Abrigos premamá

20.1.15 / 6 comentarios

Cuándo ayer vi la predicción del tiempo no pude evitar acordarme de mi misma cuando estaba embarazada de Miss L. Me enteré de que la esperaba a primeros de octubre y la barriguita no empezó a notarse hasta mediados de diciembre, por lo que pude utilizar hasta entonces la mayor parte de mi vestuario habitual. Sin embargo, después de las fiestas estuve mirando abrigos premamá "por lo que pudiera pasar".

abrigo-embarazo-porteo-momawo
Qué los abrigos premamá -como casi toda la ropa para el embarazo- no son el último grito y que son caros es algo que todas las que hemos estado embarazadas en invierno sabemos, pero que se venden "contados" quizás sea algo nuevo para ti. Desde luego para mi lo fue en su momento.

Al parecer es "fácil" encontrarlos al principio de la temporada -agosto-septiembre-, pero después localizar uno se convierte en misión imposible. En mi caso, no iba a buscar uno antes incluso de ver el positivo y como en diciembre aún podía usar los míos decidí esperar a las rebajas de enero. ¡ERROR! No encontré ni uno.

Reconozco que los abrigos premamá eran la prenda que más rabia me daba comprar porque apenas iba a usarlos y costaban una "riñonada". Cuando no encontré ninguno casi me sentí aliviada. Aún podía usar alguno de mis abrigos de aquella etapa en la que estaba "de buen ver" con 9-10 kg más que en ese instante y "total" estando en Madrid tampoco podían quedar muchos meses de frío. De nuevo ¡ERROR!

Resulta que en 2011, rompiendo todas las estadísticas, en Madrid hizo frío de llevar abrigo hasta mediados de junio, una semana después de que yo saliese de cuentas. Mi concuñada intentó prestarme uno de esos abrigos capa que hace años se veían en todas partes y que tanto ella como mi cuñada habían usado durante todo el embarazo, pero ellas son más finitas que yo y no me entraba de espalda. Una pena no haber encontrado tampoco en las tiendas una de estas capas porque me habría solucionado el problema. 

Al final, llegó un punto en que por no "morir congelada" evitaba salir todo lo posible y cuando lo hacía me vestía con capas de ropa cual cebolla (no olvidemos que estoy hablando de finales de mayo, primeros de junio en Madrid y que las embarazadas, por definición, somos hornos y casi siempre tenemos calor).

Tiempo después cuando buscaba un cobertor para portear en invierno conocí los abrigos de porteo. Todas las mamás que los han usado coinciden en que son lo más, pero si los descubres después de dar a luz son otra prenda que no sabrás si comprar o no porque solo puedes usarlos tú y tampoco son especialmente baratos. Sin embargo, si conoces su existencias cuando aún estás embarazada te salvarán de más de un apuro. 

Los abrigos de porteo son abrigos normales, calentitos, cómodos y de diseños bastante cuidados que puedes usar en tu día a día, pero que incorporan unas piezas que se enganchan con cremalleras y que te permiten abrigar tu barriguita y más tarde a tu bebé si lo porteas delante o a tu espalda. Lo que viene siendo un abrigo 4 en 1 que podrás usar durante una larguísima temporada. Además, es más fácil encontrarlos durante todo el invierno y no solo al principio de la temporada. ¿A qué ahora ya no te parece caro y no te da tanto apuro hacerte con uno?  

Como Miss L ya camina quiere subir y bajar del portabebés constantemente y ya no usamos ni siquiera cobertor, ahora va con su propio abrigo, pero yo lo tengo claro: Si en un futuro estoy de nuevo embarazada en otoño-invierno, y siendo fan declarada del porteo, me voy a hacer con uno sí o sí.


¿Usaste abrigo premamá? ¿Conocías los abrigos de embarazo y porteo? ¡Cuéntanos tu experiencia!


También te puede interesar

6 comentarios

  1. Cachorro nació a mediados de noviembre, así que no me hizo falta ningún abrigo. Aquí hasta enero no empieza el frio de verdad, así que por esa parte genial. Si que suelen ser caros por lo que veo, los de porteo me parecen super interesantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es que me comí todo el frío! Los de porteo si los aprovechas en todas sus facetas son una opción a tener en cuenta ;)
      Un besote

      Eliminar
  2. Yo tenía un abrigo de hace 10 años, que cuando me quedé embarazada, como perdí tanto peso, me sirvió hasta el final (y parí en noviembre). Después también lo utilicé para portear a mi bichilla con el trapo, porque podíamos cubrirnos las dos. Ya sabes que escribí sobre lo fea que me parece la ropa de lactancia. La de embarazada se puede encontrar más mona, y los abrigos de porteo me parecen caros para lo poco que yo los utilizaría (soy de porteo indoor).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues así estuve yo, usando abrigos viejos, pero no conseguí que me llegaran hasta el final :( La verdad es que la ropa de embarazo y lactancia no suele ser demasiado bonita, aunque a raíz de tu post del otro día estoy preparando yo uno para la semana que viene que te va a sorprender!! He encontrado una marca de lactancia con cosas bonitas, que no parece de lactancia y sienta súper bien!! Me falta engañar a marido para que me haga alguna foto con alguna de las prendas :) Los abrigos baratos no son, pero si tenemos en cuenta que puedes usarlos como abrigo, como abrigo premamá y como abrigo de porteo, son una opción interesante. Al final te salen más baratos que uno normal, uno de embarazo y un cobertor.
      Es que el porteo indoor es genial!! aunque yo últimamente lo utilizo menos porque Miss L solo quiere ir andando de un lado a otro de la casa XD
      Un besote

      Eliminar
  3. Justo estaba preparando un post sobre cómo yo uso mi ropa de embarazada para portear, jajaja
    La verdad es que de haber visto alguno de éstos abrigos en su momento lo habría comprado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues estaré atenta para ver cómo lo haces, porque el abrigo dos tallas más que use en el embarazo imposible llevarlo ahora aunque sea para portear porque de espalda cabemos dos!! Nosotros compramos un cobertor de porteo para poder usarlo el papá y yo :)
      un besote

      Eliminar