Suelo pélvico e incontinencia urinaria

25.5.15 / 6 comentarios

En el marco de la II Fiesta de Crianza y Lactancia de Coslada, Nuría Martín Sacristán, fisioterapeuta colegiada especializada en suelo pélvico, impartió una charla sobre el suelo pélvico y la incontinencia urinaria.

Suelo pélvico e incontinencia urinaria

El post de hoy no tiene mucho glamour, pero creo que es importante compartir lo que nos contó dado que, según las estadísticas, aproximadamente el 40% de las mujeres mayores de 35 años sufren incontinencia urinaria en alguna de sus formas.

El suelo pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal por su parte inferior y cuya función es sujetar la vejiga, el útero y el recto en su posición adecuada para que funcionen correctamente.

Un suelo pélvico debilitado puede provocar prolapsos, incontinencia urinaria, disfunciones sexuales e incluso dolor lumbar. En muchas ocasiones se tratan los síntomas como si la causa fuera otra haciendo que se convierta en un problema crónico que hubiera tenido una fácil solución fortaleciendo la musculatura de la zona.

La incontinencia es el problema derivado de un suelo pélvico débil más común entre las mujeres. Cuando pensamos en ella rápidamente nos viene a la mente un anuncio de compresas de una conocida marca, pero no debería ser así. Las compresas para la incontinencia son solo un parche para un problema que puede tener solución.

Existen muchos tipos de incontiencia. A grandes rasgos:
  • Incontinencia anal: de gases o total
  • Incontinencia urinaria 
    • de esfuerzo (IUE). No está asociada a las ganas de orinar. Con una tos, la risa o un estornudo aumenta la presión abdominal y se escapa un chorrito. 
    • de urgencia (IUU). No se puede controlar. Normalmente la micción es completa. 
    • mixta. Es el tipo de incontinencia urinaria más común.

Existen algunos factores de riesgo que incrementan la probabilidad de padecer algún tipo de incontinencia urinaria:
  • Musculatura del suelo pélvico y/o abdominal débil
  • Alteraciones en el tránsito intestinal como estreñimiento
  • Sobrepeso
  • Prolapsos
  • Bipedestación prolongada
  • Deportes de alto impacto
  • Cambios hormonales como los de la menopausia
  • Embarazo
  • Parto instrumental, episiotomía o desgarros
  • Expulsivo muy largo o muy corto
  • Bebé de gran tamaño
  • Apnea al mover pesos
  • Uso prolongado de fajas abdominales... 

La maternidad supone un esfuerzo extra para nuestro suelo pélvico y por eso muchas mamás sufren incontinencia si no se pone remedio. Aún así, la distensión y una leve incontinencia urinaria son consecuencias normales del parto durante los tres primeros meses y suelen corregirse solas con el tiempo.

¿Cómo puedo evitar entonces la incontiencia urinaria?

Para no sufrir de incontinencia urinaria lo mejor es la prevención, una buena higiene postural y fortalecer activamente el suelo pélvico y la cincha abdominal.

Tan importante es no orinar "por si acaso" para que no se produzca una hiperestimulación de la vejiga -microvejiga- que derive en una incontinencia urinaria de urgencia como lo contrario. Al aguantar las ganas de orinar se crea una macrovejiga que sobrecarga el suelo pélvico.

Hay que orinar cuando se sienten ganas -se estima que esto ocurre cada 2-3 horas-. La micción debe ser completa, relajando el esfínter y sin hacer fuerza. No cortes el "chorrito" porque puedes provocarte una infección ;)

¿Y para reforzar el suelo pélvico?

Para reforzar el suelo pélvico: Ejercicios de Kegel, Pilates, gimnasia hipopresiva y biofeedbacks.

De los ejercicios de Kegel y el pilates seguro que has oído hablar, pero quizás eso de gimnasia hipopresiva y biofeedbacks sea nuevo para ti.

En sus inicios la gimnasia hipopresiva se aplicó durante el postparto por sus beneficios para la recuperación del abdomen, la zona lumbar y el suelo pélvico. Esta gimnasia es capaz de corregir malas posturas y aliviar los dolores de espalda y ha resultado ser muy efectiva en caso de prolapsos y de incontinencia. Sin embargo, no todo el mundo puede hacer hipopresivos. La gimnasia hipopresiva está contraindicada durante el embarazo, si tienes problemas cardíacos o llevas un DIU.

Los biofeedbacks son mecanismos físicos que ayudan a estimular el suelo pélvico y el abdomen y nos indican si estamos haciendo bien el ejercicio. Un biofeedback puede ser desde nuestro propio dedo a un balón de fitball o unas bolas chinas. Nuria nos recomendó Epi-no, un entrenador que puede usarse incluso al final del embarazo.

En la ronda de preguntas saqué el tema de las copas menstruales. Me tranquilizó saber que en principio usar la copa menstrual no supone un problema para el suelo pélvico siempre y cuando no empujemos para sacarla y la vaciemos frecuentemente para evitar una sobrecarga.

Y, para terminar, una curiosidad: ¿Sabías que los tacones están relacionados con la incontinencia urinaria?

Muchas mujeres sufren incontinencia solo cuando llevan tacones debido a la postura que adopta nuestro cuerpo al usarlos. La postura correcta consiste en llevar la tripa alta -sobre todo si vas a ser mamá- y evitar adelantar la cabeza y los hombros ;)

También te puede interesar

6 comentarios

  1. Estoy muy puesta en este tema, desde que descubrí que las pérdidas de Concha Velasco no tenían por qué ser lo normal, sino la consecuencia de un suelo pélvico descuidado. El problema es que como el daño se ve a muy largo plazo, aún no me he concienciado lo suficiente y pese a que tengo varios ejercitadores de suelo pélvico, me suelo saltar las rutinas con frecuencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muy mal!! al final como todo son rutinas y más vale prevenir. Aunque parece que el tema es reversible y nunca es tarde para empezar aunque ya se tuviese una incontinencia real. Habrá que ir ejercitando poquito a poco por si acaso!

      Eliminar
  2. que curioso lo de los tacones :) no me lo habría imaginado jaja. El tema es serio, yo no he preocupado nunca del tema, porque según mi gine todo quedó bien tras el parto. Pero ahora te cuento algo en confianza, hace un tiempo que he empezado a correr, no mucho porque no puedo siempre... pero de momento lo he dejado. Porque me da la sensación de que aguanto menos desde entonces, ojo no tengo pérdidas...pero no me noto igual... y me da repelús pensarlo. Tengo que mirar si hay vídeos de ejercicios online para hacer en casa... Gracias por la info :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me pasa a mi, que por ahora no tengo problemas, pero tampoco está como antes... Así que habrá que irse concienciando y hacer algo para evitarlo! :)

      Eliminar
  3. Que importante es saber estas cosas! Yo he hecho deportes de impacto como correr y aerobic toda la vida, y me he matado a abdominales! Gracias que mi parto fue bueno, sin episotomia, y que me he puesto a tope con los hipopresivos, porque si no...

    Fallo en lo de esperar a tener ganas reales de hacer pis. Soy de las que aunque lo haya hecho hace 10 minutos vuelvo al baños antes de salir de casa, antes de irme a dormir, antes de montar en coche... muchas veces sin ganas!

    Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como me suena la historial, pero yo estoy peor porque me llevé un desgarro y aún no me he puesto con los hipopresivos... A ver si me pongo las pilas!
      Lo de ir al aseo antes de salir, no eres la única. Yo tenía la costumbre de beberme un vaso de agua e ir al baño antes de salir! ;)

      Eliminar