Mi niño no me come

26.12.14 / 8 comentarios

Hace justo un año que introdujimos la alimentación complementaria a Miss L mediante el sistema de "destete regulado por el lactante" o baby led weaning. Hasta que cumplió los 12 meses la leche materna era su alimento principal y lo complementaba comiendo nuestra comida adaptada a su edad. Comía prácticamente de todo. Alimentación saludable y variada en la cantidad que ella iba marcando y cuando mostraba signos de tener hambre. Sin forzarla a comer o probar alimentos nuevos. Todo iba bien hasta hace unos meses, porque ahora puedo decir eso de que "mi niño no me come".



Teóricamente alrededor del primer cumpleaños los niños empiezan a comer menos porque, aunque se mueven más, crecen y engordan mucho más lentamente (ojo, que no pasa nada si van lentos o se estancan puntualmente, pero si pierden peso es motivo de alarma salvo que hayan estado malitos) lo que se traduce en una necesidad menor de energía y, por tanto, en una reducción de las calorías que ingieren diariamente.

Por otro lado, ya estábamos avisados de que en torno a los 12 meses los niños ya tienen gustos marcados por la comida: saben lo que les gusta y lo que no. Por eso, es recomendable que prueben gran variedad de alimentos nuevos antes de esa fecha porque después quizás no se atrevan y se decanten por sus preferidos.

Además, también sabíamos que los niños tienen un apetito "errático e impredecible" y que pueden darse atracones y después pasarse un par de días sin querer tomar nada o comer durante días un alimento para luego no querer ni verlo durante una temporada.

Finalmente, os diré que Miss L sigue tomando pecho a demanda aunque la realidad es que, salvo en contadas ocasiones, las tomas se reducen a las de la hora de dormir.

Aún así, a sabiendas de todo eso, no puedo dejar de preocuparme porque "no come". Lo escribo con comillas porque comer si come, claro, pero no lo hace como venía haciéndolo y eso me descoloca. ¡Vamos que no come como yo espero que lo haga!

Si lo pienso fríamente el problema lo tengo yo y no ella porque, aunque según los percentiles de la SS  ya había bajado unos 20 percentiles de peso en la revisión del año respecto de la anterior, según los percentiles de la OMS se mantiene en el mismo percentil desde que nació engordando según lo esperado. Se la ve enérgica, sana, contenta, sube de peso según lo previsto y, si hasta ahora sabía qué, cuándo y cuánto necesitaba comer, ¿por qué ahora se le va a haber olvidado? Sin embargo, no puedo dejar de sentirme "malamadre" y pensar que quizás esté haciendo algo mal, aunque no haya variado mi comportamiento a la hora de la comida desde los seis meses.

También pensé que "la culpa" de que cada día coma "peor" la han tenido las vacaciones de verano con los cambios de hábitos, que confío en que gestiona bien los alimentos y le presto menos atención mientras come, una gastroenteritis (la primera vez que la peque se ha puesto realmente enferma), la salida de las muelas... Puestos a buscar culpables aparecen unos cuantos, pero el tiempo pasa y la situación no parece mejorar.

Me tranquiliza leer a otras mamás con blog o en grupos de lactancia a las que parece ocurrirles lo mismo. Y, leyendo y leyendo, me he dado cuenta de varias cosas: 

La afirmación "mi niño no me come"...

  • en bebés de papillas y purés coincide con que se niegan a comer triturados e insisten en comer sólidos únicamente.
  • en bebés con blw, sobre todo si siguen con LM a demanda, se refleja con una reducción llamativa de la variedad y cantidad de comida que toman respecto a meses anteriores
  • en casi todos los casos hay alguna enfermedad leve o diente(s) nuevo(s) a los que hacer culpables del inicio del problema
  • en ambos grupos las quejas son de mamás cuyos bebés tienen entre 15 y 18 meses. Sin embargo, mientras en el primero parece solucionarse al darle los sólidos que reclaman, en el segundo, que ya los tomaban, la normalidad no vuelve hasta los 20 meses aproximadamente. Supongo que en realidad ambos grupos comen poco más o menos lo mismo, pero en el primero no hay un "antes" con cómida sólida con la que comparar y se nota menos. De hecho, al pasar de las papillas y purés a la "comida de mayores" parece un avance y no un retroceso.
 En base a esto me atrevo a decir que parece una etapa más del desarrollo de las tantas que nos vamos encontrando por el camino y que no queda otra que tener paciencia y controlar el peso más frecuentemente por si hubiera algún problema de anemia, alergia o intolerancia oculto.

¿Tu bebé y tú habéis pasado por lo mismo? ¿Con cuántos meses? ¿Cómo lo habéis solucionado?

También te puede interesar

8 comentarios

  1. Mi hijo pequeño ha pasado por eso un par de veces, nada preocupante, simplemente unos días que comía poquito. Pero en general es un tragón y se pasa el día zampando. Cada niño tiene su metabolismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miss L comía genial, de repente ha dejado de hacerlo y ya lleva un tiempo. Entre medias hay días que si come bien, anoche por ejemplo. Pero me tranquiliza ver que es algo normal :)
      un besote y felices fiestas!

      Eliminar
  2. A mi me esta pasando algo parecido. Yo mezclé blw con purés y todo muy bien hasta hace poco que parece que los trozos ya no le molan y solo le quiere purés. Y ahora le ha dado por no querer fruta... Tiene doce meses y medio. Y la verdad no se que hacer. Ella parece que todo bien. Esta genial. Buen ánimo. Pero me da cosa que no quiera trozos y ahora tampoco fruta. Espero que sea una fase tal y como me han dicho... Ya veremos con el paso del tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es espero yo también. La mía empezó por ahí también, pero yo lo achaqué a los cambios de hábito por las vacaciones. Poco a poco fuimos a peor, pero lleva dos días (debe ser que le gusta llevarme la contraria XD) que, aunque lentamente, a atreverse a`probar cosas nuevas y hacer al menos una comida decente :)
      Ya me contarás! Un besote

      Eliminar
  3. La mía le encantaba la fruta tanto triturada como en trocitos y ahora nada! Se cierra en banda. Hasta para el zumo de naranja... Llevamos 6 meses (tiene 21) en fin, yo ya me he resignado a ese aspecto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues aunque no te lo creas me dejas más tranquila porque 21-6 poco más o menos cuando empezó Miss L. Cada vez estoy más convencida de que es una fase normal y que todos los niños pasan por ella. A ver si cambia la situación :)
      un besote y feliz año!

      Eliminar
  4. ¡Hola! He llegado a tu blog de casualidad. Con mi hija tuvimos una mala experiencia con el BLW. Lo seguimos de los 6 a los 12 meses, junto con lactancia a demanda. La niña comía poquito, pero algo parecía que comía, y como tomaba teta a demanda, seguimos sin darle muchas vueltas. A los 9 meses nos dieron un "toque de atención" en el pediatra, porque ´se habia estancado en peso y bajado de percentil. Nos sugirieron incluir más calorías en su dieta con papillas o lo que viésemos, pero no le dimos mucha importancia y seguimos.
    Más tarde, en la revision del año, nos llevamos el susto. En seis meses no había engordado ni medio kilo, y le hicieron análisis y estaba muy anémica. Infección de orina no tenía, también se lo miraron. Y no parecía celiaca tampoco, según los análisis. Así es que nos plantamos en los 12 meses, en los que el resto de niños van pasando a solido o comiendo todo sólido, dándole purés y papillas de cereales y otras cosas calóricas, además de suplementar con hierro.

    Y ahí llegó la culpa, más que nada por no haber sabido verlo. A la vista estaba que se iba quedando atrás en crecimiento, pero además es que no gateaba ni se desplazaba de ninguna manera, estaba apagada, blanquita...a partir de ahí todo cambió, y a los pocos meses ya comía todo sólido y bien. Se espabiló, empezó a andar de un día para otro, como quien dice...a día de hoy no es una gran comedora, pero come aceptablemente bien. Pero lo pasamos mal, sobre todo por la culpa.

    Ahora tenemos un bebé que todavía toma solo teta, y yo no me veo capaz otra vez de tirar por BLW puro. Para mi que le daremos tanto purés y papillas como sólidos, a ver qué tal nos va.

    Me quedo por tu blog.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros pasamos por una racha en la que comía mucho menos que antes del año en cuanto a cantidad y variedad, pero según dijo el pediatra es normal. Estuvo en revisión con alergología, digestivo y endocrino y llegaron a la conclusión de que estaba un poquito falta de hierro (al parecer casi todos los peques lo están, pero como no les sacan sangre los papás no se enteran), pero que no comía porque no le daba la gana y porque era un bebé grande y se había acercado a su percentil genético (yo soy pequeñita y menuda). Ahora ha mejorado mucho aunque aún hay ciertos alimentos (verduras y pescados) que le encantaban y ahora no prueba. Con el segundo supongo que probaré también con blw...
      Entiendo como te sientes, pero piensa que la peque ya está bien (y eso es lo importante) y que solo hiciste lo que creíste mejor para ella. Un abrazo y bienvenida :)

      Eliminar