"No, no, no"

5.11.14 / 23 comentarios

Hace un par de meses empecé a preocuparme y sentirme culpable porque Miss L decía que "no" a casi todo y, además, lo decía todo el tiempo. Le preguntases lo que le preguntases siempre contestaba con un "no" o un "no, no" a veces incluso encadenaba tres negaciones a la vez que hacía un gesto con la cabeza o su dedito.


¿Que por qué me sentía culpable? Me daba la impresión de que repetía la palabra una y otra vez, a veces contradiciéndose a si misma, porque me imitaba. Sin embargo, ¡yo no tenía la sensación de decirle que no tantas veces! Es más, creo que salvo excepciones en las que se puede hacer daño no le suelo decir que no.

En estas estaba cuando de repente me he enterado de que es normal que los bebés entre los 15 y los 30 meses digan que no a todo. Se llama "etapa del negativismo" y no lo hacen por fastidiar, por llevar la contraria o demostrarnos "quién manda", tampoco porque nos imiten. Resulta que el hecho de decir que "no" constantemente, la constante desobediencia y el querer salirse siempre con la suya es otra etapa de su desarrollo cerebral, una señal de que todo va bien y un paso más hacia su independencia emocional.

A esta edad el bebé quiere distanciarse de sus padres porque acaba de ser consciente de que es un ser diferente a ellos, no quiere depender de nadie y quiere hacerlo todo solito. A veces, dice "no" por decir algo, otras lo dice queriendo decir "si" y otras es un "no" rotundo que si contradices puede derivar en un berrinche.

Si el bebé se da cuenta de que cuando dice que "no" le tienes en cuenta igual y le demuestras el mismo cariño que cuando responde de un modo afirmativo y no intentas "someterle" irá ganando la suficiente confianza en si mismo para tomar sus propias decisiones y expresarlas ante los demás. No entrará en conflicto cada vez que tenga que decir "no" cuando sea adulto.

Sin embargo, estas negaciones constantes hacen perder la paciencia hasta "al Santo Job" y muchos padres empezamos a plantearnos si no será que somos unos "blandos" y deberíamos empezar a "poner límites" como dicen algunos "expertos".

A mi no me gusta imponer límites igual que no me gustan que me los impongan, pero tampoco significa que por el hecho de que el bebé sepa que le queremos y le tenemos en cuenta pueda hacer "lo que le de la gana". Habrá cosas que no pueda hacer porque físicamente son imposibles: como agarrar un chorro de agua con la mano o alcanzar algo a lo que no llega y otras que no le dejaremos hacer bajo ningún concepto, como beber detergente o usar las tijeras. En ocasiones, nos dará un poco  igual, así que podemos darles el gusto. A veces, lo mejor será tratar de negociar explicándoles el porqué deben hacer algo que no quieren hacer, aunque si son muy pequeños es posible que no te entiendan, se frustren y expresen su enfado.  En resumen, que va a conocer la frustración sin necesidad de que le ponga límites extra que tampoco llevan a ninguna parte. Lo que prima aquí es el respeto y el sentido común.

Aunque la mayoría de las veces nos saque de nuestras casillas, el hecho de que expresen su enfado es bueno. Lo mejor en esos casos es tratarles con respeto, comprenderles, acompañarles y ayudarles a reafirmar sus sentimientos ya que de no hacerlo así podrían acabar optando por guardarlos para ellos mismos o expresarlos de otro modo -con agresividad, por ejemplo-. 

Sabiendo que es parte del desarrollo normal del bebé me quedo mucho más tranquila. Como todas las etapas por las que hemos ido pasando -y las que nos quedan- imagino que se resolverá sola según pase el tiempo. Por nuestra parte, solo podemos hacer lo que hemos hecho siempre, respeto, mimos y unas cuantas dosis extra de paciencia.

Lo bueno es que desde hace unos días ha empezado a alternar los "no" con algún que otro "si", así que quizás la luz al final del tunel esté más cerca de lo que parecía en un principio.

¿Vuestros peques han pasado ya esta etapa? ¿Fuisteis conscientes de ella? ¿Duró mucho? ¿Algún consejo para superarla con una sonrisa? Me encantaría saber vuestra opinión.


También te puede interesar

23 comentarios

  1. Yo en esto no puedo opinar demasiado.. aunque mi hijo es mayor que Miss L, aún no dice ni una palabra. Recuerdo vagamente cuando la mayor pasó por esa fase, fue un poco exasperante tanto No a todas horas, pero al ser hija única era todo más fácil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora es mejor porque ya dice que si a muchas cosas queriendo decir que si :) Más optimista, dónde va a parar! Normal que no diga nada al ser trilingüe, no?! Cuándo empiece no parará, ejejejej
      Un besote

      Eliminar
  2. Con todo el respeto, ese borreguismo de no poner límites es lo mas absurdo que he visto en la vida. Más alla de los límites naturales están los de convivencia, no querer poner límites en casa es lo que provoca esa leche que se se dan los niños cuando salen fuera debsu casa y ven la realidad y de ahí las frustraciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada cual es libre de opinar y de educar a su prole como crea conveniente y por eso voy a publicar tu mensaje. Pero si pides respecto, debes ser tu la primera en ofrecerlo y evitar hacer juicios de valor llamando borregos a los que opinan diferente a ti en cuestión de poner límites, que por la línea de este blog seguramente sean mayoría. Yo tampoco estoy de acuerdo con muchas de las ideas que expones en tu blog y, como alguna de tus lectoras y tú misma reconoces en una entrada de hace poco, creo que lo que proyectas en tus entradas ha variado mucho desde que eres mamá (y en mi opinión no a mejor) y no me habrás visto juzgarte ni dejar un comentario fuera de tono. Gracias en cualquier caso por tu dejar tu opinión. Un saludo

      Eliminar
    2. Siento que lo intérpretes como fuera de tono por que no lo era, desdeluego no te estaba llamando borrega personalmente, era un generalización pero como dice mi abuela 'el que se pica... '. Por otro lado eres libre de dejar de seguir el blog que tan poco te gusta (a saber por qué, justo que ahora tengo mas gente activa en él). La veerdad, si has sentido esto como un ataque es que no me conoces ni conoces de que ha blo ni a que me dedico o en qué linea voy, eso sí, te agradezco que le des cabida a los comentarios, aunque no te gusten.

      Eliminar
  3. Pues me dejas más tranquila sabiendo que la etapa del No-no-no pasará. Mi bichilla es más bien del na-na-na ¡y desde los 6 meses! Entiendo que por aquel entonces no sería consciente de lo que decía, pero ahora lo tiene bien clarito: cuando no quiere comer más, o no quiere que alguien la coja en brazos,o que le cambies el pañal. Vamos que es un na-na-na constante desde que se levanta hasta que se acuesta. Yo de momento (y quién me lo iba a decir a mí antes de ser madre) la tengo rondando por casa como un espíritu libre para que descubra lo que quiera a su ritmo. Vamos, que no le pongo límites, aunque trato de distraerla con otras cosas cuando quiere volcar la tele al suelo o romperme los cajones abriéndolos y cerrándolos con una fuerza inusual en un bebé de menos de un año. Pero es que si no les damos un poquillo de libertad a estas edades para que descubran el mundo ¿cuándo lo vamos a hacer? Qué pena de vida, sometidos a todo desde tan pequeños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario! Veo que lo del pañal también es algo que trae cola, aquí empieza a ser misión imposible poner uno.
      En cuanto a los límites, estoy totalmente de acuerdo contigo. Ya tendrán tiempo de vivir encorsetados: en cuanto se incorporen al sistema educativo, sin ir más lejos.

      Eliminar
  4. Gracias por la info! Sí, Ciruelilla dice No, no, no (así por triplicado) muchas veces, incluso cuando sabes que quiere decir sí... porque pone cara de sí, pero dice no.. jajaja.
    Me ha hecho gracia lo de atrapar un chorro de agua con la mano porque lo hace mucho en la bañera con un juego que es como una fuente.

    A mí hace mucho me dijeron que cuando les digamos no, tiene que ir acompañado de la acción que les estamos negando. Decir "eso no se toca" en vez de No! cuando van a tocar algo. O, "no, eso no se come" etc. y le intento explicar el motivo, aunque no me entienda ... aunque estoy convencida de que poco a poco me entederá.

    Me encanta cuando dice no, pero con la cabeza o con el dedito.. es tan mona! y pone una cara de pilla...

    Besos!!!!

    ResponderEliminar
  5. Es que son tan monos!!! :) Nosotros también intentamos decir siempre el por qué de ese no, aunque ante un peligro "inminente" no sale un "noooooo" sin más XD
    Qué gracia que ciruelilla también intente coger los chorrillos de agua. Me encanta como van descubriendo el mundo si les dejas que lo investiguen :)
    Un besote

    ResponderEliminar
  6. Cachorro todavía no ha pasado esta etapa, nosotros intentamos decir no lo menos posible. y estoy totalmente de acuerdo contigo respecto a los límites, yo le dejo tocar, mover, romper... todo lo que quiera, siempre que no se ponga en peligro. He quitado cosas peligrosas de su alcance pero puede abrir y cerrar cajones todo lo que quiera. Me parece absurdo implantar límites para todo cuando son tan pequeños... todo llega. Un besazo, me ha encantado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa! Ya llegará que cachorro tiene aún 12 meses... Habéis preparado al final algo especial para celebrarlo?
      Un besote

      Eliminar
  7. Comobien sabes Valentina también está con el no para todo y todo el día. Como bien dices a veces nos sale el no cuando vemos que están en peligro pero es que es inevitable.... En cuanto a los límites muy de acuerdo contigo, que yo recuerde a mi me dejaron jugar y estar a mis anchas y no por ello soy una mala persona ahora.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es desquiciante tanto "no", pero reconozco que a veces no puedo contener la risa o le hago preguntas sin sentido a sabiendas de que va a decir muy sería "no, no, no" :)
      Un besote

      Eliminar
  8. Pues ahí está Sara, con 7 meses y medio haciendo "que no que no" con la cabeza todo el rato! a veces lo hace por hacer la gracia pero ya lo empieza a hacer cuando no quiere más comida o le tengo que limpiar los mocos...¿es un poco precoz, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así se empieza ;) Veo que tiene claro lo que no quiere, chica lista!!! Pues dale unos meses y sabrás que es estar de lleno en la etapa del no. Es no a absolutamente todo (te partes y desesperas a partes iguales XD). Soy mamá? nonono, tienes sueño? nonono, te llamas Miss L nonono, es de día? nonono, "Hola" nonono, quieres el juguete tal? nonono (mientras te lo señala pidiéndolo con lamano) y asi sucesivamente XD
      A ver si nos vemos pronto!! un besote

      Eliminar
  9. Estamos en ello. A mí me hace gracia cuando sé que quiere alguna cosa y en lugar de decir 'sí', dice que no xD

    Pero vamos, de momento es fácil de llevar :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay algunos momentos muy concretos que puede ser un poco desesperante (cuando se encabezonan con que no y tienes prisa por ejemplo), pero para mi lo más complicado es aguantarme la risa la mayor parte del tiempo XD
      Un besote

      Eliminar
  10. A mi también me pasó lo mismo, sobre todo hace unos meses atrás. La verdad es que ya no lo dice tanto, realmente ya casi no le escucho esa palabra. Por mucho tiempo pensé que era yo la que decía no y él pues tomo esa palabra como suya, pero ya me alivio un poco. Ahora pasamos a la etapa de repetir las palabras que uno dice, vamos a ver qué tal nos va, sobre todo teniendo en cuenta que debemos tener cuidado con lo que decimos en casa o fuera de ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miss L también trata de repetir algunas palabras, pero con su lengua de trapo la mayoría de veces no son entendibles. Pero tienes razón, los peques son esponjas y aunque parece que no se enteran si que lo hacen, así que hay que tener mucho cuidado con lo que se dice porque aunque no lo repitan en ese instante, son capaces de decirlo tiempo después ;)
      Gracias por dejar tu comentario!

      Eliminar
  11. Me ha gustado mucho tu post. Mi hija aún no ha llegado a esa etapa y la verdad es que me da bastante pena que cada vez esté más cerca porque eso quiere decir que está creciendo (lo sé, es absurdo que dé pena pero no puedo evitarlo! Se me pasan los días volando...)
    Lo que creo es que la comunicación debe ser un pilar fundamental para afrontarlo y hacer que se sientan comprendidos y respetados.
    Un beso enorme y ya te contaré dentro de unos meses jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! me alegro de que te haya gustado. La verdad es que a mi también me da pena. A veces la miro y me gustaría que no creciera más y luego lo pienso mejor y claro que quiero que crezca, pero lo hace taaaaan rápido. En cuanto nos queramos dar cuenta ya serán mujeres hechas y derechas con su propia familia y todo!! y nosotras esas mujeres orgullosas de ver en quienes se han convertido ;)
      Un besote

      Eliminar
  12. Pues yo no sé decirte cuando dura esta etapa.... I lleva ya un tiempo y la verdad es que a veces desespera con tanto "no, no y no", pero también te diré que como tú, también va diciendo algún "si" (cada vez más, la verdad) y eso me hace ver un poquito la luz al final del túnel y darme fuerzas para aguantar tanta negatividad.
    Serán etapas, como todo! O eso espero.... ;)
    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por aquí ya vemos la luz del todo. Ya dice muchas veces "si" y algunas veces empieza diciendo que no y acto seguido rectifica. ¿Quieres manzana? nooooosiiiiiii ;)
      Así que si ya dice algún "si" seguro que queda poco!!
      un besote!

      Eliminar