Entonces, ¿cómo sabemos si son contracciones de parto?

Lo primero que hay que hacer es medirlas. Para ello hay que cronometrar los segundos desde que la tripa comienza a ponerse dura hasta que se relaja de nuevo. También hay medir el tiempo desde que se queda blanda hasta que comienza a endurecerse nuevamente.

Lo más probable es que se trate de contracciones de parto si:

  • Aumenta su frecuencia, es decir, el tiempo entre contracciones disminuye
  • Aumenta su duración. Cada vez está más tiempo la tripa dura
  • Son independientes de la actividad. Al ponernos a hacer algo diferente a lo que estábamos haciendo o tumbarnos a descansar sobre el lado izquierdo durante al menos una hora las contracciones no paran.
  • Suelen notarse en el abdomen y la espalda (los pródromos se notan hacia la parte baja del abdomen)
Si por el contrario empiezan a espaciarse o incluso se paran, lo más probable es que se trate de pródromos de parto. Este tipo de contracciones son mucho más comunes por la tarde-noche y pueden aparecer varios días seguidos o no antes de las verdaderas contracciones de parto.

Recuerda que si es tu primer parto deberás acudir al hospital cuando tengas contracciones cada 5 minutos durante más de una hora, pero si ya has sido mamá con anterioridad, sería bueno que te acercaras cuando se den cada 8-10 minutos.


¿Supiste reconocer las contracciones de parto o tuviste alguna falsa alarma?

También te puede interesar

2 comentarios

  1. Y que haya parido sin vivir esto de las contracciones... Seguro que si me vuelvo a quedar embarazada, y me pongo de parto de forma natural, voy a ser primeriza otra vez en este aspecto.

    ResponderEliminar
  2. Mis dos partos han sido muy distintos, pero después del segundo creo que si sabría identificarlas bien y no caer en falsas alarmas, aunque visto lo rápido que fue tampoco me lo iba a pensar mucho.. jjeje

    ResponderEliminar