No le metas en tu cama, que se acostumbra

10.9.15 / 10 comentarios

Ya hace tiempo que decidí que en temas de crianza iba a hacer lo que me diese la real gana vistos los consejos no pedidos y muchas veces contradictorios que me llegaban ya incluso antes de que naciese Miss L. Pensé que, para bien o para mal, lo mejor es que hiciese aquello en lo que yo creía y hacerlo convencida de que realmente era lo mejor que podía hacer.

Estando embarazada de Miss L escuché leí por primera vez la palabra "colecho". Me pareció algo a tener en cuenta, sobre todo, por lo que podía facilitar la lactancia. Eso si, bajo ningún concepto iba yo a meter a mi bebé en nuestra cama. ¡Eso si que no!.

Colecho

Fueron pasando las semanas y empezamos a buscar cunas adaptadas. Además de la poca variedad que había hay -la mayoría son minicunas- eran carísimas. Llegamos a pensar incluso en hacer una DIY o "tunear" alguna tradicional. Finalmente no lo hicimos porque yo tenía la sensación de que al quitar un lateral la cuna perdería estabilidad y tampoco queríamos prescindir de ese lateral porque nos parecía muy útil para las siestas y como soporte del cambiador portátil que utilizamos desde el primer día. Finalmente compramos una cune normal y corriente y dejamos de lado el colecho hasta que nació Miss L.

En el hospital me recomendaron que ignorase la cunita transparente que tenía a mi lado y la tuviese pegadita a mi cuanto pudiera para favorecer la subida de la leche. Entonces pasó lo que tenía que pasar: Después de dos días durmiendo con ella, nunca más me he podido separar... Hasta ahora.

A la vuelta de las vacaciones empezó a querer dormir ella sola. Con el calor se despertaba, pedía agua y se volvía a la cama hasta que llegó el día en el que prefirió seguir durmiendo en la cuna. Alguna vez llegué a decirle que si no prefería dormir con mami, que la echaba mucho de menos a mi lado... y ¿cuál fue su respuesta? "Mamá, no llores. Yo también te echo de menos, pero prefiero dormir sola" ¡Toma ya! ¿Quién dijo que nunca la sacaría de mi cama?

Lleva casi toda una semana durmiéndose ahí, sin su toma nocturna y sin ningún despertar. ¡Ha sido tan de repente!


¿Ha llegado el fin del colecho a nuestra casa?


Me alegro porque ha sido algo natural, ha salido todo de ella y parece que realmente duerme mejor. Quizás sea una fase o puede que realmente signifique el fin del colecho -al menos de forma habitual- y el inicio del fin de la lactancia que estaba prácticamente relegada a la hora de dormir y más ahora con el nuevo embarazo.

Una cosa si te voy a decir. Después de 26 meses y pico compartiendo mi cama con mi marido y con Miss L tengo que darles la razón a todos aquellos que nos decían "no metas niños en la cama que se acostumbran". Entendimos mal el mensaje en su día y, efectivamente, nos hemos acostumbrado. Desde que la peque se ha ido, tanto mi marido como yo dormimos mucho, mucho, mucho peor ;)

¿Tu peque duerme contigo? ¿Cómo fueron los inicios? ¿Y el final? ¿Te acostumbraste? ¡Cuéntanoslo!

También te puede interesar

10 comentarios

  1. Que razón tienes, los que nos acostumbramos somos nosotros!! Pero no antes sin haber escuchado comentarios de todo el mundo criticando nuestro colecho, porqué la gente insiste en meterse en la vida de los demás? Por el momento disfrutamos del colecho y dormimos los tres muy felices. Espero que mi niña un día me diga lo mismo que la tuya, pero mejor aun siendo decisión suya. Bss!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es deporte nacional opinar sobre crianzas ajenas, así que paciencia!! Yo estoy feliz de que haya tomado ella la iniciativa, de hecho, si quiere volver con nosotros tampoco habría problema, pero me dejó tan planchada con la frasecita... Me consuela saber que no lo estaremos haciendo tan mal ;)
      Un beso

      Eliminar
  2. Yo siempre dije que no lo haría, no porque se acostumbre ella o nosotros, sino porque me daba siempre mucho miedo. De bebé es que ni me lo planteé. Tengo que admitir que alguna vez me quedé dormida con ella encima y me pareció una gozada. Alguna vez por puro capricho hemos querido dormir con ella.. pues sorpresa ella nunca ha querido, a parte de que para ella estar en nuestra cama es estar de juerga, con lo cual no dormimos ninguno.
    Así que desde siempre ha dormido en su cunita, feliz, no le ha costado nunca dormirse y hasa hace bien poquito jamás ha protestado cuando la hemos metido en la cuna. Ultimamente protesta un poco pero si le explicas que es tarde, hay que descansar, etc lo entiende y se acurruca con su chupete y se duerme....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que cada niño es un mundo :) Pero al final hay que buscar lo mejor para todos y si ciruelilla prefiere no compartir cama, pues no la vas a obligar XD
      A ver qué tal se nos da como mamás de dos!!

      Eliminar
  3. Me quedan días para tener a mi niño conmigo y desde el momento que me enteré del colecho supe que lo haría y para eso he comprado una cunita de colecho, solo me servirá para los 9-12 meses luego ya se verá, seguro que lo echo tanto de menos que acaba en nuestra cama :D
    Creo que lo principal es fiarse de los instintos de uno mismo y ser sensato, podemos contar nuestras experiencias pero nunca decir lo que hay que hacer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. uy! 9-12 meses... en cuanto aprenda a reptar ya le tienes metido en tu cama ;) Felicidades por tu próxima maternidad y que sea "una horita corta". Ya nos contarás qué tal fue el parto ;)

      Eliminar
  4. Uno de mis triates desde que nació que duerme conmigo, también duerme en su cuna pero muy pokito tiempo porque se despierta rápido, adoro dormir con el en mi cama, adoro el colecho y si por mi fuera no quisiera que acabará nunca, podría tenerlo allí conmigo hasta muy grandee

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es genial despertar con ellos por la mañana :)

      Eliminar
  5. Mi hija lleva desde que nació durmiendo con nosotros y tiene 4 años. Hace unas semanas ella también decidió irse sola a dormir, coincidiendo con que va a ser hermana mayor y le he puesto una habitación ya de chica "mayor", pues sorprendentemente, peluche y linterna en mano allí me dejó con la misma pena que contabas y se quedó durmiendo solita en su cama. Yo he disfrutado mucho de ella, de la lactancia y del colecho, porque como tú bien dices, con ella dormimos mejor, y a pesar de que por lo general la gente no suele compartir esta opinión, incluso lo ve como algo negativo, yo estoy totalmente a favor, creo que solo tiene ventajas y me facilitó en su momento poder continuar con la lactancia materna cuando comencé a trabajar y prolongarla un año. Es algo único y especial. Entiendo también que cada uno tiene una manera diferente de educar y quien cría dejando llorar, no cogiendo nunca en brazos, dejando a oscuras....lógicamente nunca va a entender este tipo de crianza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada cuál tiene que hacer lo que cree mejor y de lo que esté 100% convencido :) Hay quienes eligen el colecho durante el embarazo, a quienes les llega por sorpresa al volver a casa y quienes lo hacen de formar "forzosa" porque es la única forma de dormir... Pero yo creo que al final para todos -aunque alguno no lo reconozcan- es algo muy especial :). Por cierto, enhorabuena por el nuevo bebé!

      Eliminar