Revisión del Baby Led Weaning (II)

27.6.14 / 9 comentarios

Si en la entrada anterior hablaba de las presiones e influencias negativas del entorno, familiar y sanitario, que se pueden sufrir cuándo se ha elegido el Baby Led Weaning cómo técnica de introducción de sólidos (puedes leerlo aquí), hoy quiero dar un punto de vista más personal contando las etapas por las que hemos ido pasando nosotros desde que empezamos con el baby led weaning, hace seis meses, hasta hoy.

baby-led-weaning-blw
Fuente

Juego y aprendizaje

La comida no es sólo alimento, de hecho, el bebé no sabe qué lo es hasta pasados varios meses. Para él, el baby led weaning, es un modo de socializar en la mesa, jugar y divertirse conociendo colores, olores, sabores, pesos y texturas. Es experimentación. Lo habitual es que no trague nada hasta los 8-10 meses, cuándo empieza a comprender que quita el hambre. Algunos bebés ni siquiera quieren "jugar" con ella hasta pasado el año, así que no digamos comérsela.

Además, los bebés aprenden por imitación, por lo que sentarlos a la mesa con comida igual que la tuya es una buena lección, además de un buen modo de inculcar hábitos de alimentación saludables. Todo ésto sin contar lo que avanzan con las manos. El ejemplo es una de las razones por las que Miss L come de todo y adora la fruta y la verdura que se come habitualmente en casa.


Variedad

No consiste en que pruebe todo, más bien es en que pruebe todo lo que se come en tu casa y comerá cuándo sea más grande. Cómo nosotros, tienen sus propios gustos y habrá alimentos que prefieran frente a otros. o que les apetezcan más o menos según el día. Algunos que Miss L parecía odiar se han convertido ahora en sus preferidos.

Creo que ha sido importante no emplear las palabras "te gusta mucho" o "no te gusta" y darle a probar los alimentos en repetidas ocasiones. Al fin y al cabo, nuestra obligación es inculcarles hábitos saludables lo que hace que toda la familia reaprenda a comer mejor.


Atragantamientos

Al principio Miss L agarraba los trozos enormes que le daba y los chupeteaba. Yo estaba tranquila, hasta que aprendió a partirlos y empezaron a entrar en su boca y quedarse ahí dentro un buen rato. No se cómo lo hacía porque sólo tenía dos dientes, pero cuándo los escupía eran un montón de cachitos pequeños. A partir de aquí empezó a ser capaz de enganchar alimentos de menor tamaño con lo que yo pasaba la comida al borde del infarto, con el corazón en un puño y conteniendo la respiración. Hasta que un buen día, alrededor de los ocho o nueve meses, aprendió a tragar. Cada vez que lo hacía Marido y yo decíamos que se escuchaba un "clonc".

Recuerdo que uno de los abuelos de Miss L me dijo que ahora ya sabía tragar y debíamos tener más cuidado con ella. Yo pensé, ya sabe tragar, sabe gestionar los trozos sin hacerse daño, ya puedo relajarme, y, a partir de aquí, fue cuando realmente empezamos a disfrutar de las comidas.


Tamaño de los trozos

No se debería meter nada en la boca del bebé para evitar ahogamientos ya que si lo hacemos puede no gestionar correctamente el trozo al haber perdido información previa que necesita, como tamaño o textura, que si tendría si lo hubiera manoseado antes. Partiendo de ésta base, el bebé sólo podrá llevarse a la boca trozos que pueda agarrar por lo que, al principio, deben ser enormes.

Según avanzó el tiempo empezó a agarrar cositas más pequeñas, cómo granitos de arroz. Al principio uno a uno, después a puñados. El problema apareció cuándo ya sabía gestionarlos y tragarlos sin problema. Entonces, empezó a fiarse de modo que si el alimento era duro (como una galleta) lo mordisqueaba y masticaba antes de tragar, pero si era blando (cómo un macarrón) lo engullía sin más. Al darme cuenta de ésto tuve que empezar a trocear los alimentos y dárselos con un menor tamaño para que si lo tragaba sin masticar, no se hiciese daño. Por suerte, sólo fue una etapa más y ahora muerde los trozos antes de metérselos en la boca, masticarlos y tragarlos.


Cantidades

Uno de los principales comederos de cabeza del baby led weaning son las cantidades. Primero debemos darnos cuenta de que nosotros pesamos, cómo poco, 5 veces más que nuestro bebé por lo que, lógicamente, sus cantidades no pueden equipararse a las nuestras. Si nos parásemos a pensar lo que come un bebé cuándo le damos purés y calculásemos lo que ingeriríamos nosotros en proporción nos asustaríamos.

Los bebés que practican baby led weaning como técnica de introducción de sólidos toman leche (materna o no) a demanda y es ésta su principal alimento, por lo que aunque no ingieran ningún sólido da igual porque, en realidad, ya han comido. Yo pensaba: si hasta ayer tomaba pecho y ella misma se regulaba, ¿por qué hoy no lo va a saber hacer igual?

Inicialmente, no supuso ningún problema, pero reconozco que cuándo ya empezaba a tragar trozos y durante días tomaba una cantidad "considerable" el día que no lo hacía me preocupaba porque "no ha comido nada". Hasta que fui consciente de que, efectivamente, tienen días de atracones y otros de no comer nada y días de querer un sólo alimento que días más tarde no pueden ni ver.

En cualquier caso, Miss L siempre ha estado en el percentil 53 de peso, y 6 meses después, dejando que sea ella quien decida qué, cuándo y cuánto come (LM a demanda y sólidos cuándo comemos los adultos) sigue en el mismo percentil, sin variación, así que no lo habremos habrá hecho tan mal.


Atracones vs "no come nada"

Ya estábamos prevenidos, pero no éramos conscientes. Efectivamente hay días que parece no querer nada (y pide leche a todas horas) y otros que no para de comer (y solo se acuerda de la teta para dormir y cuándo tiene sed, ahora cómo pide agua casi ni eso).

Me he fijado en que los atracones coinciden con los "estirones" o picos de crecimiento, que además pide hidratos sobre todo y, los períodos de comer poco (y pedir sobre todo proteína) con la salida de los dientes en los que también hay "picos de lactancia". Si es cierto que, en general y cómo era de esperar, cada vez ingiere más comida sólida y pide menos pecho. Llegará el día en que se destete del todo, por si sola, sin presiones y sin traumas ni para ella, ni para mi.


Creo que ya podemos decir que nuestra etapa de introducción de alimentos ha finalizado con éxito.  Lo que nos queda ahora es inculcar modales en la mesa y eso es cuestión de práctica.


¿Conocías el baby led weaning? ¿Como introdujiste la alimentación complementaria a tu bebé?


También te puede interesar

9 comentarios

  1. Cachorro empezó enseguida com los purés pero lo hemos combinado con el blw y genial si primer plato es siempre puré y la carne o pescado se lo come entero el solito y la fruta igual... La verdad ya come de todo con 7meses y medio y así está lleno de rosquillas jeje. Gracias! Un beso

    ResponderEliminar
  2. Hola.
    Una pregunta, hay picos de lactancia aún con la AC? a mi me lo parecia pero no he encontrado nada de información?
    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. a mi me ha parecido pasar por ellos prácticamente cada tres meses (aproximadamente) o cuándo había un diente asomando. En el grupo de lactancia me dijeron que hay picos de lactancia siempre, hasta que destetas, pero que cómo se venía destetando antes de los seis meses, no hay mucha información pasada esa fecha. De hecho, pasados los tres meses casi no encuentras nada...

      Eliminar
  3. Aquí seguimos con el sistema mixto y lo que me preocupa es que la bichilla coma más de la cuenta porque parece no tener fondo ni para el pecho, no los triturados no los trozos. ¡Arrasa con todo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, se me había pasado contestarte y ya ha pasado la tira, ajajaja. Mujer, si come así será porque tiene hambre que los peques, en principio, saben dónde está si límite si no interferimos en ellos ;)

      Eliminar
  4. yo estoy a las puertas de empezar con la AC, me planteo BLW, o más bien mixto porque se que para las yayas iba a ser un autentico estado de estrés darle la comida en trozos sufriendo por el maldito atragantamiento. Y lo que más me preocupa es la cantidad, en el puré veo lo que come con BLW y el chuperreteo temo que no tome todo lo que necesita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi el mixto me daba miedo porque se supone que los bebés a esas edades no tragan, lo chupan y escupen (porque no saben tragárselo), pero si le das puré si que aprende a tragar antes que a masticar lo que no es bueno para los trozos. Pero como dices, si va a la escuela infantil o se queda con las abuelas imposible hacerlo si no es mixto (prepárate para las caras de las abuelas cuando les digas que pasas de los purés, te tratarán de loca como poco XD).
      De la cantidad no te preocupes! no se si toma pecho o no, pero se supone que aunque le des fórmula la leche en los bebés debe ser SIEMPRE a demanda y esto es cuando la pide, no cada x minutos. Partiendo de esa base, hasta el año de edad más o menos no necesitan nada más que leche, la alimentación complementaria es eso, complementaria, por lo que no pasaría nada si no comiese nada más. De hecho los primeros meses de BLW no comen apenas nada. El día que empiezan a tragar es una fiesta!!! En mi caso, comía muy bien hasta los 12 meses o así y luego empezó a comer peor, en parte porque crecen más despacio y necesitan menos, en parte por una posible alergia a la proteína de vaca de la que nos hemos dado cuenta ahora (yo había probado la leche de vaca hasta entonces). Ya me contarás qué tal la experiencia! Si quieres leer la nuestra busca en la categoría BLW: :)

      Eliminar
  5. Hola! soy mami de un bebé de 7 meses y medio con el que hemos empezado el BLW hace poco ya que comenzamos con purés a los 6 meses y fue un desastre...además de que los odia. Ya gestiona muy bien las frutas pero la verdura no la quiere ni ver y la carne tampoco... Me estaba planteando hacer BLW mixto: puré en la comida y desayuno y merienda BLW (no me fío de mezclar en una sola comida sólidos con purés por si se confunde). Toma LM a demanda y sé que todo lo que necesita se lo aporta la leche pero estoy súper agobiada por el hierro. Es lo único que la leche no le aporta y debe tomar con la dieta, así que eso de que "con la leche tiene de sobra" no es así (ojalá!). Lógicamente sus reservas de hierro no se pierden de un día para otro pero sí que necesitan castidades más elevadas que lo que le proporciona el pecho. Qué opinas al respecto? Cómo conseguiste seguir con el BLW con calma sin tener la falta de hierro? Gracias de antemano por tu opinión! Un saludo!
    Sandra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Estoy de acuerdo contigo en que de tener alguna carencia con la leche materna a demanda sería el hierro, por eso cuando los bebés toman pecho suelen introducirse primero los alimentos ricos en este mineral. Yo no soy nutricionista ni médico, pero hasta donde yo se, las necesidades de hierro de un bebé son mínimas, así que si le ofreces alimentos variados no debería tener ninguna carencia.
      Mi mayor tuvo el hierro bajito con más de año y medio cuando hacía comidas completas y se supone que ya comía de todo, porque le dio por no comer de nada... Meses después han repetido los análisis en más de una ocasión y todo ha vuelto a la normalidad -y ella de nuevo a comer variado-.
      Con mi segundo bebé estaba asustada cuando empezó con BLW porque desde el primer momento hacía intento de tragar y me daba miedo -de nuevo ese miedo materno que nos paraliza- que se pudiera atragantar. A sus 10 meses me ha dado unas cuantas lecciones, y una es que saben diferenciar claramente unas texturas y otras y gestionarlas de modo correcto si les dejamos investigar. Si te quedas más tranquila dale algún puré rico en hierro de vez en cuando, aunque si dices que no le gustan los triturados, para que vas a empezar una guerra por miedo, no? vamos, es mi opinión. En cualquier caso, un truco: Si te comes tú a la vez el mismo puré, querrá comer de tu plato ;)
      De todos modos, habla con tu pediatra. Seguro que te puede tranquilizar y dar las pautas adecuadas para que no le falte hierro ;)
      Un saludo!

      Eliminar