Córdoba con niños

22.1.15 / 8 comentarios

Teníamos una de esas cajas de experiencias que nos habían regalado unos amigos, así que a primeros de diciembre, con la excusa de nuestro aniversario de boda, nos escapamos un par de días con Miss L a conocer Córdoba. No conocíamos la ciudad y teníamos ganas de visitarla; y, aunque reconozco que a mi "me tira" más el Norte, creo que fue todo un acierto.

Córdoba con niños

Córdoba es una ciudad perfecta para visitar en un fin de semana sin que resulte agotador porque tiene unas dimensiones que te permiten recorrer caminando su casco histórico y, además, es muy llana. Sin embargo, si viajas a Córdoba con niños es mejor que te dejes el carrito en casa y tires de portabebés ergonómico porque la mayor parte del suelo de la ciudad es empedrado y muchos de los lugares que vas a visitar no están adaptados -o al menos yo no vi señalización alguna que me diese a entender que si lo estaban-.

Al hacer una sola noche en Córdoba pensábamos que no nos iba a dar tiempo a hacer gran cosa, pero nada más lejos de la realidad. Pudimos ver la mezquita-catedral, la sinagoga judía, el real alcázar de los Reyes Cristianos, el puente romano, la casa sefardí y la andalusí, la judería, el zoco, algunos patios andaluces, un parque enorme y nos sobró tiempo para perdernos por sus calles, ir de compras y ¡hasta echarnos una pequeña siesta en el hotel! Nos quedamos con las ganas de visitar Medina Azahara porque era lo último que queríamos ver antes de iniciar el viaje de regreso y, después de lo que nos costó llegar y las vueltas que dimos hasta que la encontramos, Miss L se durmió justo cuando estábamos aparcando así que no la quisimos despertar para intentar hacer la vuelta lo más tranquila posible.

Miss L disfrutó muchísimo. No podía dejar de mirar a los caballos de las calesas y le sorprendieron mucho los cientos de naranjos que decoran las calles de la ciudad.  A mi me encantó la judería con sus callejuelas que me recordaron ligeramente a Toledo y Granada, las vistas del puente romano al anochecer y la majestuosidad de los arcos de la mezquita.

En contra encontré una ciudad poco adaptada a las familias con niños y a las personas con deficiencias motoras. No encontré un solo cambiador para bebés -exceptuando uno en el interior de la mezquita previa petición de llave- y en muchos de los locales había que pasar por uno o más tramos de escaleras para poder acceder a los aseos. Además, muchas de las calles de la zona turística no tienen limitado el acceso a los vehículos y tampoco aceras lo que complica el paseo si vas con niños o carritos de bebé. A favor la gente, sin duda. 

Imagino que en primavera gana mucho con todos los patios en flor y el aroma del azahar, aunque la visita a la ciudad puede convertirse en una tortura para los alérgicos sin contar con que el calor hará más pesado el paseo. La verdad es que en nuestra escapada, para ser diciembre, el clima acompañó y nos permitió ir en manga corta algún que otro rato.

Y ahora un par de recomendaciones:
  • El bar Santos en la esquina de la muralla de la mezquita. Famoso por sus tortillas de patata gigantes. Nos lo recomendaron y realmente merece la pena entrar a tomar una cerveza con una cuña de tortilla. Está muy bien de precio y la tortilla riquísima. La única "pega" es que es minúsculo y no hay sitio para sentarse. 
  • y la cafetería OMundo de Alicia, inspirada en Alicia en el País de las Maravillas y ubicada al lado de la Escuela de Bellas Artes en la Plaza de la Trinidad. Estupendos desayunos y meriendas a unos precios bastante buenos. La decoración nos gustó mucho -en especial a la peque- y, además, ejerce de galería de arte albergando exposiciones que cambian cada cierto tiempo. La típica cafetería-tetería para ir al salir de clase en la facultad.


y tú, ¿Conoces Córdoba? ¿Añadirías alguna recomendación?

También te puede interesar

8 comentarios

  1. Hola! Al habla una cordobesa. Sólo matizar que todo lo que describes es el casco antiguo de la ciudad y normalmente por eso no está muy adaptado y totalmente de acuerdo que empedrado de las calles así como las calles estrechas no son muy aptas para carritos. Sin embargo, la parte del Vial con sus fuentes cercano a la estación de tren hay muchas actividades Infantiles que aun residen desde las navidades. Mi enana disfruto de lo lindo. Como ahora resido en Sevilla lo que le maravillo encontrar fuentes de agua potable y se las aprendió bien. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida!! y muchas gracias por tu comentario. Claro, yo solo describo el casco antiguo porque en dos días no da mucho más de si y lo más turístico está en esa zona, pero se que hay muchos parques nuevos, un zoológico y un jardín botánico espectaculares. De todos modos, aunque tenga algunos "contras", merece la pena la visita aunque solo sea por conocer la judería y la mezquita. IMPRESIONANTE!!! :)

      Eliminar
  2. Yo no la conozco, pero por lo que cuentas parece precioso. Es una pena lo de la accesibilidad pero bueno, en general se te ve.contenta. Tenemos pendiente algún viaje al sur lo tendré en cuenta. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contenta porque los problemas de accesibilidad que comento forman parte del encanto del casco antiguo que es la parte que si o si hay que visitar. La pena que los locales y comercios no se pongan las pilas!!
      Un besote

      Eliminar
  3. Yo no he estado nunca, pero por lo que leo se parece un poco a Sofía en el sentido de que el casco antiguo con sus calles de adoquines hace un poco difícil circular con cochecito. El portabebés es muy útil, sin duda! Me alegra que lo pasarais bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es algo que pasa en muchas ciudades. Ya nos pasó también este verano en Bruselas!
      La verdad es que estamos deseando repetir escapada de fin de semana... a ver cuándo se puede ;)
      Un besote

      Eliminar
  4. Córdoba es una maravilla. A mí me encanta aunque cuando he ido no he tenido que lidiar con ningún cochecito. Me atrevo a aconsejar un restaurante más: Los Berengueles, no es especialmente barato pero merece la pena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues como habrá que volver para verla más detenidamente tomo nota ;) y vosotros ya estáis tardando que al peque seguro que le encantan los caballos y los naranjos!!
      un besote

      Eliminar