Estoy embarazada, ¿debería vacunarme de la tos ferina?

9.2.16 / 2 comentarios

A raíz de la muerte de varios bebés el año pasado en pocos meses a causa de tos ferina, esta ha vuelto a la actualidad a pesar de que hacía mucho tiempo que apenas escuchábamos nada sobre ella.

La tos ferina es una enfermedad respiratoria altamente contagiosa causada por una bacteria, la Bordetella pertussis. En adultos suele pasar desapercibida ya que es altamente benigna y su síntoma principal es la tos. Sin embargo, en los niños pequeños -en especial en lactantes- es muy probable que aparezcan complicaciones, llegando a ser mortal en el 1%.


Los bebés reciben una primera dosis de la vacuna de la tos ferina en torno a los dos meses de edad, pero hasta entonces están desprotegidos. Hay dos modos de protegerles de la enfermedad: aislándoles del portador y haciendo que sus madres les pasen anticuerpos.

En nuestro país la gran mayoría de la población estamos vacunados de la tos ferina, pero aún así con la movilidad geográfica, cada vez tenemos cerca más personas que si están expuestas y pueden contagiar al recién nacido. Por eso, se cree que el modo más eficaz de proteger al neonato durante ese "período ventana" es vacunar a la embarazada.


Estoy embarazada, ¿debería vacunarme de la tos ferina?

Las embarazadas si son capaces de fabricar anticuerpos contra la enfermedad y está comprobado que pueden pasarlos al feto que estará protegido hasta que se le vacune a él. Por eso es importante que aunque la mujer ya se haya vacunado de la tosferina hace años, se ponga una dosis de "recuerdo" ya que la mayoría no tenemos anticuerpos suficientes como para que la protección a nuestro bebé sea efectiva.


Seguridad de la vacuna de la tos ferina

Para muchas futuras mamás, una de las grandes preocupaciones es si no será "el remedio que la enfermedad" y será mejor no vacunarse. Los organismos competentes aseguran que la vacuna es totalmente segura tanto para la mamá como para el bebé ya que la que se administra a las gestantes contiene la bacteria inactiva por lo que no puede provocar ningún tipo de infección . Además, aunque en nuestro país la vacunación a embarazadas de la tos ferina es algo nuevo, otros como Bélgica, Irlanda o Reino Unido -entre otros- llevan años haciéndolo y han comprobado que no hay problemas a largo plazo, pero si beneficios inmediatos.


Y, ¿Cuándo debo vacunarme de la tos ferina?

Se recomienda que pasen al menos dos semanas entre la administración de la vacuna y el parto para que la inmunización sea efectiva, por eso la mayoría de las Comunidades Autónomas que administran la vacuna recomiendan que sea en la semana 36. En algunos casos de embarazos de alto riesgo o múltiples se está adelantando alguna semana.

En cualquier caso, será tu médico el que te indique si la vacuna de la tos ferina está recomendada en tu caso y cuándo deben administrártela.

Editado: Yo iba con que me iban a administrar la vacuna de la tosferina en mente, pero la realidad es que esta vacuna no va sola, va unida a las del tétanos y la difteria. Es decir, la que realmente se administra a las gestantes es la TDP-E de baja carga


¿Estás embarazada? ¿Te has puesto la vacuna de la tos ferina? ¿Has preferido no hacerlo? ¡Cuéntanoslo!

Más información en Vacunas AEP

También te puede interesar

2 comentarios

  1. A mí me ha dicho mi matrona que me la tengo que poner entre la semana 28 y 32, creo, pero no me ha dicho que sea opcional. Bueno, cuando llegue el momento, me informaré bien por si acaso... Tú te la has puesto?

    ResponderEliminar
  2. Yo me vacuné en la semana 28. También tenía la duda de si sería peor el remedio que la enfermedad y dudé bastante desde que la matrona me lo dijo hasta que llegó el momento de vacunarme. Pero cuando la nena de unos amigos de 12 años fue diagnosticada de tos ferina no lo dudé más. La enfermedad está más presente de lo que nos parece y desde que una persona se contagia hasta el diagnóstico puede pasarsela a cualquiera que no esté vacunado.

    ResponderEliminar