¡Estoy de vuelta!: Embarazo y mudanza

11.1.16 / 12 comentarios

Me encantan las navidades y las de este año prometían. Una peque de dos años y medio que empezaba a ser consciente de toda la parafernalia que gira alrededor de estas fiestas, un bebé en camino, un piso a estrenar y unas merecidas vacaciones en las que iba a desconectar, descansar y compartir tiempo con los míos. La realidad ha sido bien distinta.


Mi ilusión era pasar las fiestas ya instalados en el piso nuevo o, al menos, comenzar el año con la mudanza hecha y a falta de "cuatro cosas". No pudo ser. Tampoco he estado desaparecida de las redes y con el blog en stand by porque haya estado descansando, más bien todo lo contrario.

Al final, hemos pasado las fiestas de okupas entre las casas de los abuelos. Bueno, en realidad, las hemos pasado en la carretera porque, día si, día también, me ha tocado recorrer con Miss una media de 70 km diarios para abrir la puerta a algún instalador, montador, servicio técnico o recepcionar algún mueble. La mayoría de los días hemos salido sobre las 10 de la mañana y vuelto directamente a la cama cerca de la media noche.

Tanto ajetreo ha pasado factura. Si estamos agotados y desubicados los mayores, ¡imagínate como estará la peque! Empezó las fiestas algo resfriada, después decidió dejar de comer, parece que para llamar nuestra atención y, aunque hemos tenido días muy buenos, las rabietas han reaparecido en todo su esplendor. Estamos en una fase en la que llora y protesta constantemente con un chillido agudo que se te clava en los oídos, además se niega a hacer cualquier cosa que le pidas y encima ¡tiene excusas para todo!

Por mi parte empiezo a ponerme muy nerviosa. Cruzada ya la barrera psicológica de las 30 semanas, siento la necesidad de empezar a prepararlo todo para la llegada del bebé, pero en su lugar tengo la sensación de que nada avanza y se me agota el tiempo.

Con la mudanza a medias y nuestras pertenencias repartidas en cuatro casas diferentes, me siento abrumada. Necesito pararme a descansar y organizarme, pero "no me dejan" bajar el ritmo y aún parece que quedan algunos días más hasta que podamos ir a nuestro nuevo hogar y que esté medio habitable.

Por otro lado, a las molestias típicas de las casi 31 semanas se suman una barriga que aparenta algunas semanas más, insomnio, el ciático dando guerra y un resfriado. El peque sigue en transversa y sumados al no parar, subir, bajar, conducir, etc. además de un agotamiento extremo me están provocando más pinchazos y contracciones de las que corresponderían por fecha. Creo que mi cuerpo está empezando a decir "hasta aquí" y tengo miedo de que el médico me lo diga también porque eso significaría un riesgo real de parto prematuro lo que aún me pone más nerviosa.

Probablemente esté haciendo un mundo, pero las hormonas no ayudan... Pensándolo fríamente, Miss L se retrasó unos días respecto de su fpp, así que, en principio, aún queda mucho tiempo para todo, pero llegados a este punto si me gustaría poder instalarnos ya. Además de por estar en mi casa -y no de prestado- y descansar las últimas semanas, por Miss L. Sobre todo por ella. Se avecinan demasiados cambios, así que, por lo menos, que no le lleguen todos de golpe para que tenga tiempo de adaptarse a ellos poco a poco.


¿Te mudaste estando embarazada? ¿Reformaste tu piso? ¿Has pasado por una situación parecida? ¿Algún consejo? ¡Cuéntamelo!

También te puede interesar

12 comentarios

  1. Hola.
    Pues yo hice mudanza cuando me dieron la baja, es decir, un mes antes de parir. Volvíamos a nuestra ciudad para dar a luz y ya quedarnos.
    Yo la verdad es que tire muchísimas cosas....y que bendición!!! Desde entonces lo hago al menos una vez al año. Limpia por dentro y por fuera!!
    Animo con todo!! No imagino todo el lío sumado a tener ya una niña.
    Muchos besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es mi intención, hacer limpieza!! Si hay cosas que no se han usado en los últimos años no tiene sentido almacenarlas ;) En realidad más que el lío de la mudanza en sí, lo que me saca de quicio es que nada salga bien a la primera: Que si estaban mal las medidas de un mueble, que si ahora hay una fuga, que si ahora está mal codificado el teléfono... y con las fiestas aún ha ido más lento todo. Lo bueno es que ¡ya no puede quedar mucho! :) besos

      Eliminar
  2. Yo me mudé a la otra punta de Europa con un bebé de 3 meses. No es lo mismo, pero también tiene su miga jeje...
    Fue llegar a un piso casi vacío, faltaban cosas básicas desde cubiertos a mantas, una odisea, sobre todo con un recién nacido.
    Ánimo, tomatelo con calma y que sea leve el resto de la mudanza. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que tu eres una valiente!!! recuerdo haber leído esa entrada en tu blog!! País extraño, con bebé y casa medio vacía y encima con el frío que hace allí!!! Muchas gracias guapa por los animos :)
      Un beso

      Eliminar
  3. Hola!!! YO me mudé estando embarazada de 36 semanas!!! Lo pasé fatal porque no podía hacer nada, me ayudaron a colocar todas las cosas pero yo no lo hice a mi manera. Cuando di a luz seguía sin ordenar mi casa a mi gusto.
    Ahora estoy empezando a colocarlo a mi manera despues de 9 meses!!!
    Mi consejo es que te relajes y pienses en tu bebé!!!
    Mucho ánimo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre mía, 36 semanas!!! pero qué estrés!!! Yo si estoy haciendo alguna que otra cosilla, pero no todo lo que me gustaría. De todos modos como soy una cuadriculada tengo hechos croquis de algunas distribuciones de armarios para ver si entraba todo y como algunos muebles son los mismos que ya teníamos con colocar todo igual que estaba... Lo malo de que tú no pudieras supervisar es que te pasarías los primeros días sin encontrar nada!! jajajaja.
      Un besote y muchas gracias por los ánimos!

      Eliminar
  4. Por favor descansa un par de días y retoma fuerzas, no deberías estar estresada en tu situación. Verás que todo se arreglará tarde o temprano. Ánimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa!!! La verdad es que me lo estoy tomando con más calma. Ya no puede quedar mucho!! Un beso

      Eliminar
  5. Yo me mudé embarazada de 6 meses de mi bichilla, pero fue todo más fácil de lo que pensaba ¡ni agotamiento sentí! Oye ¡estás mucho más avanzada en semanas de embarazo de lo que pensaba! Me he descontado con la navidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la mudanza en si no es tan rollo, lo malo es que como los antiguos propietarios lo tuvieron cerrado muchos años ha habido problemas con todos los suministros y está retrasándose todo demasiado :_(
      Bueno, el otro día me di cuenta de que de las ganas que tengo había contado semanas de más XD. 31 cumplimos ayer! ya no queda nada!!!
      Un besote

      Eliminar
  6. Hola guapa! Muchísimos ánimos! Tú no te estreses. No te agobies. Y trata de descansar de vez en cuando (sí, ya sé que es fácil decirlo).

    Yo con la primera también me mudé estando embarazada. Recuerdo estar montando los muebles del salón y limpiando los muebles de la cocina! Jeje. También es verdad que el embarazo no estaba tan avanzado como el tuyo.

    Ah! Aprovecho para contarte que hoy salía de cuentas, pero el señorito ha decidido esperar... A ver cuando se decide.

    Un abrazo y muchísimos ánimos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios mío!! hoy era el día? Qué nervios... ya no puede quedar mucho :) Ya te lo he dicho, pero espero que salga todo genial y estéis pronto en casita disfrutando del peque.
      Al final van saliendo valientes que cometen la "locura" de mudarse embarazadas.. jejeje. La verdad es que no me dejan hacer muchas cosas, pero luego lo pienso y veo a miles de mujeres (yo misma la otra vez) haciendo limpiezas generales -e incluso recuerdo que leí en algún blog a una que le dió por quitar ella misma el gotelé- en pleno síndrome del nido... jajaja
      Un besote y ya nos contarás!

      Eliminar