La vuelta de la menstruación - Experiencias

12.9.14 / 4 comentarios

El lunes pasado os hablaba aquí sobre la vuelta de la menstruación después del parto y prometí que hoy os contaría mi experiencia.

flor-loto-fertilidad

Todo empezó cuando menos de una semana después de los 43 días de loquios que me toco padecer en pleno mes de julio apareció un pequeño manchado. Yo estaba en plena mastitis que aún duraría mes y medio más y esas gotitas terminaron de derrumbarme. ¿En qué punto, mi cuerpo había decidido que mi bebé y yo estábamos preparados para la posibilidad de poder ampliar la familia? Me enfadé y mucho. Sentía mucha rabia, pero tampoco podía hacer mucho más. Ese manchado duró apenas un día y no volvió a repetirse hasta el mes siguiente. A partir de ahí: nada.

La mastitis se solucionó dejándome de recuerdo un galactocele y una bonita cicatriz, pero dando paso a una lactancia placentera y bien establecida. Tras hablarlo con mi médico en una revisión rutinaria, en mi mente se empezó a dibujar la idea de olvidarme de la menstruación hasta dentro de muchos, muchos meses. Habíamos iniciado la alimentación complementaria hacía tiempo y no había rastro de ella, así que era probable que no apareciese hasta el destete. Sinceramente, tampoco la echaba en falta.

Sin embargo, aunque a priori parece que todo son ventajas, el hecho de estar un largo tiempo sin el periodo hace que te sientas en una especie de puerperio perenne: sofocos, sequedad, irritabilidad, cambios de humor de los que en ocasiones yo apenas era consciente pero que eran evidentes para cuantos me rodeaban. Llegó un punto en el que me sentía extraña en mi propio cuerpo y quería volver a ser yo, quería de vuelta mis ciclos. Increíble, pero cierto: empezaba a echarla de menos.

No fue hasta unos meses después cuando sentí que mi cuerpo empezaba a despertar y aparecían de nuevo burbujeos, tironcillos de ovarios, alguna que otra molestia y algo de flujo cervical, desaparecido hasta entonces. Noté que se me caía más el pelo, mis uñas estaban más débiles y el vello crecía con más rapidez, pero de la regla ni rastro. Hasta que 23 meses y medio después de verla por última vez, 14 meses y medio después de dar a luz hacía aparición de nuevo. Aparentemente cómo siempre aunque con menos molestias. Sólo me queda por comprobar si será igual de regular.

Los sentimientos que se han despertado ésta vez han sido muy distintos de los que experimenté mes y medio después del parto. Mi cuerpo ha decidido que ahora si que es el momento de darme la oportunidad de concebir de nuevo, lo que significa que Miss L ya es "mayor" y podría sobrevivir sin su mamá. Esta vez, la menstruación está aquí para quedarse y, en vez de rabia, tengo sentimientos encontrados.

Por un lado estoy feliz de volver a menstruar, de sentirme mujer de nuevo y tener los vaivenes emocionales que hacen que sea yo misma. De sentirme poderosa con el don de dar vida y sorprenderme por la vuelta de un nuevo instinto maternal que hasta ahora permanecía en estado de latencia y que tendré que acallar haciendo que luchen corazón y mente. De comprobar, por supuesto, que todo funciona correctamente y que era debido a la prolactina y no por algún fallo escondido tras ella.

Pero por otro, me da un poco de pereza tenerla conmigo todos los meses y, a la vez, me siento realmente triste. Mi bebé ya no es un bebé. Se ha cerrado un ciclo.

Y tú, ¿cómo te sentísteis con la vuelta de vuestra menstruación después del parto?

También te puede interesar

4 comentarios

  1. Nosotras seguimos con LME, así que de momento espero estar un poco más sin menstruación, que ahora mismo no me apetece nada de nada.

    ResponderEliminar
  2. Puff...te entiendo perfectamente porque yo sentí lo mismo. 10 meses después de haber dado a luz me vino la regla y fue un poco raro. Me sentí bien por volver a sentirme mujer, y que mi cuerpo vuelva a la normalidad poco a poco, pero me dio muuuucha pereza. En fin, así es la vida. Tendremos que aguantarnos jeje besos!

    ResponderEliminar
  3. Como comentaba el otro día a mí me vino sólo 3 meses después de dar a luz, y la verdad es que no sentí nada especial. Me sorprendió, me "fastidió" un poquillo porque pensé que tardaría más, pero sólo en el sentido típico adolescente de ¡¡qué rollo!!! No había ahondado tanto en los aspectos que has relatado tú la verdad. Sí que noté fisicamente que estaba mejor que sin ella. Menos hinchada, o más ligera, no sé... no le di mucha importancia la verdad!

    ResponderEliminar
  4. Aquí vamos a cumplir 10 meses del nacimiento de la bichilla y aún sin noticias de la menstruación. A veces la hecho de menos, porque me da miedo que no vuelva mientras dure todo el periodo de lactancia. Yo quería tener más churumbeles y a este rimo tendré que destetar a a niña o tardar años en poder procrear de nuevo.

    ResponderEliminar