Primeros auxilios: Botiquín

8.8.14 / No hay comentarios

Es de sobra conocida por todas la importancia de tener un buen botiquín a mano en casa, pero pocos de nosotros realmente tenemos uno que nos pueda sacar de algún apuro. Después de hablar de atragantamientos y RCP, traumatismos, heridas y hemorragias, quemaduras e intoxicaciones y pérdidas de conocimiento y cuerpos extraños, hoy os cuento qué deben tener los botiquínes, casero y de primeros auxilios, que todos deberíamos tener y unas pautas para que sean realmente útiles.

composicion-botiquin
Señal de botiquín

No haces más que hablar de botiquines, pero,

¿qué es un botiquín? ¿para qué sirve? ¿dónde lo guardo?

Un botiquín casero o dispensario casero es aquél en el que se guardan las medicinas destinadas a atender las pequeñas molestias que no requieren consulta médica. Sin embargo, no debe contener medicamentos de tratamientos anteriores, ni las medicinas de uso diario de los miembros de la familia. Es más, si varios miembros toman medicación deberían guardarla en lugares distintos para evitar confusiones.

Por otro lado, denominamos botiquín de primeros auxilios al destinado a socorrer en primera instancia a un accidentado hasta la llegada de los sanitarios.

Es decir, el botiquín casero y el de primeros auxilios son dos botiquines diferentes. No deberían mezclarse, ya que tienen usos y aplicaciones distintas.

Ambos botiquines deben encontrarse en un lugar limpio, seco y fresco (nunca en la cocina o el baño por los cambios de temperatura y humedad), protegido de la luz y evitando que le de el sol de forma directa. Deben estar accesible, en un lugar visible y conocido por todos los que puedan necesitarlo, pero siempre fuera del alcance de los niños. Lo ideal es que tenga a la vista una lista del contenido con su fecha de caducidad. El de primeros auxilios debe ser una caja o bolsa fácil de transportar, cerrada y de fácil apertura. 


y, ¿qué debe contener un botiquín?
  • Botiquín casero
    • Analgésicos y antitérmicos. Son medicamentos para el dolor leve o moderado y la fiebre. Por ejemplo el paracetamol (o el apiretal si en casa hay niños)
    • Antiinflamatorios. El más utilizado es el ibuprofeno. Sólo debería usarse cuándo la dolencia está causada por una inflamación. Pueden provocar problemas estomacales por lo que su utilización debería recomendarla el médico.
    • Antiácidos. Para molestias puntuales de estómago después de las comidas. Si el problema persiste debe consultarse al médico.
    • Anticatarrales. Son medicinas que alivian los síntomas del resfriado, como el dolor de garganta y la congestión nasal.
    • Antitusivos. La tos es un mecanismo de defensa del cuerpo y si es excesiva puede ser síntoma de un grave problema que requiere atención médica. Sin embargo, para la tos seca con cosquilleo pueden resultar útiles las pastillas para la tos o los caramelos duros.
    • Sales de rehidratación. Son útiles en caso de diarrea o vómitos importantes. Deben utilizarse las fórmulas recomendadas por la OMS. Las bebidas para deportistas por tener mucha azúcar pueden empeorar el cuadro. Para diarreas leves, se recomienda el agua mineral, los caldos caseros y el agua de arroz.
    • Suero fisiológico para lavados de heridas, nasales y oculares.
    • Antisépticos. Se usa para evitar la infección en una herida. Se recomienda la clorhexidina mejor que la povidona yodada (que además no está recomendada para mujeres embarazadas o en periodo de lactancia). 
    • Picaduras de insectos. Se debe aplicar frio durante un minuto (no hielo directamente). Si hay dolor se puede aplicar un analgésico local.
    • Pomada para quemaduras superficiales. Se aplican tras enfriar la zona con agua durante varios minutos.
    • Pomada para escoceduras de la piel con óxido de zinc. Si hay niños en casa son grandes conocidas ya que son las que se aplican para la dermatitis del pañal.
    • Laxante. Pasa usos puntuales, ya que un uso prolongado puede provocar problemas intestinales
    • Termómetro. Debe estar en perfecto estado de funcionamiento y limpiarse después de cada uso.
  • Botiquín de primeros auxilios
    • Material de autoprotección. Mascarilla, guantes (preferiblemente de vinilo o nitrilo por si el herido o el socorrista padecen de alergia al látex), alcohol para desinfectarse las manos antes de atender al herido
    • Material para curas. Tijeras de punta redonda, pinzas, jeringas desechables, tiritas, gasas estériles, esparadrapo, suero fisiológico y antiséptico.
    • Material para protección de quemaduras, heridas y traumatismos articulares. Pañuelo triangular (140x100x100cm aprox) y vendas (elásticas y de gasa) de diferentes tamaños.
    • Material de hemostasia. Vendas de diferentes tamaños para controlar hemorrágias.
    • Bolsa para aplicar frio o calor
    • Ambú. No es indispensable, pero si recomendable por si fuese necesario aplicar la respiración artificial.


Recuerda que los medicamentos deben guardarse siempre en su envase original y con su prospecto. Además, debes comprobar periódicamente el estado del contenido de tus botiquines y las fechas de caducidad de los medicamentos y materiales que los componen.


¿Has aprobado con la composición de tus botiquines? ¿los revisas a menudo?


Fuentes: Cruz Roja Española
Charla sobre primeros auxilios impartida por Valle 36
"El botiquín casero" de Salud Madrid (Comunidad de Madrid)


También te puede interesar

No hay comentarios