Copas menstruales: Mi experiencia

18.8.15 / 6 comentarios

Después de varios post hablándote sobre copas mentruales, por fin, te cuento mis impresiones de este artículo de higiene femenina. Quizás te preguntes por qué he tardado tanto en contarte mi opinión sobre la copa menstrual. La principal razón ha sido que los inicios pueden ser complicados y a punto estuve de tirar la toalla. Me recomendaron que las utilizase durante varios meses antes de decidirme si continuaría usándolas o no, y eso he hecho.

Copa menstrual: opinión


Conozco las copas menstruales desde hace años, pero no me había atrevido a probarlas. Los sistemas tradicionales de higiene femenina -compresas y tampones- cumplían conmigo cada mes su cometido, pero no terminaban de hacerme sentir cómoda. Además, después de 24 meses sin menstruación, su vuelta se me hizo un tanto cuesta arriba y pensé que había llegado el momento.

Reconozco que no soy muy fan de colocar en mi cuerpo objetos extraños y nunca he sido demasiado amiga de los tampones, pero me sorprendió el hecho de que el 99% de las opiniones que leía en la red sobre la copa menstrual eran positivas. ¿Realmente nadie estaba descontento con ellas?

El 99% de las opiniones que leía en la red sobre la copa menstrual eran positivas. ¿Realmente nadie estaba descontento con ellas?

No tenía nada que perder y sí mucho que ganar. Si después de probar la copa menstrual resulta que me sentía cómoda con ella estaría haciendo un favor a mi cuerpo -ya que es hipoalergénica y no desprende químicos tóxicos-, al medio ambiente -porque no genera tantos residuos como tampones y compresas- y a mi bolsillo. Puedes encontrar copas menstruales desde 10€. Quizás parezca un desembolso importante para comenzar teniendo en cuenta que igual no te apañas, pero si resulta que es lo que estabas buscando te supondrá un ahorro importante. ¡Multiplica el precio de una caja de tampones o compresas por todas las que gastas en un año!

Con estas premisas me lancé a probarlas. Lo primero que me sorprendió fue su tamaño. En contra de lo que pueda parecer, colocar una copa menstrual es bastante sencillo. Quizás de primeras me costó un poco, pero en un par de intentos ya tenía "el truco" pillado para que se abriera sin problema. Lo complicado aquí no es introducirla, es colocarla a la altura "ideal" para que no te moleste y con el ángulo tal que la vagina quede sellada y no haya fugas.

Hasta aquí todo perfecto. Realmente no se nota, no molesta y aunque prácticamente todas las marcas me recomendaban la talla grande para mujeres que ya han tenido algún parto vaginal, me quedo sin duda con la pequeña que en mi caso me resulta mucho más cómoda. ¿Cómo llegué a esta conclusión? Una de las marcas me mandó la talla menor porque yo soy de complexión pequeña y pensó que podía ser mejor para mí y otra de las marcas -que tiene 4 tallas- me mandó la que me corresponde según su cuestionario y que resultó ser igual que las pequeñas de las demás.

Mi problema vino después: al sacarla. ¿Por qué nadie habla de la extracción? ¿Soy la única mujer en el mundo que ha probado las copas menstruales que no está cómoda con esta parte? Al introducirla lo haces doblando la copa, pero para sacarla hay que introducir el dedo para que pierda el "vacío", engancharla por la base y quitarla. Al salir sale abierta completamente. En mi caso, con una cicatriz por un desgarro en el parto, me resulta realmente desagradable cuando la silicona roza la zona.

Me planteé si estaba haciendo algo mal porque es la primera vez desde que nació Miss L hace dos años que la cicatriz me supone un problema. Después de preguntar a varias asesoras de las marcas que se prestaron a la comparativa, la conclusión fue que no, que había que sacarla así. La recomendación general fue usar un lubricante para hidratar la zona cada vez que quiera extraerla o introducir más los dedos para plegarla antes de sacarla. La primera opción me parece un guarreo poco práctico y la segunda no me convence porque, si el problema es que la copa sale abierta y roza, meter media mano, así en frío, no va a hacer que encoja.


Copa menstrual: Mi opinión

La copa menstrual me parece un artículo de higiene femenina cómodo y limpio. Hace que te olvides de la menstruación porque no necesitarás estar tan pendiente de fugas o de cuando cambiarte. Puedes llevar tu copa siempre contigo porque apenas ocupa espacio y, además, supone un gran ahorro a medio plazo. Te olvidarás de tener que ir todos los meses a comprar tampones o compresas y es respetuoso con el medio ambiente.

A pesar de que la única desventaja es que necesita un mantenimiento diario -aclarado tras cada vaciado- y otro mensual -esterilización- para que aguante en perfecto estado, tengo que decirte que -después de probarla durante varios meses- la copa menstrual no es para mi. Pero no creas que esto es un adiós, es solo un hasta luego porque después de conocerla de primera mano se que le daré de nuevo una oportunidad.


Te enlazo otros artículos de La agenda de mamá que hablan sobre la copa menstrual y que quizás te interesen:

¿Conocías la copa menstrual?¿La has utilizado alguna vez?¿La has adoptado para siempre o tampoco es para ti? ¡Cuéntanoslo!

También te puede interesar

6 comentarios

  1. Yo soy muy fan de este artilugio desde que me volvió la regla el año pasado. Y respecto a la extracción, se trata simplemente de chafarla un poco para que salga medio doblada, aunque entiendo que no a todo el mundo le guste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi lo único que no me ha convencido ha sido la extracción, así que dejaré pasar el tiempo y le daré otra oportunidad :)
      Ya os pediré trucos a las que lleváis años usándola!

      Eliminar
  2. Yo hago como Mamá en Bulgaria, presiono un poco la base y la doblo a la mitad para sacarla. Yo también tenía molestias al principio a la hora de sacarla, y ahora ya le tengo el truco pillado! Para mi es el mejor invento del mundo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tomo nota, a ver si a base de practicar le pillo el truco yo también! Gracias por el consejo!

      Eliminar
  3. Hará unos 4 años que compré la Iris Cup y después de unos meses la dejé de usar, porque siempre he tenido muchos problemas de hongos y no siempre estaba en condiciones de usarla sin dolor. Gracias a una serie de cambio de hábitos alimenticios, el problema de los hongos no ha desaparecido, pero sí mejorado significativamente. Después, empecé a tener reglas tan abundantes que tuve anemia, lo que me hizo replantearme el volver a usarla, ya que me estaba arruinando con la compra de tampones y compresas. Mi copa es de talla grande, que es la que me recomendó la persona que me la vendió, porque aunque no tengo hijos, hace 8 años tuve un aborto en la semana 19 y me provocaron un parto. He llegado a vaciar la copa 7 u 8 veces al día y a usarla con compresa porque las fugas eran importantes. En fin, un calvario... Ahora, los sangrados no son tan alarmantes, pero siguen siendo abundantes. En cualquier caso, estoy contenta y no tengo intención de volver a usar tampones, pero sí que es verdad que la Iris es bastante dura, y sobre todo al quitarla me resulta un poco molesto. He practicado pilates durante 5 años hasta este año, que lo he cambiado por natación, y después de todo este rollo que te he soltado, mi pregunta es la siguiente: crees que si pruebo otra más blanda con el fin de tener menos molestias al quitarla, tendré más problemas de fugas? No he probado ninguna otra, y leyendo las experiencias de otra gente, me sorprende que a nadie más le suceda, quizás porque no tienen mucho sangrado... Me gustaría saber tu opinión.
    Gracias!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!! Yo no soy experta, simplemente he probado unas cuantas copas durante unos cuantos ciclos. Si tienes fugas, desde mi punto de vista, es porque no está correctamente colocada. Has probado a variar el ángulo? Si el problema es que se llena demasiado rápido, quizás puedas probar alguna marca que tenga un poquito más de capacidad. Te paso una comparativa con distintas medidas por si te resulta útil http://www.agendademama.com/2015/07/copas-menstruales-comparativa.html.
      Lo de la textura yo lo pensé también, pero me recomendaron que mejor la lubricase al ponerla y lubricase la zona para sacarla. Al final que sea más o menos blanda depende más del estado de tu suelo pélvico que lo que vayas a notar al tacto. También puedes preguntar a alguna asesora de la marca de copas que utilizas, seguro que está encantada de ayudarte!
      Ya me contarás si consigues solucionarlo ;)

      Eliminar