Lactancia materna durante el embarazo

3.11.15 / 2 comentarios

Cuando estaba embarazada de Miss L tenía claro que quería intentar dar el pecho aunque no sabía si lo conseguiría. Después de los inicios tan complicados que tuvimos nadie daba un duro por nuestra lactancia, llegó un punto que ni yo misma. Por eso, cuándo en medio se un segundo embarazo y 28 meses después aún continuamos con ella no me lo puedo creer.


Realmente podría decir que Miss L está destetada. Desde la "traca final" redujo considerablemente las tomas, pero desde el inicio del embarazo hasta ahora prácticamente han desaparecido. Ahora se limitan a un chupito a la hora de dormir y a veces ni eso. En varias ocasiones han pasados días completos sin que se acordase.

Ella dice que sigue saliendo leche y qué está rica, pero yo tengo la sensación de que no sale nada -o muy poco- y que ella se engancha más por mimos que porque realmente obtenga algo.


Pero, ¿es bueno dar el pecho durante el embarazo?

Probablemente hace años hubieran puesto el grito en el cielo -hace más años no, porque sería lo habitual-. De hecho familiares y amigos se han sorprendido y han hecho algún comentario al respecto. Sin embargo, los médicos que me han visto durante el embarazo no le han dado la más mínima importancia y lo han tratado con total normalidad.

Ante la pregunta de si podía ser perjudicial para el futuro bebé me decían que no. Que si yo notaba agitación o molestias uterinas que parase, pero que en principio no suponía un problema. Es cierto que al lactar se genera oxitocina que puede provocar contracciones, pero también se genera durante el acto sexual y salvo casos concretos no está contraindicado en el embarazo. Además, parece ser que el útero no es sensible a la oxitocina durante los primeros meses. Quizás sea diferente hacia el final del embarazo, aunque según las estadísticas para entonces más de la mitad de los lactantes se habrán destetado espontáneamente por los cambios hormonales.

Otra pregunta es si puede ser perjudicial para la mamá. Aquí me dijeron que no, que lactar y más con un bebé de más de dos años -que ya no es tan demandante- supone un menor desgaste físico que el que experimenta una mujer con gestación múltiple.

También me interesé por la lactancia en tándem, aunque visto lo visto no se si llegaremos. El hecho de que lacten los dos -mayor y pequeño- a la vez, no solo no supone ningún problema, sino que tiene sus ventajas. El mayor facilita el trabajo con lo que los recién nacidos tienden a coger peso más rápidamente. La subida (o bajada, según la zona) de la leche se nota menos, hay menos ingurgitaciones, obstrucciones y mastitis porque el mayor tiene suficiente fuerza de succión y, además, se crea un vínculo increíble entre hermanos.

Por un lado me gustaría experimentar la lactancia en tándem, pero visto lo visto no se si llegaremos a ello. Como decía, las estadísticas dicen que el destete espontáneo suele ocurrir en el segundo trimestre, más concretamente entre los 3 y los 5 meses ya que baja la producción y el sabor de la leche cambia. También dicen que es más alta la tasa de destete cuanto menor es el lactante y que algunos de estos -mayores de dos años- puede que intenten reengancharse al ver mamar al nuevo bebé aunque hiciera meses que lo habían dejado.

Me alegra que si finalmente decide dejar el pecho será un proceso natural y nada traumático para ella. Por mi parte, he tenido la suerte que salvo momentos puntuales del embarazo y en el instante justo del enganche no noto ninguna molestia que me provoque un sentimiento negativo hacia la lactancia. Parece que todo está controlado y dentro de la normalidad ;)

Ahora solo queda esperar y ver qué traerá el futuro. ¿Destete? ¿Lactancia en tándem? Solo el tiempo lo dirá. Y tú, ¿me cuentas tu experiencia?


Puede interesarte: E-lactancia: Medicamentos compatibles con la lactancia

También te puede interesar

2 comentarios

  1. Yo aún sigo con el pequeño, aunque a mi marido no le gusta nada. Casi 3 años llevo ya.
    Sé de madres cuyos hijos se han destetado pero al nacer el hermanito y ver que hay mucha leche se han vuelto a apuntar a los chupitos, así que ten en cuenta que quizá Miss L sea una de ellos.
    Ya contarás qué pasa cuando des a luz! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso dicen. No se. A mi por un lado me gustaría y me sería útil para evitar las ingurgitaciones del principio... Igual se anima, pero la última vez me dijo que daba asco que sabía raro, así que igual le da reparo intentarlo después. Por cierto, te copio la receta de ayer!

      Eliminar