Planes en familia: La fiesta de la vaquilla de Colmenar Viejo

3.2.15 / 4 comentarios

Que no se me echen encima los antitaurinos porque la fiesta de la vaquilla de la que te voy a hablar hoy no es una fiesta de la vaquilla al uso.

La fiesta de la vaquilla de Colmenar Viejo, un pueblo de la sierra madrileña, se ha celebrado durante generaciones todos los 2 de febrero y ha sido declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional. Esta fiesta de la vaquilla es un homenaje a la tradición ganadera del pueblo y tiene como peculiaridad que, aunque por el nombre pueda parecer lo contrario, no interviene ninguna vaquilla. Recuerda a las antiguas ferias de ganado en las que los ganaderos de la zona exponían su mejor res en la plaza del pueblo.


Las vaquillas de estas fiestas son armazones de madera con cuernos y rabo de vaca que portan los mozos y, cada vez más, también alguna que otra moza. Estos armazones, que pueden llegar a pesar hasta 40 kg, comienzan a decorarse mucho antes del día de la fiesta ya que es todo un arte el de vestir a la vaquilla. La tradición marca que deben emplearse pañuelos de seda, collares de perlas, mantones de manila, claveles y rosquillas, entre otros adornos.


El día de la fiesta, la vaquilla sale de la casa del mayoral acompañada por el propio mayoral y su cuadrilla formada por los vaquilleros y el taleguero. Cada uno de estos personajes luce una indumentaria concreta, en muchos casos conservada durante generaciones y pasada de padres a hijos como herencia familiar.

El mayoral, que será quién dirija el grupo, viste de modo distinto a los vaquilleros con un marcado toque andaluz: camisa blanca, chaquetilla corta, fajín negro, sombrero y botos andaluces. Lleva, además, un chaquetón colgado del hombro izquierdo.

Los vaquilleros llevan camisa blanca remangada, pantalón de pana negro recogido debajo de la rodilla, faja azul, medias blancas, alpargatas con cintas rojas atadas sobre las medias, gorra a cuadros y pañuelo rojo al cuello. Además, a los lados llevan correajes de cuero repujado con campanillas que hacen sonar para acompañar a la vaquilla.

Por su parte, el taleguero porta una alforja sobre su hombro dónde antiguamente llevaba frutos como ofrenda o limosna y hoy en día se guardan los donativos que van recogiendo durante el paseo de la vaquilla.


Cada vaquilla recorre el camino desde el lugar de su salida hasta la plaza del pueblo danzando al son de las campanas y las hondas. Las vaquillas compiten entre ellas exhibiendo su belleza y colorido hasta que, a primera hora de la noche, se simula su muerte con tres disparos de escopeta al aire.



Por último se celebra la matanza de la vaquilla entre familiares y amigos bebiendo su sangre: una sangría limonada que se reparte entre los presentes acompañada de las rosquillas típicas de la fiesta y que lucían las propias vaquillas en su vestimenta.

La fiesta de la vaquilla de Colmenar Viejo es un buen plan para disfrutar en familia. A los niños pequeños puede que el ruido y el movimiento les asuste. Sin embargo, los que son un poco mayorcitos disfrutarán enormemente del colorido y el ambiente de la fiesta de la vaquilla de Colmenar Viejo.


¿Conocías esta fiesta? ¿Qué te ha parecido? ¿Te animarás a degustar el año que viene "la sangre" y las rosquillas típicas de la fiesta de la vaquilla de Colmenar Viejo?

También te puede interesar

4 comentarios

  1. Mi sobrinita vive cerquísima de Colmenar. Pero creo que no conocen esta fiesta. Se lo voy a contar por si quieren acudir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda, qué casualidad!! pues ya para el año que viene! En Colmenar también está la fiesta de la Maya, otro día os la cuento ;)
      Un besote

      Eliminar
  2. No había.oído.nunca lo de esta fiesta, que curiosa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me sorprendió la primera vez. Muy original No hay ningún animal "sufriendo" de por medio, pero la esencia de la fiesta se mantiene.
      Como va esa barriguita?! :)
      Un beso

      Eliminar