Historias reales de maternidad: Miriam

7.8.15 / 2 comentarios

Hace unos meses te dí a conocer la iniciativa de Babymoov Padres Tester, en la que Babymoov te daba la oportunidad de probar uno de sus productos -en este caso un humidificador valorado en 89,99€- a cambio de tu opinión. Para poder participar solo tenías que enviarnos un texto con tu historia.

Todos los viernes de este mes de agosto podrás leer una de esas historias en la nueva sección "Historias reales de maternidad". Hoy empezamos con la preferida de Babymoov, la de la ganadora del primer Padres Tester en España y que compartirá con nosotros su opinión sobre el humidificador el mes que viene.

Cada historia es única. Espero que te gusten tanto como a mi.


Mi mundo para ti…


Historias reales de maternidad - La agenda de mamá

Nunca he tenido un instinto maternal muy desarrollado, digamos que el ritmo de la vida me ha ido llevando de acá para allá sin darme mucho tiempo de reflexionar sobre ello. Nunca sentí lo que llaman “el reloj biológico” haciendo tic-tac, ni me han entusiasmado los bebés. Digamos que era de las que torcía el gesto y refunfuñaba si estaba disfrutando de una plácida cena con mi pareja en un restaurante y el niño de la mesa de al lado no paraba de llorar. 


Mi vida iba rodando entre trabajo-familia-pareja-amigos, entrar y salir, planes por aquí y por allá, sin preocupaciones, durmiendo hasta las 11 los domingos (Ay! Hasta las 11!). Este ritmo y los planes, planes y más planes que vas haciendo para los próximos meses (y años!) hacen que te metas en una rueda imparable, que por supuesto, no deja ni tan siquiera lugar a plantear el tema “bebés”: ¿¿Cómo!?? Un bebé ¿ahora? ¿Y mi carrera profesional? ¿Y el viaje a México? ¿Y el curso de francés que llevo 2 años posponiendo? ¿Y….Y ¡¡YO!!? Soy joven, tengo mucho tiempo por delante (no ha tenido Ana Rosa gemelos a los 50?). 

De repente, un día, dos rayitas (rosas) significaron un punto y aparte y un guión desde donde empezar a narrar una nueva historia, tu historia: Sara. 

He de reconocer que tras la “sorpresa” me vi al borde de un abismo. Aunque por dentro una pequeña “yo” se entusiasmaba e ilusionaba (y flipaba, por qué no decirlo) con la idea de este pequeño ser creciendo dentro de mí, por otra parte sabía que esto significaba un cambio en todos los sentidos: prioridades, planes, preocupaciones, responsabilidades ¡Un pí-pí-test había dado la vuelta a todo y amenazaba MI mundo (y mi físico!!!)! 

Todo el tema del embarazo, anécdotas, pruebas médicas y preocupaciones dan para otro capítulo. Tras pasar el primer shock pronto fui ilusionándome con mi pequeña lentejita y haciéndome a la idea de lo maravilloso que iba a ser salir de mi “zona de confort” y emprender esta nueva experiencia. Resulta curioso que no solo tu cuerpo, sino que tu mente también se va adaptando a todo esto. Todavía me rio cuando pienso en aquéllos sueños extraños, en los que de repente recordaba haberme dejado al bebé olvidado dentro de un armario o dos días sin comer. 

Los meses pasaron rápido y así de rápido fue también el tan temido parto. El 17 de marzo de 2014 a las 17.30 horas te vi por primera vez y desde entonces me enamoré de ti. Viví las primeras semanas de maternidad de manera sosegada y disfrutando de cada momento, sin depresiones posparto ni baby blues. Recordándome en los momentos de cansancio infinito que era algo temporal y todo iría siendo más sencillo con el paso de los días. Y así fue, ¡sobrevivimos! 

Mañana cumples 15 meses y podría hacer una lista infinita de recuerdos, anécdotas, aprendizajes y lecciones, lágrimas y risas, momentos únicos, descubrimientos…Ha sido y está siendo la etapa de aprendizaje más importante, el Máster de la Vida . Un título en el que todavía queda muuucho que aprender y muchas pruebas que pasar. Pero nunca hubo nada tan duro, extenuante, reconfortante, cansado… y feliz. ¿Me he vuelto loca? No, simplemente soy mamá. 

Miriam Herranz, mamá y fan número 1 de Sara (15 meses)



¿Quieres ver publicada tu historia? ¡Escríbeme a blog(arroba)agendademama.com!

También te puede interesar

2 comentarios

  1. Una historia muy bonita!! Es increíble lo que algo tan pequeño te puede hacer sentir!!

    ResponderEliminar