Un cafelito con... Somos múltiples

4.7.14 / 1 comentario

Se que el cafelito nos lo solemos tomar el último viernes del mes, pero ¡lo bueno se hace esperar! Así que, aunque con una semana de retraso, hoy nos tomamos "Un cafelito con..." Adriana, mamá de dos mellizos de tres años y responsable de Somos Múltiples, blog referencia en la blogosfera maternal y uno de los pocos que trata el tema de la multimaternidad.

somos-multiples-cafelito



  • Pregunta obligada, hablamos un poco de ti. ¿quién se esconde detrás de "Somos múltiples?

    Detrás de Somos Múltiples se esconde una orgullosa madre de mellizos de tres años, adicta a las redes sociales, a las series de la Fox, a los besos de mis hijos (cuando quieren dármelos, claro) y deseando ser madre de nuevo desde que me estaban cosiendo la cesárea.

  • Lo que empezó como tu blog personal se ha convertido en punto de referencia para las familias con embarazos múltiples. ¿Esperabas ésta acogida? ¿por qué crees que ha tenido tanto éxito?
    La verdad es que no, no lo esperaba, pero de todas formas mi blog tardó más de año y medio en darse a conocer, no fue algo inmediato. Yo creo que el secreto ha sido dar con un nicho en el que faltaba mucha información específica y dedicarle muchas horas y mucho trabajo. ¡El blog es como un hijo más!

  • En pleno postparto dije algo así cómo que las madres solteras y las de múltiples merecen un altar. ¿qué te paso por la cabeza cuándo te dijeron que tu bebé venía con compañía? ¿Cómo te organizas en tu día a día cómo mamá de mellizos? ¿Cómo compaginas tu vida cómo blogger, con tus tareas diarias y la crianza de dos pequeños?

    Jaja Un altar no, ¡Qué exagerada! Yo no se lo que es tener un solo hijo así que para mí esto es lo normal, ¡Es que no conozco otra cosa!

    Tardé tres años en ser madre y tuve que pasar por varios abortos, una operación y un tratamiento de fertilidad, así que imagínate mi felicidad cuando me dijeron que no sólo iba a conseguir ser madre al fin, ¡Sino encima por partida doble! Fue como si me hubiera tocado el Gordo de Navidad.

    Los dos primeros años de vida de mis mellizos renuncié a mi trabajo y me quedé en casa con ellos. Fue una experiencia realmente intensa, tan gratificante como agotadora. Poder dedicarme a ellos en exclusiva durante sus primeros años de vida ha sido un privilegio enorme.

    Cuando cumplieron dos años quise volver a trabajar, pero sabía que volver al mundo de la consultoría siendo madre iba a ser poco menos que imposible de conciliar, así que tuve que reinventarme profesionalmente. Ahora van a la guardería 4 horitas por la mañana y yo trabajo desde casa, aprovechando todos los huecos y “tiempos muertos” para que les afecte lo menos posible; cuando están en la guarde, cuando duermen siesta...

    Además, cuando el multipapá llega a casa se ocupa de ellos hasta que se acuestan para que yo pueda terminar el trabajo y mantener el blog.

  • La lactancia materna es lo más maravilloso del mundo, pero a veces, sobre todo en sus inicios, puede ser dolorosa y agotadora hasta el punto de querer tirar la toalla. ¿nos cuentas tu experiencia? ¿Cómo sobreviviste a los primeros días con dos bebés reclamándote? ¿Algún consejo para mamás que cómo en tu caso tengan a su(s) bebé(s) en la incubadora?

    Le he dado el pecho a mis mellizos durante 22 meses, hasta que ellos ya no quisieron continuar y se destetaron naturalmente. Los primeros momentos después del parto fueron durísimos, ya que estuve separada de mi hijo dos días y tardé casi cuatro días en conocer a mi hija.

    No tuve demasiado apoyo en el hospital, las enfermeras simplemente verificaban que tuviese calostro y me ayudaron a colocarme a mi hijo. Incluso recién parida pedí que me subieran un sacaleches eléctrico a la habitación para empezar a sacarme leche y las enfermeras me dijeron que no me lo recomendaban porque me iba a dar una mastitis.

    Durante los dos días que estuvo mi hijo ingresado en la incubadora también fue alimentado con biberón, lo que hizo más difícil los inicios de la lactancia, y además las enfermeras me presionaban para darle un biberón cada tres horas cogiera el pecho o no. Además, mi hija nació con solo un kilo y tuvo que estar en la incubadora casi dos meses.

    Al principio mi hija fue alimentada por sonda y después fue alimentada con mi leche pero en biberón desafortunadamente (en el hospital no me dieron opción a pesar de decir por activa y por pasiva que quería darle el pecho). Ello hizo que establecer la lactancia con ella fuese muy difícil y tuve que hacer un gran esfuerzo para conseguirlo.

    A mi hijo me lo llevé a casa después de recibir el alta en el hospital y a la semana ya habíamos establecido una lactancia materna exclusiva. Además, me sacaba leche para mi hija varias veces al día y se la llevaba al hospital.

    Incluso en el propio hospital me llegaron a decir que era materialmente imposible dar el pecho a mellizos. Afortunadamente para nosotros, llevaba la lección bien aprendida y no hice ni caso a todos los malos consejos que me dieron.

    Antes de que mis hijos cumplieran los tres meses ya había logrado instaurar una lactancia exclusiva con los dos y desde luego, ¡Mereció la pena! No sólo fue lo mejor para mis bebés (y más teniendo en cuenta que fueron prematuros), sino que también fue lo más cómodo para mí. Hasta los tres primeros meses fue una lucha continua, pero a partir de entonces todo fue rodado.

    Si alguna mamá se encuentra en la misma situación en la que estuve yo, puede leer la historia de la lactancia de mis mellizos en mi blog.

    En cuanto a la estancia en la incubadora, es una experiencia durísima emocionalmente, además de lo complicado que es logísticamente hablando tener a un bebé recién nacido en cada sitio.

    Yo lo que siempre recomiendo es tratar de mantener una actitud optimista, tener el máximo contacto posible con los bebés, practicar el método canguro, mantener una relación fluida con los médicos y preguntarles cualquier duda que tengas aunque parezcas una pesada, y no asustarte por los sentimientos ambivalentes que te pueden surgir hacia tu bebé en una situación tan intensa como esa. Es habitual que te pueda costar más formar el vínculo con el bebé en esa situación, por ejemplo, pero no pasa nada, es cuestión de tiempo.

  • Si pasear con un bebé atrae a un montón de desconocidos que se creen con derecho a opinar, no imagino lo que debe ser ir con dos. ¿qué es lo más raro que te ha pasado paseando con tus gemelos?

    Uy, los primeros meses no paraban de decirme cosas por la calle. La gente es muy indiscreta y a veces directamente maleducada; te preguntan continuamente si te has sometido a un tratamiento de fertilidad aunque no te conozcan de nada, intentan tocar a los bebés, te cuentan sus historias (un gemelo adulto me paró por la calle para contarme su vida y hasta me enseñó una foto de su hermano gemelo fallecido hace años)...

    Incluso me han llegado a discutir que sean mellizos sólo porque mi hija es más pequeña que el niño, cosa muy lógica teniendo en cuenta la diferencia de sexo y que mi hija nació con la mitad de peso que él.

    Y también me han dicho a la cara que qué horror, como si tener dos hijos a la vez fuera una desgracia. Cosas raras me han pasado muchas. Si os queréis reír un rato os recomiendo éste post y éste otro, en donde cuento muchas anécdotas graciosas.

    Ahora que ya no uso el carro gemelar me paran bastante menos, aunque aún mucha gente se queda mirándoles tratando de dilucidar cuanto tiempo se llevan (porque mi hija sigue siendo más pequeña que su hermano).

  • ¿Qué es lo mejor de ser mamá de múltiples? ¿algún consejo para otras mamás?

    Lo mejor de ser madre múltiple es que las cosas buenas de ser madre se multiplican; los besos, las alegrías... ¡Todo! Y también ser testigo del vínculo tan estrecho que tienen los mellizos desde bien pequeñitos. Cada vez que se abrazan o se dan un peso se me cae la baba hasta el infinito... Es una experiencia única.

    Yo no lo cambiaría por nada, estoy encantada aunque la mitad de las noches me quede dormida en el sofá porque no soy capaz de llegar hasta la cama de puro cansancio :)

  • ¿Algo más que nos quieras contar?

    Darte las gracias por entrevistarme en tu blog. ¡Ha sido un placer!


¡Muchas gracias a ti, Adriana, por dejarme entrevistarte y dedicarnos parte de tu tiempo! ¡Feliz viernes!

También te puede interesar

1 comentario

  1. Me ha gustado mucho saber algunas cositas de Somos Múltiples. Aunque yo soy de bichilla única, suelo pasar por su blog para conocer experiencias de maternidad y de vez en cuando hasta me animo y comento. La gente veo que es igual de metomentodo en todas partes, sobre todo cuando no creen que tengas mellizos por la diferencia de tamaño. ¿No te han llegado a acusar de haberte vuelto a quedar embarazada en la cuarentena o algo así? Porque hay quien le echa un morro al asunto...

    ResponderEliminar