7 Consejos para proteger la piel de tu bebé del sol

28.7.15 / 4 comentarios

El sol es fuente de vida, hace que estemos más alegres y vitales, nos anima. Sin embargo, puede transformarse en nuestro peor enemigo si no tomamos las medidas de protección adecuadas, sobre todo cuando estamos hablando de niños.

¿Como proteger la piel de tu bebé del sol?

La piel de los bebés es muy inmadura y mucho más sensible que la de los adultos a las radiaciones del sol por lo que requiere una protección adicional. Los menores de 6 meses no deben exponerse nunca de forma directa al sol. Después, habrá que limitar las exposiciones y extremar la precaución ya que su piel sigue siendo especialmente sensible hasta pasados los tres años.

Se dice que nuestra piel tiene memoria. Esto significa que una persona con una exposición solar prolongada a lo largo de los años o con una piel que se ha quemado en múltiples ocasiones puede terminar padeciendo fotosensibilidad o, incluso, cáncer de piel.

Las estadísticas dicen que el 50% de los daños por exposición solar que sufre la piel se producen antes de la mayoría de edad. Por eso es importantísimo educar en la autoprotección solar desde niños y extremar las precauciones de los peques que están a nuestro cargo.

¿Cómo puedes proteger la piel de tu bebé del sol? ¡No te pierdas estos consejos!


Consejos para proteger la piel de tu bebé del sol


Evita las horas de máxima radiación

En las horas centrales del día -entre las 12 del mediodía y las 3 de la tarde- existe un mayor riesgo ya que las radiaciones solares son más intensas. Es recomendable evitar esta franja horaria en la medida de lo posible.

Recuerda que los niños pequeños no deben exponerse directamente al sol, pero incluso a la sombra hay que extremar las precauciones ya que las radiaciones, aunque atenuadas, llegan igualmente.


Elige un protector solar con filtro físico

Existen protectores solares con filtro químico y con filtro físico. Los protectores solares con filtro físico son los más recomendables para los niños ya que actúan de barrera sin que su absorción perjudique su delicada e inmadura piel. La mayoría de los protectores solares pediátricos son de este tipo y tienen un factor de protección solar en torno a 50.

No es necesario que apliques un protector solar con filtro físico antes de la exposición al sol, pero si deberás renovarlo a menudo.

Recuerda que no se recomienda aplicar ningún tipo de fotoprotector solar a los bebés menores de seis meses por lo que en estos casos habrá que extremar la precaución y evitar la exposición al sol. Si viajas a la playa una buena idea es pasear con tu bebé al atardecer.


Utiliza medidas físicas como protección

El protector solar es muy importante durante la exposición solar, sin embargo, las  medidas físicas son un buen complemento, sobre todo en el caso de los más pequeños. Camisetas, pantalones y una buena gorra serán de gran ayuda y les ayudarán a protegerse del sol en colaboración con el protector solar.

Las prendas hacen de barrera evitando que pase parte de la radiación solar. Su protección varía en función del material, el grosor e incluso el color. Las más recomendables son las de colores claros y materiales naturales que favorecen la transpiración.

En general, las prendas mojadas protegen menos de los efectos nocivos del sol que las prendas secas. Por otro lado, debes saber que -según  la Academia Española de Dermatología y Venereología- una camiseta de algodón protege menos que un fotoprotector solar. Los protectores solares que utilizamos en los niños suelen tener un FPS (Factor de protección solar) en torno a 50, mientras que una camiseta tiene un FPS de 12 cuando está seca y en torno a 8 al mojarse.

Hoy en día, es posible encontrar prendas con filtro solar para protegerse mientras se practican deportes al aire libre. Este tipo de prendas vienen marcadas con las siglas UPF (FPS en inglés) y el número de protección para el que están homologadas.


Utiliza sombrillas tipo Iglú

Las sombrillas tipo iglú deben estar bien ventiladas para evitar que el calor se concentre en su interior y pueda perjudicar a tu bebé. Sin embargo, si cumplen este requisito, son mucho más efectivas que las sombrillas tradicionales.

El tejido de las sombrillas tipo iglú incorpora filtros que frenan las radiaciones UV. Además, al llegar hasta el suelo evitan que los pequeños se puedan quemar con el reflejo del sol en la hierba o la arena.


Protección solar aunque haya nubes

Tenemos la mala costumbre de pensar que el sol solo puede hacernos daño cuando estamos en la playa o la piscina. Nada más lejos de la realidad. 

Seguro que conoces a alguien que se ha quemado en la nieve, paseando por el campo en primavera, o en un día con nubes. Aunque no tengamos sensación de calor, las radiaciones solares siguen llegando a nuestra piel y pueden dañarla. 

Recuerda aplicar protector solar siempre que vaya a existir una exposición solar, directa o indirecta.


Mantén una buena hidratación

Con el calor se pierden muchos líquidos que pueden llevar a una deshidratación. Es importante mantenerse hidratado bebiendo líquidos o comiendo alimentos que los contengan como frutas de temporada.


No utilices perfumes

Muchas personas opinan que los bebés y niños pequeños no necesitan ningún tipo de perfume en su día a día. Seas o no de esas personas, recuerda que no debes perfumar a tu peque cuando vaya a exponerse al sol ya que el perfume o colonia -igual que algunos medicamentos- puede actuar como fotosensibilizante incrementando los efectos negativos del sol. ¡Además, puede dejar manchas!

No olvides las gafas de sol
El sol también puede producir daño en los ojos de los más pequeños. Para evitarlo se recomienda que utilicen gafas de sol, pero ¡Recuerda que deben estar homologadas!

Compra gafas de sol únicamente en establecimientos especializados y comprueba que incorporan la marca CE.

En cualquier caso, es importante hacer que los niños entiendan que, con gafas o sin ellas, no pueden mirar directamente al sol.


¿Se te ocurre algún consejo más para proteger la piel de tu bebé del sol? ¡Cuéntanoslo!

También te puede interesar

4 comentarios

  1. Yo creo que ya lo has cubierto todo... Hay que tener mucho cuidado con el sol, basta con esas precauciones básicas, pero creo que mucha gente no le da la importancia necesaria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, muchas personas no le dan importancia porque los efectos no se ven a corto plazo. Lo malo es que cuando llegan lo hacen en todo su esplendor :(

      Eliminar
  2. Muy buenos consejos! y algunas de esas cosas no las sabía..por ejemplo. lo de la colonia! Creo que a veces no se da a protegerse del sol la importancia que tiene, parece que por estar moreno todo vale...
    Cuentos de amatxu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!! La verdad es que yo siempre he sido muy morena y en cuanto me daba un poco el sol ya parece que llevaba un mes en la playa. Aún así siempre le he dado mucha importancia a la protección, quizás con la creencia de que no me tostaría tan rápido!

      Eliminar